Encuentros en línea seguro opinión

"La Historia Oculta de la Transición" sobre Rodolfo Stange

2020.08.19 23:30 macana144 "La Historia Oculta de la Transición" sobre Rodolfo Stange

24
LA GUERRA VERDE
General —le dice Luciano Fouillioux al director de Carabineros, Rodolfo Stange, mientras el helicóptero se desliza por la soleada mañana de la Sexta Región, en dirección al Cachapoal—, ya habrá visto que la prensa está anunciando que el fallo del ministro Milton Juica en el caso de los degollados está por salir. Aunque se trate de carabineros en retiro, sería bueno que nos reuniéramos para ver las posibles consecuencias de esto.

—Cómo no —dice el general—, me parece una buena idea.

Fouillioux lleva 14 días como subsecretario de Carabineros, un cargo al que llegó después de haber trabajado en la campaña de Eduardo Frei al lado de Edmundo Pérez Yoma, y todavía no imagina la crisis que está por desatarse. En realidad, nadie en el gobierno la vislumbra, aunque un manto de desconfianza ha comenzado a rodear las relaciones con el general Stange desde que los hombres de La Moneda creyeron sorprenderlo en una maniobra para mantener de facto a su subdirector, el general Alfredo Núñez.

En el intertanto, Fouillioux ha tratado de tender puentes hacia el mando de Carabineros para superar esa tensión inicial, y tal vez por eso esta mañana, la del 25 de marzo de 1994, el general Stange lo ha invitado a inaugurar el nuevo cuartel policial de Quinta de Tilcoco.

Y como a Stange le interesa la propuesta del subsecretario, en la mañana del lunes 28 lo recibe en su despacho de calle Zenteno. Pero ahora abundan las versiones acerca de que la resolución del ministro Juica involucrará también al general director en la sórdida trama de los crímenes ejecutados en 1985, que figuran entre los más despiadados de la historia.

—General —dice Fouillioux—, habrá visto lo que se dice ahora...

—Sí —dice Stange, con cierta desaprensión—, pero no hay nada de esto. No se preocupe, porque mis asesores ya me han dado las seguridades de que yo no vengo en las resoluciones del ministro.

La seguridad del general conduce el diálogo hacia el problema de qué hacer ante las probables condenas de los otros oficiales envueltos. Aunque ya están en retiro, Stange se muestra complicado por esas inculpaciones. Por mucho que se sostenga que no hay envolvimiento institucional, es un hecho que se ha mantenido en contacto con ellos, que los ha apoyado en su defensa y que resiente las acusaciones de abandono que algunos de ellos le formulan.

El subsecretario entiende; el mando jerarquizado supone también un compromiso con los subalternos. Por eso empeña su prudencia cuando le propone que Carabineros realice una declaración reconociendo la gravedad del delito. Stange queda de pensarlo. Al día siguiente responde que los generales rechazan la idea. “Están un poco duros en esto”, agrega.

Lo que el subsecretario no sabe es que las confianzas están quebradas hace ya mucho tiempo en Carabineros a propósito del caso de los degollados. Varios de los procesados se han acogido a la ley de arrepentimiento eficaz y algunos miran con ciego rencor la pasividad del mando para investigar el asesinato del coronel Luis Fontaine, el principal de los acusados en su condición de ex jefe de la Dicomcar. Peor todavía: uno de los jefes implicados, el mayor Guillermo González Bettancourt, ha grabado una reunión en la que Stange les explica el apoyo clandestino que les prestará y los insta a ocultar información ante el juez. Juica ha interrogado al general sobre la cinta y Stange ha reconocido su participación, explicando el contexto en que se dio y negando que quisiera obstruir el trabajo de la justicia.

Pero Juica no le cree. Y aprecia que, en todo caso, más allá de su opinión, hay una verdad lapidaria: el mando policial no ha mostrado el menor interés en investigar los crímenes.

En verdad, el general Stange podría difícilmente ignorar la opinión del ministro
Juica. En fecha tan anterior como 1992, ya tuvo la certeza de que el juez se dirigía no sólo contra los autores materiales de los asesinatos, sino también contra los mandos superiores por su nula colaboración en el proceso.

A fines de marzo de aquel año, cuando Juica se aprestaba a dictar sus primeras encargatorias de reo, el general inspector Mario Morales realizó una discreta gestión destinada a saber si, como se rumoreaba en ambientes judiciales, el ministro podría involucrar al general director. Cuando algunos abogados se lo confirmaron, el general eligió un domingo para ir, vestido de riguroso civil, a ver al propio ministro a su casa de calle Lyon.

Juica fue crudo. Había perdido toda confianza en Stange desde que, habiéndole dado la justicia la posibilidad de investigar él mismo los crímenes, se había iniciado una amplia opera­ción de encubrimiento con obvia anuencia de los superiores: negativas para presentar a los sospechosos, ocultamiento de documentos, destrucción de recintos, extravío de vehículos e incluso instructivos para que los hombres concurrieran a declarar con disfraces. No, le dijo el ministro a Morales, no se podía seguir hablando de inocencia: Stange debía ser procesado por obstrucción a la justicia.

Morales informó al general subdirector, Gabriel Ormeño, y habló luego con el ministro Enrique Krauss. El procesamiento del general director, le dijo, y su eventual destitución por ello, significaría que numerosos generales, incluido él mismo, se verían forzados a renunciar. Krauss, que calibró la gravedad de la crisis en un momento en que el Presidente Aylwin estaba fuera de Chile, habló con Juica. El 2 de abril de 1992 el ministro en visita dictó encargatorias de reo contra trece carabineros, incluyendo al anterior general director, César Mendoza. Stange no apareció en la nómina.

Stange conoció las gestiones por Ormeño. Se había salvado en el filo. Pero cuando el mismo general Morales declaró a los periodistas que sentía estupor y dolor por el hecho de que se confirmara la participación de policías en los asesinatos, Stange se encargó personalmente de reprocharle el desprestigio que causaba a la institución. “Los generales opinan que usted nos está poniendo de rodillas”, le espetó.

Morales comenzó a entrar en una extraña situación. Había hecho casi toda su carrera de oficial superior, desde teniente coronel hasta general inspector, como jefe de gabinete de Stange y su pequeño grupo de ayudantes había reducido a cero la influencia del otrora poderoso Consejo Asesor Superior. Sin embargo, desde 1986 —un año después de asumir ese puesto— había estado en la mira de los servicios de seguridad y la CNI había emitido informes oficiales que lo sindicaban como filo DC. Las acusaciones no le hicieron mella bajo el sólido paraguas de la Dirección General, pero sabía que la parte más sombría del régimen militar lo estimaba peligroso. Paradójicamente, la misma influencia hizo que el gobierno de Aylwin lo considerase como el “duro” en la sombra de Carabineros durante toda su fase inicial. Pero en 1992, en lo que pareció una obvia preparación para sucederlo a la hora de su retiro, Stange lo trasladó a la Dirección de Orden y Seguridad, donde Morales, académico y sofisticado, trabó rápidamente una relación de confianza con Krauss y el subsecretario Belisario Velasco.

Cuando formuló sus declaraciones sobre el caso de los degollados, Morales ya estaba bajo la sospecha de ser demasiado cercano al gobierno, una versión que parecía alentada con especial empeño por su superior inmediato, el general inspector Alfredo Núñez, que ya era candidato a ocupar la Subdirección si ella quedaba vacante. Ni las gestiones ante Juica y Krauss ni los puntillosos informes al general Ormeño modificaron ese panorama. Peor aún, el propio Ormeño, que hasta entonces era considerado el más cercano a Stange, entró en una rarísima posición de soledad, como si el solo conocimiento de los hechos lo hubiese tocado con la desconfianza.

En octubre del mismo año, los generales se enteraron, por consultas directas del ministro Krauss —que incluso les mostró el oficio—, que Stange había propuesto el pase a retiro de Ormeño, Morales y el general Fernando Cordero, amigo de escuela de Morales y primo de Krauss. Sin embargo, cuando se lo preguntaron, Stange dijo que no había tal cosa.

Ante la inaudita situación, y aprovechando su relación casi diaria, Krauss le anunció a Morales que el gobierno rechazaría su retiro. Morales dijo que en tal caso sería mejor que tampoco se fueran Ormeño y Cordero, un gesto que Krauss debió agradecer por la defensa de su primo, que él no podía hacer. Pero cuando el ministro conversó con el Presidente, llegaron a la conclusión de que no podrían mantener forzadamente a un subdirector; por lo demás, tampoco confiaban en Ormeño, a quien identificaban como cabeza del lobby que había impedido el traspaso de Carabineros al Ministerio del Interior.

El lugar de Ormeño fue ocupado por Núñez. Morales siguió activo, pero fue transferido al Consejo Asesor Superior, el órgano que él mismo había contribuido a anular. En los meses siguientes soportó un callado infierno: seguimientos, sumarios, anónimos y rumores sin fin. Como el tercero en la línea de mando, a fines de 1993 podría asumir la Subdirección, puesto que Núñez completaría su tiempo de servicio. Pero, entendiendo que en tales condiciones sería inviable, anticipó su retiro voluntario para noviembre de ese año.

En cualquier caso, Stange supo lo que opinaba Juica. Por eso ahora, en 1994, su confianza resulta doblemente extraña.

(En 1998, cuando el Presidente Frei proponga al ministro Juica para ascender a la Corte Suprema y la derecha se alinee para tomar venganza por el proceso a Stange, el general (R) Morales, ahora director de Gendarmería, le recordará al ex director general y ahora senador el favor prestado por Juica en 1992. Stange se retirará de la sala y no participará en la votación contra el juez.)

En la tarde del miércoles 30 de marzo de 1994 el gobierno recibe los detalles del fallo que Juica dictará al día siguiente: además de sentenciar a 15 carabineros y un civil, propone el procesamiento, a través de la justicia militar y por incumplimiento de deberes militares, de dos oficiales superiores y cinco generales, de los cuales el único activo es Stange.

La primera crisis de gran magnitud provoca un movimiento frenético en el gobierno de Frei. El comité político se reúne en la mañana del 31 con el Presidente y con un grupo de abogados y acuerda la estrategia oficial: defender la soberanía de las decisiones judiciales y confirmar la prescindencia del gobierno. La declaración es redactada durante la reunión y Germán Correa recibe el encargo de leérsela al general Cordero. Y el subdirector de Carabineros, asesorado de cerca por el general inspector Manuel Ugarte, pide algunos cambios de tonalidad y sugiere ciertas líneas.

Stange se ha ido a pasar el fin de Semana Santa a su fundo en Puerto Montt, a orillas del Maullín. En la tarde partirá a Huelmo, en la misma zona, el ministro
Pérez Yoma. Stange lo ha invitado a tomar té el viernes 1º: ahí podrán conversar más libremente de este problema.

Cuando la declaración ya ha sido afinada con Cordero, los ministros concuerdan en leer el texto y no responder preguntas. Lo hará el ministro Correa. La protesta sotto voce del director de Comunicación y Cultura, Pablo Halpern, cae en el vacío: el ministro secretario general de Gobierno, Víctor Manuel Rebolledo, tiene un avión a la espera en Cerrillos para llevarlo a la ceremonia de aniversario del diario El Día de La Serena.

Pero justo antes de bajar a enfrentar a los periodistas, Correa advierte que hace pocos días ha habido un incidente porque el subsecretario Velasco se negó a responder preguntas y los periodistas de “La Copucha”, la sala de prensa del palacio, se han rebelado. En un caso como éste, dice, será imposible no contestar. Y la pregunta más obvia será si el gobierno pedirá la renuncia a Stange. Lo que puede responder, agrega, es que no tiene esas atribuciones y que el general debe evaluar con su conciencia la situación, siguiendo la tesis, ya concordada, de que hay que dejarlo en la estacada.

La conferencia de prensa se desarrolla exactamente según lo previsto y Correa agrega a la declaración su ensayada respuesta. Al concluir, llama al general Cordero y le describe la conferencia, incluyendo el añadido.

—¿Qué le parece, general?

—Por lo que usted me dice, ministro —expresa Cordero—, creo que no debería haber problemas. Estoy con varios generales aquí, que lo han oído por el citófono abierto, y piensan lo mismo.

Correa deja el ministerio a las 21.30. Es el último. Todo está resuelto.

A sus espaldas estalla una tormenta. El general Stange, informado en Puerto Montt de los detalles, considera la respuesta de Correa como una provocación para insinuarle la renuncia. Una nueva declaración toma forma, con un rechazo a las palabras del ministro y un respaldo cerrado al jefe. La leerá al día siguiente el mismo Cordero, rodeado de todos los generales. Y cuando Stange regrese a Santiago, lo irán a buscar en masa al aeropuerto.

El té con Pérez Yoma queda cancelado.

El lunes 4 de abril el comité político se vuelve a reunir. Parece que sus bríos se hubiesen renovado tras el fin de semana largo. Sólo Correa protesta porque en esos días se ha quedado incomunicado de los demás ministros. En el acalorado debate se separan posiciones: Pérez Yoma y el canciller Carlos Figueroa opinan que se debe exigir a Stange su renuncia tras el acto limítrofe con la insubordinación realizado por sus generales; Correa y Genaro Arriagada se muestran más prudentes: no se puede hacer eso sin tener las facultades; Rebolledo tiende a compartir esta última posición. Pero el clima emocional del episodio los envuelve a todos. Con su vehemencia usual, Pérez Yoma toma el teléfono y llama al subsecretario Fouillioux:

—Cítame a Stange para las 3 —brama, y luego murmura—: le vamos a pedir la renuncia...

—Pero, Edmundo —alcanza a decir Fouillioux—, ¿tú crees...?

—Nada. Cítamelo no más.

A las 15 horas, Stange llega a las oficinas de Pérez Yoma, que lo recibe a solas. La situación es muy mala, general. La acusación del ministro Juica es de una gravedad tremenda, y más encima sus generales han sacado esta declaración insolente, y montado un show, primero al leerla y después en el aeropuerto. El gobierno, empezando por el Presidente, cree que debe renunciar.

Stange se defiende con dificultad. El ministro lo advierte abrumado, respirando con dificultad, como si la arritmia que sobrelleva se agudizara. Le parece que está a punto de acceder. Pero de pronto, con germánica bonhomía, Stange le pide tiempo para meditar hasta el día siguiente.

Esa tarde, Pérez Yoma regresa a La Moneda convencido de que la crisis dará al gobierno un triunfo resonante.

—Está listo —anuncia—. Sólo falta que Eduardo le dé el empujoncito.

Pero a la misma hora, Stange ha iniciado consultas con el auditor de Carabineros, Carlos Pecci, y con el abogado Pablo Rodríguez, recién contratado para su defensa en los tribunales. Ambos creen que una dimisión en estas circunstancias equivale a una autoinculpación, y que debilitaría en forma decisiva la defensa judicial.

A primera hora del martes 5, Stange ordena llamar al jefe de la Agenda Presidencial, Miguel Salazar, para que se le facilite la sala de prensa y un podio para dirigirse a los periodistas tras su encuentro con el Presidente. Salazar rechaza la idea, y lo respaldan Rebolledo y Halpern: esa tribuna es para ministros y subsecretarios, y además en este caso hay demasiados riesgos envueltos. Pero Pérez Yoma y Fouillioux están convencidos de que la petición confirma que Stange anunciará su dimisión, e insisten en que se le faciliten las cosas.

A las 9.30 lo recibe el Presidente. El general inicia el diálogo con un extenso balance sobre su período al frente de Carabineros, el modo en que el Cuerpo ha contribuido a la reconciliación y los planes que tiene para el futuro cercano. Luego explica su posición ante el proceso de los degollados y por qué considera injusta la imputación de Juica. Añade que está seguro de que finalmente será exculpado.

Frei responde que el gobierno estima demasiado grave el cuadro que se ha creado. Pero el diálogo avanza con lentitud y ambigüedad entre los dos hombres poco verbales. Por fin, cuando Frei plantea la posibilidad de la renuncia, Stange responde que no puede hacerlo hasta que no demuestre su inocencia. “Y vendré a verlo después, para ver si opina lo mismo, Presidente”.

Después de 80 minutos, Stange sale del despacho y pide un baño para refrescarse. Mientras se encamina a la sala de prensa, el Presidente llama a Correa y le informa de la negativa del general. Demudados, los ministros se reúnen a esperar lo que Stange dirá a los periodistas. Y sienten vértigo cuando lo oyen declarar:

—Yo-no-re-nun-cio.

Se ha declarado la guerra. En su siguiente encuentro, unos días después, Pérez Yoma se lo dirá en términos brutales a Stange, con gritos que quebrantarán los sutiles tabiques de su gabinete:

—Usted, general, no sólo fue a orinarse en la casa del Presidente, sino que además a hacerlo con ostentación.

—No era la intención, ministro, cómo se le ocurre —dirá Stange, afligido—. Si se ha interpretado así, me arrepiento de veras.

—Mire, general: yo no le creo. Conmigo, desde ahora ya sabe a qué atenerse. No se lo voy a perdonar.

Los jefes policiales perciben en la misma noche del 5 que la situación es crítica. Un general, Osvaldo Muñoz, llama al diputado Aldo Cornejo, que es estrecho amigo de un hermano del general Ugarte, para pedirle que interceda ante el gobierno. Más tarde, el general Cordero opta por un acercamiento más frontal y le pide al subsecretario Fouillioux que se cree una mesa de conversaciones, ojalá con él mismo.

Pérez Yoma autoriza el paso y a partir del miércoles 6 Fouillioux y el jefe del gabinete político del ministro, Gonzalo García, inician una ronda de extenuantes reuniones con los generales Cordero, Ugarte y Pecci. En la noche de ese primer día, la propuesta oficial de que Stange tome vacaciones hasta conocer el dictamen definitivo de la justicia y luego pase a retiro es aceptada en principio. Pero Stange duda y pide tiempo para reflexionar.

El viernes 8 responde: no. Los negociadores del gobierno, exasperados, amenazan a Cordero con sacar la crisis a la luz pública e incluso exponerse al Consejo de Seguridad Nacional. Esa noche les llega el oficio que informa que Stange toma vacaciones por 30 días a contar de esa fecha. Pero no hay compromiso de renunciar. El mando subrogante queda en manos de Cordero.

Mientras los 30 días vuelan, el gobierno se enfrenta al riesgo de quedar de nuevo sin solución. Fouillioux se empeña a fondo con el general Cordero y obtiene una propuesta: un permiso administrativo por 60 días, con un propósito decoroso: digamos, el estudio de un plan de modernización, encargado por el propio Ejecutivo.

Pero en la primera semana de mayo, Pérez Yoma recibe la información de que, concluyendo sus vacaciones, Stange retornará sin completar su permiso administrativo, que ya está cursado. El lunes 9 lo recibe para volver a discutir el asunto. Y, otra vez en tono duro, el ministro le propone llegar a un compromiso para que se retire una vez que concluyan el proceso y los permisos especiales. Sin el argumento de la defensa de su honor, Stange declara que debe pensarlo. Y el martes 10 Pérez Yoma recibe un oficio que le informa que el general director reasumirá el mando el día 17.

El ministro estalla en cólera.

Pero para entonces, el gobierno sabe que en la cúpula policial se han quebrado las confianzas. Durante la ausencia de Stange, Cordero ha dado ostensibles señales de ejercer el mando en plenitud y ha mantenido un diálogo asiduo con el gobierno. A medida que le han dicho que Cordero parece aspirar a reemplazarlo, Stange se ha preocupado de subrayar que no ha delegado sus facultades; pero desde la distancia es difícil controlar la situación. De modo que el regreso anticipado parece menos un desafío al gobierno que un esfuerzo por frenar a sus subordinados.

A su turno, los carabineros han percibido que también el gobierno está embarcado en una disputa intestina por el manejo de la crisis. La semana anterior, el ministro Correa ha recibido del director de Seguridad, Isidro Solís, la versión de que el general Juan Salinas, muy cercano a Stange, puede proponer una negociación. Correa ha planteado el tema al Presidente, pero éste no le ha respondido nada y más tarde el ministro del Interior ha sabido que el ministro de Defensa sigue a cargo del conflicto. La falta de definición ha llevado a Correa a redactar una renuncia que se propone llevar un sábado a Cerro Castillo, donde el Presidente pasa el fin de semana. Pero lo ha detenido la opinión de Ricardo Solari: si renuncia ahora, tendrá que explicar por qué. Y no puede hacer tal cosa en medio de una crisis.

Correa se resigna y en la semana del 9 de mayo recibe de Solís la propuesta del general Salinas: Stange esperará la resolución final del juez y renunciará seis meses después, con todos los honores del caso.

El viernes 13, la gestión de Correa llega a oídos de Genaro Arriagada, que propone reunirse de urgencia, esa misma noche, en casa de Pérez Yoma, con Correa. Y allí, a gritos, descalifica la operación:

—¡Movidas paralelas! ¡Y con generales de tercer orden! ¡Están poniendo en peligro al Presidente! ¡Esto debe cesar de inmediato!

Correa entiende que la violenta embestida de Arriagada echa a pique el intento. La conexión Solís queda desactivada. Y con ella, el retiro pactado.

El lunes 16, antes de que se consume el anunciado regreso al mando, Pérez Yoma se reúne nuevamente con Stange. No puede volver, le dice, porque su permiso no ha sido anulado. Si quiere hacerlo a la fuerza tendrá un conflicto administrativo. Debe salir, y ahora las facultades que delegue deben quedar por escrito, para que no se repitan las desavenencias de los últimos días. El general quiere estudiarlo con sus asesores.

Pero el ministro, que ya ha aprendido a leer estas dilaciones, le advierte que no terminará la reunión sin que se haya zanjado el asunto de las facultades. Fouillioux y el general Pecci las pueden estudiar. Y mientras los dos funcionarios se dan a esa tarea, el propio Stange se integra para supervigilar lo que Pecci está cediendo. Esa noche queda redactado el decreto de subrogación que confiere a Cordero 10 de las 17 facultades privativas del general director.

Al día siguiente, el jefe de Comunicaciones Sociales de Carabineros, el mayor Camilo Salinas, filtra a la radio Chilena la versión de que Stange reasumirá en plenitud cuando regrese del permiso. En La Moneda hay un estallido de ira; la fuente es identificada en cosa de minutos. Fouillioux recibe la orden de pedir medidas severas al general Stange.

Y cuando está hablando con él, suena el teléfono presidencial: Frei exige que el mayor Salinas sea removido de su cargo. Fouillioux transmite el enojo del Presidente palabra por palabra, y Stange responde que Salinas dejará el cargo mañana, y muy pronto la institución. Sólo cumplirá lo primero.

A comienzos de junio, el ministro de la Corte Marcial declara que no hay fundamentos para procesar a Stange. A petición del propio mando de la policía, la investigación de la justicia militar ha sido llevada por un juez civil. Claro que se trata del ministro Alfredo Pfeiffer, bien conocido en la comunidad alemana que ha defendido a Stange.

El 17 de junio, de regreso en Santiago, visita a Pérez Yoma para entregarle el primer borrador del plan de modernización, un grueso volumen que el ministro deja a un lado sin casi mirarlo. Lo que le importa es otra cosa: como todavía hay recursos pendientes tras el fallo de Pfeiffer, el permiso debe continuar.

Stange está de acuerdo. Pero unos días después pide una nueva audiencia con el ministro. Carabineros ha escuchado que el gobierno estudia un incremento de remuneraciones para los uniformados y el general quiere asegurarse de que el ministro conozca sus necesidades en direc­to. Pérez Yoma la pasa a Fouillioux y mira a Stange con extrañeza:

—General —le dice—, ¿le pedí yo esto?

—No, ministro, pero como estamos hablando del plan de modernización...

—¡Qué plan de modernización! Me importa un bledo esa huevada, lo que me importa es que usted se vaya. ¿Lo entiende? ¿Con cuántas neuronas funciona usted, general? Y ahora me trae una propuesta de aumento de sueldos, que no-le-he-pe-di-do: ¿se imagina lo que voy a hacer con ella?

La crudeza del ministro carga de tensión el ambiente. Stange, que no quiere perder la compostura ni la educación de que se enorgullece, contesta algunas formalidades y se va.

—Lo voy a volver loco —se agita el ministro—, juro que lo voy a volver loco.

El 18 de julio Stange regresa al mando y entrega la versión final del plan de modernización, redactada por una comisión que ha encabezado el general (R) Núñez, marginando por completo a Cordero. El plan queda arrumbado en Defensa y el gobierno se las arregla para filtrar a la prensa que el general director sigue en su cargo sin la confianza del Presidente. Frei aprueba esa estrategia; ya ha hecho plenamente suya la tesis dominante en el equipo político: a derrota política, victoria moral.

Las señales se despliegan de inmediato. Un día después se rechaza el permiso para que Stange concurra a una reunión en Lima de la Organización Internacional de la Policía Uniformada. En pocas semanas se rechaza también la petición de fondos para que Carabineros sea el anfitrión de un Congreso Mundial de policías, en octubre. Pérez Yoma deja de asistir a todas las ceremonias de Carabineros.

El 31 de agosto la Corte Suprema sobresee definitivamente a Stange. Sólo entonces modera el ministro de Defensa su trato hacia el general. En septiembre visita las escuelas de Suboficiales y de Carabineros, invita a los generales a un almuerzo y aprueba los ascensos de oficiales subalternos. Pérez Yoma tiene una razón adicional para su nuevo enfoque: ya sabe que habrá cambio de gabinete y que con Figueroa en Interior podrá afinar una estrategia de pinzas contra el jefe policial. Por eso también se anticipa a autorizar un viaje futuro de Stange a Egipto y plantea que, ya sin urgencia y ante sus recientes quebrantos de salud —arritmia, hipertensión, una operación a la próstata—, se retire en 1995, tal vez en abril, para el aniversario de la institución.

Cuando en octubre el general lleva la propuesta del nuevo alto mando, que incluye los retiros de Cordero y Ugarte, Pérez Yoma está preparado.

—No, general —le dice—, tal como han estado las cosas, lo mejor es que usted siga con su mando tal como está.

Stange vacila, pero le parece razonable. El anuncio, a fin de año, tiene un efecto devastador: mientras los generales se sienten respaldados, los coroneles ven brutalmente frenadas sus carreras por un mando objetado.

En febrero de 1995, tras retornar de su viaje a Egipto, Stange comienza a analizar la fecha de su retiro con la asesoría del general Pecci. Varias reuniones con Pérez Yoma acercan los criterios, aunque en todas ellas el general deja siempre pendiente la respuesta final.

A comienzos de marzo, en el avión que lo trae de regreso de otro viaje, esta vez a El Salvador, Stange les comenta a dos empresarios que podría retirarse el 27 de abril, la fecha propuesta por Pérez Yoma. La noticia se filtra rápidamente a la prensa.

Y el 23 de marzo el general llega a la oficina de Pérez Yoma con semblante pesaroso: ante las versiones que se están publicando, no puede irse en la fecha planteada, porque otra vez parecerá que lo están echando. Pero el ministro, que ya conoce en detalle el origen de los rumores, está decidido a no darle tregua. Si quiere corremos la fecha, general, pero usted me firma ahora su renuncia, en blanco. Stange protesta por la exigencia: querría hablar con el Presidente, para explicarle... Cómo no, general, pero no hay audiencia sin este papel firmado. El ministro le extiende un oficio sin fecha. Stange guarda silencio. Parece sorprendido.

—Me gustaría llevármelo. Necesitaría pensarlo...

—Ah, no. No otra vez. Usted no sale de esta oficina mientras no firme —corta Pérez Yoma.

Tras un largo forcejeo, Stange accede a firmar para que el documento sea entregado al Presidente, que lo recibe como el trofeo más valioso de su ministro de Defensa.

En el acuerdo, sin embargo, parece implícito que Stange podrá pedir aplazamientos razonables. Tras el primero —el del 27 de abril— parece posible que se realice el 2 de agosto, cuando cumple 10 años al mando. Pero como esta versión se desliza una vez más a la prensa, hay un segundo aplazamiento, por tres meses más: de ese modo podrá presidir el Congreso Mundial de policías, que ahora sí se realizará en Santiago, en los primeros días de octubre. Aprovechará esa ocasión para un último desplante ante la prensa: la fecha de su dimisión, declara, la decidirá por sí mismo.

Concluido el Congreso, el 7 de octubre, Stange anuncia el retiro en una ceremonia oficial. El 14 entrega el mando al general Cordero, que será acompañado por el general Ugarte como nuevo subdirector.

Un año más tarde, el general (R) completará los sondeos para postular como candidato al Senado por la Décima Región en la lista de la UDI. Mientras esté en ello, el general director Cordero se encargará de remover del alto mando a todos los hombres que más respaldaron a Stange en sus 18 meses de resistencia a la voluntad presidencial. En menos de dos años no quedará ninguno.
submitted by macana144 to chile [link] [comments]


2020.02.10 06:05 tarotmadrid Horóscopo semanal tauro dinero en Avila, Los guijuelos

Horóscopo semanal tauro dinero en Avila, Los guijuelos
Nosotros tenemos la respuesta. Tarot muy económico llámanos al numero de teléfono:. 806 556 213. Horóscopo semanal tauro dinero.
Lectura de cartas del tarot en Avila, Los guijuelos. ¿Aspiras una echada de cartas de tarot, para saber que te parlan las cartas para este día, con una apreciacion muy justa y integra?. No vaciles en hablar por teléfono con nosotros. Un tarotista experto y aceptado en los medios te oira. Nos distinguimos por ser una de las marcas que patrocinamos a agoreros muy distinguidos alrededor de la sociedad, con centenares de clientes felices.
Encuentra respuesta a tus inquietudes y descubre tu destino con ayuda del tarot. Tus predicciones de manera cómoda y rápida..

https://preview.redd.it/mvvxxcjl31g41.jpg?width=400&format=pjpg&auto=webp&s=e195232dedd0435b8b7fe1aa0421565771b85042
Si radicas en: Alava, Abetxuko. No osciles en hablar por teléfono una de nuestras videntes y consultar sobre Horóscopo semanal tauro dinero.

Consulta ahora Horóscopo semanal tauro dinero

La mayor parte de tus preocupaciones conectadas con:
  • Quehacer
  • Tus parientes
  • Vigor
  • Riqueza
Tienen Arreglo, solo necesitas de la recomendación conveniente/a.
Te orientaremos para que sepas elaborar la interrogante perfecta al tarot, y dependiendo de tu inconveniente te revelaremos varios tipos de lanzadas precisas para cada ocurrencia. Adicional mente si necesitas dominar sobre tu signo Astrológico o los números de la suerte para:
  • Los juegos de azar
  • La diaria
  • La loto
  • La lotería nacional
  • el juego de pascuas
. Tienes que consultarlo, contestaremos a cada una de tus inquietudes. Te enseñaremos el modo a tomar y te aconsejaremos por tu día a día, para que todo lo que supones te salga bien. Fíate de nosotros, ya que centenas de parroquianos felices por el mundillo, nos respaldan.

Somos Videntes de fiar.

Son demasiadas las personas que certifican los extraordinarios resultados, que han conseguido siguiendo los consejos de nuestras interpretaciones de cartas del tarot.
No es por pavonearnos, empero particularmente he logrado distinguir las muestras de estima de esos asiduos, que dejan de ser simples parroquianos para convertirse en camaradas fieles, gracias a la empatía y amabilidad que solo nuestros clarividentes pueden dar.

El tarot más fiable.

No es otro número de teléfono de tarotistas, si no que sin duda somos el mejor numero, que te dará: En primer lugar:
  • Confianza
Y en segundo lugar te ofrecera:
  • Defensa
El único teléfono de tarot donde descubrirás camaradas que apetecen que tus días se abarroten de júbilo.
Aventúrate y llama al número de teléfono:: 806 556 213. Y se testigo de la verdad de lo que aquí está escrito. Con exceso somos:
  • Honestos
  • Modesto
Y permaneceremos con usted en cada oportunidad. Lo que las cartas expresen eso te formularemos, no cambiaremos nada y te mostraremos que hacer, la mejor opinión a seguir la conseguirás de nosotros, los muchos años de pericia nos avalan. No descubrirá circunstancia o traba que no hayamos visto antes, no percatara impedimento al que no le encontremos resolución.
Pues que esperas llámanos y juntos tu y yo con la ayuda del tarot lo resolveremos. No esperes más el tiempo es ahora, no tengas temor los cobardes jamás tienen una vida plena y llena de felicidad. Además los precios son muy accesibles.

¿Cuál es el costo? para consultar Horóscopo semanal tauro dinero

Costo por utilizar las líneas 806 para consultar al Horóscopo semanal tauro dinero

El precio máximo por minuto de esta llamada es de 1 euro y 18 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 53 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos. Este servicio de entretenimiento reservado a mayores de 18 años está prestado por TAROT DE LAS ESTRELLAS. APARTADO DE CORREOS 57204. 28223 MADRID.

Costo por usar la consulta de Horóscopo semanal tauro dinero con tarjeta visa:

  • 10 minutos 7 euros.
  • 15 minutos 10.50 euros.
  • 20 minutos 14 euros.
  • 30 minutos 21 euros.

Horóscopo para hoy Domingo, 9 de Febrero de 2020 todos los signos del zodiaco

Aries:

No vas a poder engañar nunca a Aries, tarde o temprano se van a dar cuenta de todo. Son habilidosos e investigan todas sus dudas.

El amor.

Deberás poner lo mejor de ti mismo para que vuelvan a florecer las buenas intenciones de armonía y entendimiento en tu vida amorosa. La economía. En el escenario de tus ocupaciones, pones en primer plano talentos que parecían olvidados en una situación que requiere de toda tu energía: tu encanto personal termina con los obstáculos.

Su salud.

Las tensiones te traen dolores de cabeza.

Tauro:

Tauro no es de aquellas personas que duran mucho estando enojados, sin embargo, en ese breve periodo en el que están furiosos, sacan a relucir su lado más terrible.

El amor.

Posibles conflictos y malentendidos en la vida amorosa te pondrán de muy mal humor; trata de dominar la tendencia a perder la paciencia, especialmente con los seres queridos. La economía. En el terreno de tus ocupaciones, saldrás bien parado de situaciones complicadas, necesitas reforzar tu confianza en ti mismo, podrás conseguir lo que quieras.

Su salud.

Si te sientes nervioso, nada mejor que canalizar tus energías positivamente a través de tareas manuales.

Géminis:

Para que un Géminis sea conquistado necesita que le brinden seguridad y estabilidad, pero nada de querer sofocarlo.

El amor.

El entorno astral te favorecerá para recomponer tus sentimientos, un balance de lo que han supuesto tus relaciones afectivas hasta el momento te dará una nueva visión de lo que necesitas. La economía. En tus ocupaciones, buscar resultados inmediatos en lo económica resulta una exigencia irreal: deten un poco la marcha y reflexiona sobre resultados en tiempos realistas.

Su salud.

Tu salud, en orden.

Cáncer:

Cáncer odia las mentiras, las mentiras llevan a la desconfianza, y si hay desconfianza, no queda nada...

El amor.

Tu vida sentimental se afianza y las relaciones se profundizan: nadie mejor que tú para saber qué es lo que da mayor felicidad a la pareja; los espacios de afecto crecen y la intimidad se convierte en un refugio. La economía. La actividad comercial crece y tus ganancias pueden superar las expectativas, tu agudeza mental te será de extrema utilidad.

Su salud.

Tantas actividades pueden repercutir desfavorablemente en tu salud, cuida tu descanso.

Leo:

Leo es un signo muy inteligente. Saben lo que tienen que hacer y cómo lo tienen que hacer. Si se equivocan aprenden de sus errores.

El amor.

Momentos mágicos, llenos de pasión y ternura entre los enamorados, la seducción ocupa un primer plano en el universo amoroso de los toros celestes. La economía. En el escenario laboral, si mejoras el vínculos con tus colegas, la jornada no te resultará tan pesada: emplea un poco de diplomacia.

Su salud.

El contacto con mascotas puede ser una fuente de gran bienestar.

Virgo:

A Virgo ♍ le gusta más ser conquistado que conquistar. A su manera, ayuda porque pone las cosas fáciles...

El amor.

Si vienes arrastrando problemas de pareja, no será el mejor momento para aclarar los malos entendidos o llegar a un punto de encuentro, los movimientos astrales dificultan la comunicación, y lo que comienza con buenas intenciones puede acabar mal. La economía. En el escenario de tus ocupaciones, si enfrentas situaciones de tensión y conflicto con tus colegas, será conveniente sacar a relucir las dotes diplomáticas que sabes manejar con tanta soltura.

Su salud.

Propensión a afecciones de garganta, evita fumar y estar en corrientes de aire.

Libra:

Si algo molesta a Libra puede que no explote inmediatamente pero es seguro que lo hará en algún momento.

El amor.

Una amistad con una persona de tu entorno laboral o de estudios tenderá a convertirse inesperadamente en un romance de gran voltaje erótico, no alimentes falsas expectativas porque fuera del ámbito en que se desarrolla, tu vida lleva un rumbo hacia otra dirección. La economía. La buena formación académica y la preparación personal favorecerá la obtención de ventajas en el plano laboral, la recompensa a tanto esfuerzo finalmente brindará sus frutos.

Su salud.

Tendencia a las alteraciones nerviosas, trata de dominar tu ansiedad.

Escorpio:

Acuario + Escorpio = A Escorpio le gusta el reto que implica Acuario, tienen cosas similares pero tienen que saber comunicarse.

El amor.

Una nueva persona que irrumpe en tu vida te ayudará a dejar atrás una relación anterior que no te deja avanzar; es hora de dedicar más tiempo al presente en vez de pensar tanto en el ayer. La economía. Sucesos ventajosos en lo económico tranquilizan y permiten cancelar deudas; los astros obsequian un ciclo de abundancia y estabilidad.

Su salud.

Momento ideal para comenzar alguna actividad física, además de mantenerte en forma, te ayudará a descargar tensiones.

Sagitario:

Sagitario ama y deja de amar de la misma manera.

El amor.

Gratos estímulos impulsan a disfrutar de una convivencia animada en los matrimonios y la familia primaria; la amistad en cambio, al filo de la navaja: la clásica terquedad del toro puede cortar la cuerda en el momento menos esperado. La economía. Las tareas relacionadas con la administración, selección de personal y la organización de rutinas laborales se ven favorecidas por los astros.

Su salud.

Gran vitalidad.

Capricornio:

Capricornio quizá analiza demasiado las cosas. Deberían ver la vida de forma más sencilla.

El amor.

Deberías detenerte a pensar cuál es el rumbo que quieres dar a tu vida amorosa, porque los objetivos y premisas que tiene tu pareja en este momento son opuestos a los tuyos. La economía. Con respecto a tus actividades, una sana ambición y espíritu de competencia te alienta a mejorar tu rendimiento profesional.

Su salud.

Necesitas más distracciones.

Acuario:

Acuario: no sé cómo lo haces pero al final todas tus conquistas suelen quedarse prendadas de ti. Eres frío pero tan dulce si quieres...

El amor.

Reclamos afectivos, escenas de celos y un clima de tensión te ponen de malhumor; no te será fácil cambiar el escenario si sigues dedicando tan poco espacio a tu pareja. La economía. En el plano laboral, busca conectarte con personas que adhieran a tus intereses, tu economía puede mejorar si unes esfuerzos en algún emprendimiento.

Su salud.

Controla tu presión.

Piscis:

Un Piscis que ocasiona un daño, en realidad no lo hizo a propósito.

El amor.

Las influencias astrales te deparan una conexión sexoafectiva con tu pareja con todos los sentidos, es tiempo de disfrutar a pleno esta mágica etapa de tu historia sentimental. La economía. Es tiempo de pensar en cambios y abrirte a nuevas posibilidades laborales, si lo viejo conocido no funciona, dedica tu energía a volcarte a nuevas consignas para avanzar.

Su salud.

Tu salud, sin novedades ni tampoco preocupaciones.
TAROT
Para el número 806 El precio máximo por minuto de la llamada al número 806 es de 1 euro y 18 céntimos de euro si llama desde un teléfono fijo y de 1 euro y 53 céntimos de euro si llama desde un teléfono móvil, impuestos incluidos.
Este servicio de entretenimiento reservado a mayores de 18 años está prestado por tarot de las estrellas.
Quintanilla del Olivar, Atico 1 Apartado de correos 57204. 28223, Madrid
Teléfono 932 995 463

Preguntas frecuentes sobre Horóscopo semanal tauro dinero

1. Quiero hacer una consulta de Tarot, ¿sobre qué puedo consultar?
Puede consultar sobre lo todo aquello que le preocupe, el Tarot es ideal para temas sentimentales de todo tipo, matrimonios, divorcios, parejas, infidelidad, etc, para temas laborales y de juicios, viene muy bien para preguntas sencillas, afirmativas o negativas, también para cuestiones financieras, de herencias, etc. En cuestiones de salud somos muy precavidos, porque no somos dioses y podemos equivocarnos en temas tan delicados.
2. ¿Por qué tiene tan mala fama los servicios de Tarot y a menudo se les persigue como estafadores?
No entendemos muy bien la caza de brujas a la que siempre estamos sometidos, bien es cierto que estafadores existen en este sector, pero como en cualquier otro sector ( abogados, médicos, jueces, etc ), al igual que también existen muy buenos profesionales. Pensamos que la valía de cada empresa se demuestra por sus hechos, sea del sector que sea, y siempre el miedo y el desconocimiento hace que las personas desconfíen del servicio, sea cual sea éste.
3. ¿Las consultas de Tarot por teléfono son igual de fiables que en directo?
Nosotros diríamos que son incluso más fiables, por la sencilla razón de que el tarotista es más objetivo, está en su entorno, concentrado, puede visualizar mejor porque no está pendiente de los gestos del cliente, su canal está más limpio y ve más y mejor.
4. ¿Cuántas veces se puede consultar el Tarot?
El Tarot no se debe utilizar a la ligera , primero porque es un sistema que pierde efectividad si se consulta muy a menudo con las mismas preguntas una y otra vez , y segundo, porque es un servicio que te puede salir muy caro si no controlas tus consultas. Debe ser un servicio que se consulte cuando hay necesidad, no como juego o diversión.
5. ¿Por qué cobráis el servicio que prestáis?
No entendemos porque no debemos cobrar el servicio, nuestro equipo está formado por profesionales que se han dedicado toda su vida a esto, ya sea de forma innata o estudiada, dedican su tiempo, su esfuerzo en conseguir ver aquello que los consultantes no ven y de muchas formas ayudan a personas a diario, por lo tanto, deben cobrar por su trabajo, como cualquier profesional que dedique esfuerzos y trabajo en su actividad profesional.
6. ¿Quién consulta el Tarot?
El Tarot lo consulta todo aquel que lo necesite en algún momento de su vida, tenemos clientes de todas las clases sociales, de todas las profesiones posibles, de todos los países del mundo, y con multitud de problemas de toda índole, por lo tanto, el tarot lo consulta quien quiera y quien sea, si es mayor de 18 años, claro.
7. ¿Las consultas que yo haga son privadas?
Por supuesto, todas las consultas que usted realice con cualquiera de nuestros profesionales son confidenciales y no pueden ser desveladas a nadie, ni grabadas, garantizamos su privacidad.
8. ¿Vosotros acertáis en las consultas que hacéis?, ¿ qué tanto por ciento acertáis?
Aquel Tarotista o equipo de Tarotistas que diga que acierta en un tanto por ciento, realmente no lo dice correctamente. No tenemos unas estadísticas o tablas fiables que nos digan nuestro porcentaje de aciertos. Lo único que confirman nuestros aciertos son los testimonios de nuestros clientes, que son los que comprueban si con el tiempo las predicciones realizadas se han cumplido, y por ahora hay muchísimas que se han cumplido, algunas esperando ser cumplidas y otras que por ahora no se han cumplido. Creemos que nuestro Gabinete es uno de los más consultados actualmente porque tenemos grandes profesionales con un índice de aciertos muy alto, recibimos a diario cientos de confirmaciones y agradecimientos por ello. No lo dude consulte ahora sobre Horóscopo semanal tauro dinero
9. ¿Por qué es tan difícil que el tarotista adivine con exactitud el tiempo o las fechas en que se van a realizar las predicciones?
No somos una ciencia exacta, por lo tanto, es normal, que en cuestiones de fechas, nos aproximemos, pero no somos exactos. Si fuera así, adivinaríamos con mucha facilidad números de loterías, premios diversos, etc, y no es el caso.El Tarot es más complicado de lo que parece, no es fácil “ver“ lo que se pregunta, y muchas veces se ve lo que no se pregunta, por esto, necesitamos mucha concentración y energía.
10. ¿Por qué una tarotista me acierta a mí y otra no, y ésta le acierta todo a otra persona y la mía no?
Los tarotistas son como los médicos, lo psicólogos, los abogados, etc, el que es bueno para unos no lo es tanto para otros, por esto, siempre aconsejamos que se pruebe a varios tarotistas y con mucha paciencia, se quede con el que mejor les acierte. Somos seres con energía, conectamos con algunos, pero con otros no tanto, por eso decimos que la lectura del Tarot depende del consultante y del consultado, no hay un solo canal, se necesitan los dos canales para conectar bien.
http://tarotmundial.com/emociones-ocultas-en-cantabria.html
submitted by tarotmadrid to u/tarotmadrid [link] [comments]


2018.07.05 20:11 master_x_2k Enredo IX

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

Enredo IX

Querida Miss Militia...
¿Estaba mal comenzar con querida? ¿Implicaba eso más amistad o intimidad que la que existía? ¿Parecería una burla?
Miss Militia, nos encontramos esta noche...
No. Si fuera por esa ruta, ella podría tirarla a un lado junto con todos los otros correos de admiradores que recibió.
Miss Militia, usted me conoce como Skitter, pero realmente no me conoce...
Mejor, pero no me gustó el tono. Lo dejaría como está, seguiría adelante y volvería más tarde.
*...*Verá, no soy un villano, a pesar de...
¿A pesar de que? ¿A pesar del hecho de que aterroricé y lastimé a mucha gente inocente? ¿A pesar de que casi había matado a Lung y luego le había cortado los ojos? ¿Que tenía casi doscientos ochenta mil dólares en dinero ilegítimo a mi nombre?
Me estremecí, saqué mis manos de mis bolsillos y arreglé mi sudadera para cubrir mi estómago expuesto. Después de llegar al departamento, Brian sugirió que estábamos demasiado cansados ​​para discutir la propuesta de Coil, por lo que postergamos toda la discusión hasta la mañana. Me alegré por la excusa para evitar oír o ver algo que pudiera hacer esto más difícil. Además, le había prometido a mi papá que estaría en casa esta noche.
Eran más de las nueve, así que el autobús del ferry solo llegaba cada noventa minutos. Pensé que era mejor caminar a casa que esperar. También podría usar el estiramiento, dado el abuso que mi cuerpo había sufrido mientras montaba a Judas.
Metiendo las manos en los bolsillos, volví mis pensamientos a que diría en mi carta a Miss Militia. Taché “a pesar”. ¿Otro enfoque, tal vez?
...Lo creas o no, mis intenciones todo el tiempo han sido buenas. Me uní a los Undersiders en primer lugar para ayudarles. Para ayudar a esta ciudad...
¿Era eso completamente cierto? No. Si fuera sincera conmigo misma, parte de la razón por la que me había unido y me había quedado con los Undersiders era porque me había sentido sola. ¿Qué tal si ofrecía algo de honestidad?
...Me tomó por sorpresa lo fácil que fue que me agradaran. Estaba en un mal momento, y me aceptaron. Así que escribir este correo electrónico es difícil. Pero es necesario. Al final, decidí seguir este camino porque sirve al bien mayor...
Eso fue lo que me dije a mí misma, mas temprano, antes de irnos para el trabajo. Que seguir con esos tipos representaría el mayor riesgo para los inocentes, que eventualmente llevaría a alguien a quedar atrapado en el fuego cruzado, o que me arresten por algo serio.
Pero ahora tenía el plan de Coil que considerar. ¿Realmente estaba siendo honesta acerca de cómo planeaba ayudar a esta ciudad? No tenía ninguna razón para creer que él estaba mintiendo, y Tattletale lo estaba avalando. Pero al mismo tiempo, el símbolo de Coil era una serpiente, y Tattletale había ocultado la verdad y me había engañado antes.
La pregunta era, ¿estaba tomando esta ruta porque serbia al bien mayor? No. O al menos, no estaba segura de que fuera mi razón para tomar una decisión u otra.
¿Por qué lo estaba haciendo, entonces?
Había sido una pregunta difícil de responder horas atrás, y ahora era doblemente difícil. Suficiente como para asustarme. ¿Cómo había llegado a este punto?
Mi mente se remontó a una ves que me senté en una de las clases de la universidad de mi madre. No podría haber tenido más de diez años, mi padre había estado ocupado y mi madre no había podido encontrar una niñera. Así que había sido precoz, orgullosa como un demonio de estar sentada en esa conferencia de inglés con adolescentes y veinteañeros y entendiendo lo que mi madre estaba diciendo. Incluso habíamos leído el libro juntas, durante las semanas anteriores, así que sabía el material. El libro Las Naranjas no son la Única Fruta.
Mientras estaba sentada y escuchando, un hombre mayor había entrado y se había sentado a mi lado, en la última fila. Con una voz amable, había murmurado un comentario sobre cómo mi madre era una excelente profesora. Luego, unos minutos más tarde, cuando reuní el valor suficiente para levantar la mano y responder a una de sus preguntas, él me había hecho un cumplido a mí, se levantó y se fue. A pesar de todo mi orgullo por mi madre y propio, lo que me sorprendió del encuentro fue el cabello del hombre. Un ridículo peinado para cubrir calvicie.
Después de que la clase había terminado y mi madre me había llevado a casa, mencioné al hombre, y ella lo identificó como el jefe de su departamento, su jefe. Luego mencione el peinado y lo mal que se veía.
“Míralo desde su perspectiva”, me había explicado. “Tal vez, hace mucho tiempo, comenzó a perder un poco de cabello, pero podía cepillarlo hacia un lado de una manera que hacía que no se notara mucho. Cada año que pasaba se cepillaba el pelo un poco más. Fue gradual, algo a lo que lentamente se acostumbró, viéndolo en el espejo todas las mañanas y todas las noches. Muchos pequeños pasos.”
“¿Por qué alguien no lo señala?” Yo le había preguntado.
“No tiene a nadie que se lo señale”, me había respondido, “y cualquiera que lo conozca lo suficientemente bien no quiere herir sus sentimientos, incluso si fuera mejor a la larga.”
“Tú podrías”, le dije.
Así que ella lo hizo, más tarde esa semana. Fue brutalmente honesta con el viejo jefe del departamento de inglés. Según ella, se había cortado el pelo y luego le había dado las gracias en una fecha posterior. Ese evento y lo que mi madre había hecho después siempre quedó grabado en mi memoria.
Tragué un nudo en mi garganta. Siempre me tomaba desprevenida, lo mucho que la extrañaba, cuando pensaba en ella. Daría cualquier cosa por una conversación de treinta minutos con ella, en este momento. No tenía la menor duda en mi mente de que podría haberle dado sentido a todo, poner las cosas en términos tan simples que resolverlo parecía fácil.
Tuve que parar, mirar hacia arriba, parpadear para contener las lágrimas en mis ojos, y tomar una respiración profunda antes de seguir.
¿Era mi situación la misma que la del anciano? ¿Me había permitido deslizarme gradualmente a una mala situación, debido a mi falta de perspectiva más allá de lo que estaba sucediendo dentro de mi propia cabeza?
No había estado pensando en esto claramente. Todavía tenía la confianza suficiente para poder enviar ese correo electrónico, hacer la llamada... pero antes de hacerlo, tenía que ordenar mis pensamientos. Componer la carta en mi cabeza no funcionaría, necesitaba las palabras en la pantalla de mi computadora frente a mí, palabras concretas en blanco y negro.
Caminé por la parte trasera de mi casa y busqué las llaves en mi bolsillo. Antes de que pudiera obtenerlas, mi padre abrió la puerta.
“Taylor. Es bueno verte sana y salva.” Mi papá parecía cansado, años más viejo que la última vez que lo vi.
Le di un breve abrazo, “Hola, papá. ¿Recibiste mi mensaje, diciendo que llegaría tarde?”
“Lo recibí.” Él cerró y puso llave a la puerta detrás de mí. “¿Qué pasó?”
Me encogí de hombros cuando me quité la sudadera, me aseguré de que mi spray de pimienta, el teléfono y las llaves estuvieran todos en los bolsillos, luego la colgué junto a la puerta. “Nada importante. Estuve en casa de Brian, lo ayudé a armar muebles, luego su hermana y la asistente social de ella llegaron sin previo aviso. No pude encontrar una manera de irme sin que fuera algo incómodo.” Lo que sucedió, casi, solo más temprano.
“Ya veo”, murmuró. “¿Estaban ustedes dos solos?”
“No”, le mentí, para evitar que obtuviera la impresión equivocada. “Al menos, no por mucho tiempo. Lisa se fue unos minutos antes de que el asistente social pasara por allí.”
“Y tienes una camisa nueva, ya veo. Es agradable.”
“De Lisa”, mentí, retorciéndome un poco bajo el escrutinio.
“Ah”, asintió.
“Voy a ir a mi habitación, si eso está bien. Estoy algo agotada.”
Mi papá negó con la cabeza, “Preferiría que te quedaras para hablar.”
No es lo que quería hacer. Mi mente estaba bastante llena de basura y debates internos que no quería preocuparme de inventar más mentiras para mi padre.
“¿Podemos hacerlo mañana por la mañana?” Le ofrecí, retirándome hacia la puerta del frente, presionando mis manos en un gesto de súplica. “Realmente necesito sentarme en mi computadora por un minuto y organizar mis pensamientos.”
Empujé la puerta y no se abrió. Extraño. Probé el pomo de la puerta, y no sirvió de nada.
“La puerta está atascada”, dije.
“La puerta está cerrada, Taylor. También lo está la puerta de la sala de estar.” Mi papá me respondió. Cuando lo miré, él me mostró la antigua llave en su mano.
Mientras miraba, sacó dos sillas de al lado de la mesa de la cocina, colocó una en el centro de la habitación, luego colocó la segunda silla contra la puerta trasera y se sentó en ella.
“Siéntate.”
“Papá, esta noche no es realmente-”
“Siéntate.”
Mi corazón se cayó de mi pecho. O al menos, así se sintió. Sentí una fea sensación amarga en el estómago.
“Hablé con tu escuela hoy”, me informó, confirmando ese sentimiento desagradable.
“Lo siento.”
“Te has perdido casi un mes de clases, Taylor. Tres semanas. Te has perdido pruebas importantes, las fechas de vencimiento de proyectos, la tarea... dicen que puedes perder el año, si no lo has hecho ya.”
“Lo- lo siento”, me repetí.
“Tal vez podría entender, sé con lo que has estado lidiando, excepto que no solo no me contaste nada. Me mentiste.”
No pude formar las palabras para otra disculpa.
“Llamé a la escuela para obtener una actualización sobre cómo te estaba yendo, y me dijeron que no habías asistido a clase por un tiempo, y no supe qué hacer. Yo solo- me sentí completamente perdido. Llamé a tu Nona.”
Hice una mueca. Nona era la madre de mi madre, una mujer austera que nunca había aprobado totalmente a mi padre como pareja para su hija. No habría sido fácil para él hacer esa llamada.
“Ella me convenció de que tal vez estuve demasiado concentrado en ser tu aliado, y no me concentré lo suficiente en ser tu padre. Si ella me hubiera dicho eso hace una semana, le hubiera colgado. Pero después de hablar con tu escuela, dándome cuenta de lo mal que te fallé...”
“No me fallaste”, le dije. Me sorprendió que mi voz se rompiera un poco con emoción.
“Lo hice. Está claro que lo que hemos estado haciendo no ha funcionado, si estás en esta situación, si no puedes hablar conmigo. No más secretos, no más medias verdades. Así que nos quedaremos aquí toda la noche si es necesario. Incluso faltaré al trabajo mañana si tengo que hacerlo, pero vamos a hablar.”
Asentí con la cabeza y tragué saliva. Todavía no me había sentado en la silla que había dejado en el medio de la cocina.
“Yo, um, necesito usar el baño.”
“Está bien”, se puso de pie. “Te acompañaré hasta allí y te llevaré de vuelta a la cocina después.”
“¿Me estás tratando como si fuera una prisionera?”
“Eres mi hija, Taylor. Te amo, pero sé que está pasando algo, y no es solo el acoso, o tiene algo que ver con el acoso que aún no has mencionado. Tengo miedo por ti, Taylor, porque me estás evitando y callando incluso si eso significa abandonar la escuela.”
“Entonces fuerzas mi mano haciéndome tu prisionera”, le respondí, dejando que la rabia y el dolor se apoderaran de mi voz. “¿Crees que esto esta remotamente bien, después de todas las veces que fui acorralada por esas perras de la escuela? ¿Tengo que volver a casa con esta mierda de abuso de poder también?”
Mi papá me respondió con la mayor paciencia, “Espero que sepas que estoy haciendo esto porque te amo.”
Lo sabía. La cosa era que eso no lo hacía ni un poco más fácil de manejar.
“¿Necesitas ir al baño, Taylor?”
Negué con la cabeza. Lo que necesitaba era salir de esta habitación. Lo vi fruncir los labios, sabía que era consciente de que acababa de buscar un escape.
“Habla conmigo, Taylor.”
“No tengo ganas de hablar.” Crucé la habitación para probar las otras puertas, la sala de estar y el sótano. Cerradas.
“¿Por qué insistes tanto en escapar?”, Preguntó. Pude escuchar el dolor en su voz, lo que no me hizo sentir mejor. “Por favor, solo relájate, siéntate.”
Sentí el crujido de mi poder en los bordes de mi conciencia, me di cuenta de que estaba apretando los puños. ¿Por qué las personas en las que se suponía que podía confiar eran las personas que se volvian contra mí, me arrinconaban y me hacian sentir lo peor? Emma, ​​la escuela, Armsmaster, ¿ahora mi papá?
Pateé la silla, lo suficientemente fuerte como para hacer una marca cuando golpeó la nevera. Los ojos de mi padre se agrandaron un poco, pero él no se movió ni habló. Pude sentir el tirón de mi poder a medida que los bichos de mi vecindario comenzaron a moverse a mi ubicación. Tuve que cancelar intencionalmente la orden para hacerlos retroceder y volver a su comportamiento normal.
No sintiéndome ni remotamente mejor después de mi abuso de la silla, empujé los libros de cocina y las impresiones fuera de la estantería al lado de la nevera, dejándolos caer al suelo. Un marco de foto que se había escondido en el medio de la pila se rompió cuando golpeó el suelo.
“Maldita sea”, murmuré. Todavía no me sentía mejor, y me costaba más mantener el enjambre a raya.
“Las posesiones pueden ser reemplazadas, Taylor. Ventila como necesites.”
“¿Papá? P-” Tuve que parar por unos segundos hasta que sentí que podía recuperar el aliento y hablar sin que mi voz se rompiera, “¿Hazme un favor? ¿Quédate callado un momento y déjame pensar?”
Me miró cuidadosamente antes de responderme. “Bueno. Puedo hacer eso.”
Sin otro lugar donde sentarme, puse mi espalda a la pared debajo de la estantería que acababa de limpiar y me dejé caer al suelo, mis piernas hicieron sentir sus protestas cuando puse mis piernas contra mi pecho. Crucé mis brazos, descansándolos sobre mis rodillas, y enterré mi cara contra ellos.
Sabía que eran las 9:24 cuando entré. Para el momento en que suprimí los bichos, controlé mi poder y me sentí segura para levantar la cabeza, eran las 9:40. Mi papá todavía estaba sentado en la silla.
Solté un largo suspiro, silencio, luego enterré mi cara en mis brazos otra vez.
¿Ahora qué?
Vamos, Taylor. Te has enfrentado a Supervillanos en situaciones de vida o muerte. Te enfrentaste a Armsmaster esta noche. ¿Es tan difícil enfrentar a tu propio padre?
No. Diez veces más duro.
Pero tenía que enfrentar el problema de la misma manera. Catalogar mis opciones, mis herramientas a mano. La violencia física estaba fuera. Lo mismo usar mi poder. ¿Qué me dejó eso?
La situación era en definitiva la misma, decidí. Todavía tenía que escribir esa carta a Miss Militia, organizar mis pensamientos. El problema era que ahora tenía algo más que hacer. Tenía que confesarle a mi padre lo que había hecho.
No estaba segura de poder decirlo. Mi garganta estaba cargada de emoción, y dudaba de poder organizar mis pensamientos lo suficiente como para convencer a mi padre de que había hecho todo por las razones correctas. Abría la boca para decírselo, tartamudear lo básico, quizás incluso se viera preocupado al principio. Luego, mientras seguía hablando, sin poder describir adecuadamente lo que había hecho y por qué, pude ver que su rostro se convertía en confusión. ¿Después de eso? ¿Disgusto, desilusión?
Una pequeña parte de mí murió en el interior al pensarlo.
Lo escribiría. Levanté mi cabeza abruptamente, miré los papeles esparcidos a mi alrededor. Encontré un sobre, del tipo en que pones los documentos dentro. Entonces encontré un marcador.
En la parte superior del sobre, escribí las palabras: “SOY UN SUPERVILLANO.”
Miré esas palabras en el sobre marrón que descansaba sobre mis piernas. Luego miré a mi papá. Estaba leyendo un libro, su tobillo derecho descansando sobre su rodilla izquierda.
Me imaginé entregándole el sobre tal como estaba. Solo esa línea.
“Carajo.” Murmuré.
“¿Dijiste algo?” Mi padre levantó la vista de su libro y se acercó para dejarlo.
“Está bien. Sigue leyendo,” dije, ausente, molesta por la distracción, todavía enojada con él por arrinconarme así.
“Está bien”, estuvo de acuerdo, pero no miró el libro más de tres segundos antes de volver a mirarme, como para controlarme. Traté de ignorarlo y enfocarme en el sobre.
¿Qué escribiría? Después de un segundo, comencé a escribir debajo del título que había puesto en el sobre.
Me agradan Brian y Lisa. Incluso me agradan Alec y Rachel. Pero también son supervillanos. Me uní a ellos con la idea de que obtendría detalles que necesita el Protectorado y luego los traicionaría.
Levanté el marcador y fruncí el ceño.
¿Por qué era tan difícil?
Le puse la tapa y nerviosamente golpeé el marcador contra mi rodilla. Pensando, tratando de medir mis sentimientos, explorar mis pensamientos para ver qué era lo que hacía que ese nudo en lo profundo de mis entrañas se hiciera más fuerte.
¿Mi papa? ¿Estaba demasiado consciente de lo que iba a leer, de cómo lo percibiría? Sí. Pero también había sido difícil escribir cuando estaba escribiendo mentalmente solo para Miss Militia. Esa no era la imagen completa.
¿Tenía miedo de ser arrestada? No. Bueno, había visto a la burocracia trabajando en la escuela, no confiaba en el sistema, esperaba que en algún momento me jodieran. Pero eso no era lo que impulsaba mis elecciones. Fue algo más personal.
El equipo. ¿Estaba preocupada sobre cómo lo tomarían? ¿Posiblemente tenerlos como enemigos? Al igual que Coil había dicho, no había ninguna garantía de que cualquier acción contra ellos fuera totalmente exitosa. Tattletale probablemente podría darse cuenta que un equipo ERP estaba allí antes de que pudieran ponerse en posición, y el equipo era bueno para escapar en un apuro. Entonces tendría uno o más enemigos detrás de mí, que sabían todo lo que necesitaban y tenían todas las herramientas para hacer de mi vida un infierno.
Más cerca.
Tenía que ver con esos chicos, y poco a poco me di cuenta de qué se trataba.
Me puse de pie, luego caminé hacia el horno.
“¿Taylor?”, Mi padre habló, despacio.
Doblé el sobre a lo largo para ocultar las palabras, encendí el quemador del horno, luego sostuve la punta del sobre en la llama hasta que se encendió.
Mantuve el sobre ardiente sobre el fregadero hasta que estuve segura de que mi mensaje fue borrado. Dejé caer los restos del sobre en el lavabo y lo observé arder.
No quería enviar ese correo electrónico a Miss Militia porque me gustaban esos chicos. Esa no fue la gran realización. Lo que me hizo ponerme de pie y quemar el sobre fue darme cuenta de que me gustaban esos chicos, que los quería mucho, confiaba en que me apoyarían...
Sin embargo, siempre me había mantenido alejada.
Era estúpido, era egoísta, pero realmente, quería saber cómo sería llegar a conocer a Lisa, sin preocuparme de que descubriera mi plan. Me gustaría ver cómo era interactuar con ella sin tener que censurarme por temor a dar esa pista que lo arruinara. Quería conocer mejor a Perra y a Alec. Y Brian. Quería estar más cerca de Brian. No podría expresarlo mejor que eso, porque no sabía si habría algún futuro con él más allá de una simple amistad. No esperaba que hubiera. Aún importaba.
Me permitía pensar que había intentado una amistad con estos chicos, que había crecido como persona, por lo que estaba bien seguir adelante con mi plan. Pero no lo hice. Nunca me permití realmente abrirme y conectarme con ellos, y me estaba dando cuenta de lo mucho que quería.
Mis razones para seguir adelante con mi plan fueron disminuyendo, cada vez más difícil de justificar. Mi reputación probablemente estaba en ruinas, había hecho enemigos de todos los que importaban, y tenía una serie de delitos graves en mi haber. Por mucho que trate de ignorar todo eso y decirme que lo estaba haciendo por el bien de todos, mi conversación con Coil me había dejado menos segura. Eso no quiere decir que le creyera completamente, o que pensara que sería tan exitoso como él creía, pero estaba menos segura.
Maldita sea, quería pasar más tiempo con los Undersiders. Sabiendo que me había quedado sin razones para seguir con el plan, toda la porquería que llovería sobre mi cabeza si lo hacía, ¿cuánto me odiaría por traicionar a mis amigos? Este pequeño deseo de una amistad real y genuina fue suficiente como empujón en esa dirección. Podía cambiar de opinión. No enviaría ninguna carta a Miss Militia.
Pasé el agua del grifo sobre los restos humeantes del sobre, observé cómo los restos se borraban. Vi el agua corriendo por el desagüe durante un largo tiempo después de que el último trozo de papel quemado se había ido.
Cerré el grifo, metí las manos en los bolsillos y crucé la cocina para recostarme contra la puerta que daba al vestíbulo, mirando brevemente el picaporte y la cerradura antes de apoyarme en la puerta de espaldas a ella. Llamé a algunos bichos desde la sala de estar, el pasillo y los conductos de calefacción del pasillo delantero hasta la puerta y el mecanismo de la cerradura. ¿Podrían mover las partes necesarias?
No hubo suerte. No eran lo suficientemente fuertes como para manipular el funcionamiento interno de la puerta, y cualquier bicho que pudiera ser lo suficientemente fuerte no encajaría en su interior. Lárguense, les dije, y lo hicieron.
Lo que no me dejó una buena manera de evitar tratar con mi padre. Me sentí más culpable que nunca mientras lo miraba a través de la habitación. Parecía tan desconcertado, tan preocupado, mientras me miraba. No tenía en mí la voluntad de mentirle a su cara otra vez.
Pero lo que sea que hiciera lo iba a lastimar.
Crucé la habitación y él se puso de pie, como si no estuviera seguro de lo que iba a hacer. Lo abracé fuerte. Él me abrazó más fuerte.
“Te amo, papá.”
“Yo también te amo.”
“Lo siento.”
“No tienes nada por lo que lamentarse. Solo- solo háblame, ¿de acuerdo?”
Me aparté y agarré mi sudadera del gancho junto a la puerta. Cuando volví al otro lado de la habitación, busqué en los bolsillos y recuperé el teléfono.
Empecé a escribir un texto.
“Tienes un teléfono celular”, estaba muy callado. Mi madre había muerto usando un teléfono celular mientras conducía. Nunca habíamos hablado de eso, pero sabía que él había tirado el suyo poco después del accidente. Connotaciones negativas. Un feo recordatorio.
“Sí”, respondí.
“¿Por qué?”
“Para estar en contacto con mis amigos.”
“Es... es solo inesperado. No lo hubiera pensado.”
“No es la gran cosa.” Terminé el texto, cerré el teléfono y lo metí en el bolsillo de mis jeans.
“Ropa nueva, estás más enojada, mintiéndome, faltando a la escuela, este teléfono celular... Siento que ya no te conozco, pequeña lechuza”, usó el antiguo apodo de mi madre para mí. Me estremecí un poco.
Cuidadosamente, respondí, “Tal vez eso sea algo bueno. Porque seguramente no me gustaba lo que era antes.”
“A mí sí”, murmuró.
Desvié la mirada.
“¿Al menos puedes decirme que no estás tomando drogas?”
“Ni siquiera fumando o bebiendo.”
“¿Nadie te obliga a hacer algo que no quieres hacer?”
“No.”
“Está bien”, dijo.
Hubo una larga pausa. Los minutos se extendieron como si los dos estuviéramos esperando que el otro dijera algo.
“No sé si sabes esto”, dijo, “pero cuando tu mamá estaba viva, y tú estabas en la escuela media, surgió la posibilidad de que te saltaras un año.”
“¿Sí?”
“Eres una chica inteligente y temíamos que te aburrieras en la escuela. Tuvimos discusiones sobre el tema. Yo-yo convencí a tu madre de que estarías más feliz a la larga asistiendo a la escuela secundaria con tu mejor amiga.”
Tosí una carcajada. Entonces vi la mirada herida en su rostro.
“No es tu culpa, papá. No podrías haberlo sabido.”
“Lo sé, o al menos, entiendo eso en mi cabeza. Emocionalmente, no estoy tan seguro. No puedo evitar preguntarme cómo hubieran sido las cosas si hubiésemos seguido lo que tu madre quería. Lo estabas haciendo muy bien, ¿y ahora estás fallando?”
“Así que fallo, tal vez”, le dije, y sentí un levantamiento de pesas, admitiéndolo en voz alta. Habría opciones. Entendí lo suficiente como para que aún pudiera presionar a los directivos para que dejara pasar un grado. Tendría la edad suficiente para tomar clases en línea como Brian.
“No, Taylor. No deberías tener que hacerlo. El personal de la escuela conoce tus circunstancias, definitivamente podemos obtener algunas exenciones, extender los plazos...”
Me encogí de hombros. “No quiero regresar, no quiero suplicar y pedir ayuda a esos pendejos en la directiva de la escuela, solo para poder volver la misma posición en el que estuve hace un mes. Tal como lo veo, el acoso escolar es inevitable, imposible de controlar o prevenir. Es como una fuerza de la naturaleza... una fuerza de la naturaleza humana. Es más fácil de manejar, si lo pienso así. No puedo luchar contra eso, no puedo ganar, así que me centraré en lidiar con los efectos secundarios.”
“No tienes que rendirte.”
“¡Yo no estoy rindiendo!” Levanté la voz, enojada, sorprendida de mí misma por estar enojada. Tomé aliento, me obligué a regresar a un volumen normal, “Estoy diciendo que probablemente no haya ninguna manera de entender por qué ella hizo lo que hizo. Entonces, ¿por qué perder mi tiempo y energía deteniéndome en eso? A la mierda, ella no merece la cantidad de atención que le he estado prestando. Estoy... replanteando las prioridades.”
Él cruzó sus brazos, pero su frente estaba arrugada por la preocupación. “¿Y estas nuevas prioridades tuyas son?”
Tuve que buscar una respuesta. “Vivir mi vida, recuperar el tiempo perdido.”
Como para responder mi declaración, la puerta trasera se abrió detrás de mi padre. Mi papá se volvió, sorprendido.
“¿Lisa?” Preguntó, confundido.
Lisa reveló la llave que había tomado de la piedra falsa en el jardín trasero, y luego la colocó en la barandilla de los escalones de atrás. Sin sonreír, ella miró a mi padre y a mí. Ella se encontró con mis ojos.
Me abrí paso empujando a mi padre, y él agarró mi brazo antes de que estuviera lejos de la puerta.
“Quédate”, me ordenó, me imploró, apretándome el brazo.
Solté mi brazo, girándolo hasta que no pudo mantener su agarre, y bajé los escalones de atrás, sentí que me dolían las rodillas al aterrizar. A tres o cuatro pasos de distancia, di vuelta en su dirección, pero no pude mirarlo a los ojos.
“Te amo, papá. Pero yo necesito-” ¿Qué necesitaba? No pude formar el pensamiento. “Yo, eh, estaré en contacto. Para que sepas que estoy bien. Esto no es permanente, solo... necesito un respiro. Necesito entender todo esto.”
“Taylor, no puedes irte. Soy tu padre, y este es tu hogar.”
“¿Lo es? Realmente no parece que ese sea el caso en este momento”, respondí. “Se supone que mi hogar es un lugar donde me siento segura.”
“Tienes que entender, no tenía otras opciones. Me estabas evitando, no hablabas, y no puedo ayudarte hasta que reciba respuestas.”
“No puedo darte ninguna respuesta”, le respondí, “y de todos modos no puedes ayudar.”
Dio un paso adelante, y rápidamente retrocedí, manteniendo la distancia entre nosotros.
Volviendo a intentarlo, me dijo: “Entra. Por favor. No te presionaré más. Debería haberme dado cuenta de que no estabas en un estado en el que podía.”
Dio otro paso hacia mí, y Lisa dio un pequeño paso hacia un lado para ponerse en su camino, mientras retrocedía de nuevo.
“¿Lisa?” Mi papá volvió su atención hacia ella, mirándola como si nunca la hubiera visto antes. “¿Estás bien con esto?”
Lisa miró entre nosotros otra vez, luego dijo cuidadosamente, “Taylor es inteligente. Si ha decidido que necesita alejarse y resolver las cosas por sí misma, confío en que sea por una buena razón. Hay mucho espacio para ella en mi casa. No es un problema en lo más mínimo.”
“Ella es solo una niña.”
“Ella es más capaz de lo que le das crédito, Danny.”
Me volví para irme, y Lisa se apresuró a alcanzarme, poniendo un brazo sobre mis hombros cuando llegó a mi lado.
“Taylor”, llamó mi padre. Dudé, pero no volteé. Mantuve mi mirada fija en la puerta del patio trasero.
“Por favor mantente en contacto”, dijo, “puedes volver a casa en cualquier momento.”
“Está bien”, respondí. No estaba segura de si mi voz era lo suficientemente fuerte como para que él oyera.
Mientras Lisa me guiaba hacia su auto, tuve que controlarme para no mirar hacia atrás.

Capítulo Anterior < Indice > Capítulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2018.03.29 19:48 master_x_2k Insinuación VIII

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_________________Insinuación VIII_________________

“¡Detén a tus perros!”, Gritó Brian.
El más grande de los perros, un Rottweiler feo o un perro callejero con sangre fuerte de Rottweiler, agarró mi muñeca en sus fauces. Mis rodillas casi se doblaron en respuesta al dolor, que solo empeoró cuando bruscamente giró su cabeza hacia un lado y me tiró del brazo. Me caí, y en un abrir y cerrar de ojos, los otros dos perros - un pastor alemán y un terrier sin pelo con una oreja y ojo perdidos, estaban sobre mí.
El Pastor Alemán se puso a ladrar y chasquear los dientes en mi cara, ocasionalmente agarrando el cabello que colgaba delante de mi cara para tirar de él. El otro comenzó a rastrillarme con sus garras y mordisquearme, tratando de encontrar algún lugar en mis piernas, cuerpo o trasero en el que pudiera clavar los dientes.
Mientras esos dos estaban en lo suyo, el Rottweiler todavía tenía mi muñeca entre los dientes, y comenzó a tirar, como si quisiera arrastrarme a algún lugar. Apreté los dientes por el dolor y traté de pensar en hacer algo más que acurrucarme en posición fetal para proteger mis brazos, piernas y cara.
“¡Detén a los putos perros!” Escuché a Brian gritar, otra vez.
Un diente o una garra me arañaron la oreja. Creo que eso es lo que me asustó, porque rompí mi compostura y solté un sollozo.
Solo un segundo o dos más tarde, un lapso de tiempo mucho más largo de lo que parece cuando un grupo de perros te está destrozando, hubo un silbido. Al oír el ruido, los perros abruptamente retrocedieron. El terrier de un solo ojo ofreció un ladrido hostil seguido de un largo gruñido incluso mientras se alejaba, como si aún le quedara crueldad que necesitaba dejar salir de alguna manera.
Lisa y Alec me ayudaron a ponerme de pie. Estaba temblando como una hoja. Una de mis manos se agarró al antebrazo de mi otro brazo, tanto para detener el peor temblor como para acunar la herida. Tenía lágrimas en el borde de los ojos y apretaba los dientes con tanta fuerza que me dolía la mandíbula.
En el lado opuesto de la habitación, Brian se frotaba el dorso de una de sus manos. Los tres perros estaban sentados en una línea ordenada, a tres metros de una chica que yacía en el suelo. La chica tenía sangre corriendo por las dos fosas nasales. La reconocí de la imagen que había visto en su página wiki. Rachel Lindt. Hellhound. Perra.
“Odio esta mierda”, le gruñó Brian a la chica, poniendo énfasis en la grosería, “Cuando me obligas a hacer eso.”
Perra se apoyó un poco, medio contra la pared frente a mí, para tener una mejor vista de la habitación. Una mejor vista de mí. Verla en persona solo confirmaba la impresión que me dio su foto en línea. Ella no era atractiva. Una persona poco amable podría llamarla marimacho, y no me sentía especialmente amable con ella. La mayoría de sus características parecía que encajarían mejor en un chico que en una chica. Tenía una cara cuadrada, cejas gruesas y una nariz que se había roto más de una vez, tal vez rota de nuevo hace un momento, debido a la sangre que goteaba de sus fosas nasales. Incluso en lo que se refiere a su constitución física, estaba sólidamente construida sin ser gorda. Solo el tronco de su cuerpo era más grande que el mío con mis brazos a los lados, solo por tener un torso más grueso y ancho, y tener más carne en sus huesos. Llevaba botas, jeans negros con rasgaduras por todas partes, y una chaqueta verde del ejército sobre una sudadera gris con capucha. Su cabello castaño estaba corto.
Tomé una respiración profunda. Luego, hablando lentamente para no tropezar con mis palabras o dejar que un temblor en mi voz, le pregunté “¿Por qué diablos hiciste eso?”
Ella no respondió. En cambio, se lamió el labio superior limpiando la sangre y sonrió. Era una sonrisa burlona y petulante. A pesar de que ella era la que estaba en el suelo con la nariz ensangrentada, de alguna manera tenía en la cabeza que me había vencido. O algo.
“¡La puta madre!”[1], Brian gritaba. Siguió diciendo algo más, pero realmente no lo escuché sobre el zumbido de mi poder en mis oídos. Me di cuenta de que estaba apretando mi puño y por habito me forcé a relajarlo.
Entonces, como lo había hecho tantas veces en los últimos días y semanas, busqué una razón para justificar por qué estaba retrocediendo. Fue casi reflexivo. Cuando los matones se metían conmigo, siempre tuve que tomarme un momento para contenerme y decirme por qué no podía o no debía tomar represalias.
Por unos momentos, me sentí a la deriva. Casi al mismo tiempo en que me di cuenta de que no podía encontrar una razón para retroceder, me di cuenta de que ya me había liberado del apoyo de Lisa y Alec y había cruzado la mitad de la habitación corriendo. Busqué a mis bichos y me di cuenta de que había estado usando mi poder sin pensarlo. Ya se estaban reuniendo en las escaleras y junto a las ventanas. Todo lo que se necesitó fue un pensamiento, y comenzaron a fluir a la habitación en mayor número. Cucarachas, tijeretas, arañas y moscas. No tantos como me hubiera gustado, no había estado usando mi poder por el tiempo suficiente para reunir a los de más allá del vecindario, pero fue suficiente para contar.
Perra vio que me acercaba y se llevó los dedos a la boca, pero no le di la oportunidad de dar la señal a sus animales. Le di una patada en la cara como si estuviera pateando una pelota de fútbol, ​​y abortó el silbato para cubrirse la cabeza con los brazos. Mi pie rebotó en uno de sus brazos y su cuerpo entero retrocedió cuando se estremeció.
Como no había disminuido la velocidad antes de alcanzarla, tuve que usar las manos para evitar chocar contra la pared. Una línea de dolor candente me recorrió el brazo por el impacto, comenzando en el punto donde el Rottweiler me había mordido la muñeca. Recordando a los perros, miré a mi derecha, y vi a el más grande de pie, listo para ir en ayuda de su ama. Así que puse a una gran parte de mis bichos entre yo y las bestias. Lo último que vi de ellos antes de que el enjambre bloqueara la mayor parte de mi vista fue como los perros se alejaban rápidamente del enjambre, sobresaltados.
Al encontrarme parada sobre Perra, apoyada contra la pared, continúe el ataque. Sus brazos estaban cubriendo su rostro y su pecho, pero vi su oreja expuesta como un objetivo y puse mi pie sobre ella. Su cabeza rebotó contra el piso, y la sangre floreció desde la parte superior de su oreja. La vista de la sangre casi me detuvo, pero sabía que retroceder ahora le daría la oportunidad de volver a lanzarlos contra mí con un silbido. Mi pie se encontró con su estómago expuesto, y cuando ella levantó sus rodillas para proteger su vientre, apunté una fuerte patada entre sus piernas. Logre que mis patadas conectaran firmemente contra sus costillas tres veces antes de que ella bajara un codo para protegerlas.
No tuve la oportunidad de hacer más daño, porque los perros habían superado su miedo a los bichos y se estaban acercando, dando vueltas alrededor de Perra y de mi mientras el enjambre se extendía. Abandoné mi asalto a Perra para alejarme y enfrentarme a ellos. Sabía que podía soltar a mis bichos contra ellos, pero algo me dijo que los perros no iban a gritar y huir mientras su ama estaba siendo herida. Podría hacer que el enjambre los atacara, pero si el dolor de las mordeduras y picaduras no los detenía, me atacarían y estaría en la misma situación en la que había estado hace un minuto. Dudaba de que Perra los detuviera por segunda vez.
Una sombra cayó sobre mi visión, como una cortina negra azabache que cerrándose frente a mí, bloqueando mi vista de la mitad de la habitación y los perros. Se disolvió en volutas de humo negro un segundo después, y me sorprendió ver a Brian justo en frente de mí, entre los perros y yo.
“Suficiente”, entonó. El pequeño cíclope de orejas caídas que era el terrier le gruñó en respuesta.
Hubo un sonido que no reconocí. Fue solo cuando Perra lo intentó de nuevo, con más éxito, que me di cuenta de que el primer sonido había sido un débil intento de silbar. Los perros miraron a su ama y luego se retiraron, todavía alejándose del enjambre. Retrocedí un poco también, teniendo cuidado de mantener a Brian entre mí y los chuchos.
Perra tosió, luego levantó la cabeza para mirarme a los ojos. Se frotó la oreja con una mano, y su palma estaba roja de sangre mientras se la quitaba. Cuando el pastor alemán se le acercó, ella apoyó la misma mano en su cabeza. Los otros dos perros se movieron más cerca de ella, como si pudieran protegerla, pero su atención estaba completamente fija en Brian y yo.
Cuando pasaron unos pocos segundos y Perra no hizo más intentos de agresión hacia mí, envié una instrucción al enjambre para que salieran. Pude ver a Brian visiblemente relajarse mientras se desvanecían en las grietas.
“No más peleas”, dijo, su voz más tranquila, “Te estoy dirigiendo eso, Rachel. Te mereces lo que Taylor te dio.”
Ella lo fulminó con la mirada, tosió una vez, y luego miró a los otros dos antes de volver su mirada enojada al suelo.
“Taylor, ven a sentarte. Prometo que vamos a-”
“No”, lo interrumpí, “A la mierda esto. A la mierda ustedes.”
“Taylor-”
“Dijiste que no estaba de acuerdo con que me uniera. Nunca dijiste que estaba enojada lo suficiente como para intentar matarme.”
Perra y Brian comenzaron a hablar al mismo tiempo, pero Brian se detuvo cuando comenzó a toser. Cuando se calmó su ataque de tos, Perra me miró y gruñó: “Si les ordenara que te mataran, Brutus te habría arrancado la garganta antes de que pudieras gritar. Les di la orden de lastimar.”
Me reí un poco, solo un poco más aguda de lo que me hubiera gustado, “Eso es estupendo. Ella tiene a sus perros entrenados para lastimar a la gente. ¿En serio? Váyanse a la mierda. Cuenta esto como otro reclutamiento fallido.”
Me dirigí hacia las escaleras, pero no di dos pasos antes de que apareciera otra vez la cortina de negro, bloqueando mi camino. Los poderes de Brian en la wiki habían sido enumerados como generación de oscuridad. Sabía dónde estaban las escaleras y la barandilla de las escaleras, así que puse mi mano frente a mí para asegurarme de que no estaba caminando en un campo de fuerza opaco, y al encontrar que se parecía más al humo, seguí moviéndome. Cuando entré, la negrura se deslizó sobre mi piel, aceitosa y con una extraña consistencia. Combinado con una absoluta falta de luz que me impedía saber si mis ojos estaban abiertos o cerrados, era siniestro.
Cuando mis manos hicieron contacto con la barandilla, un par de manos se posaron en mis hombros. Me giré y las alejé de un golpe, mi voz se elevó mientras medio gritaba, “¡Aléjate!”
Excepto que las palabras apenas me alcanzaron a mí. El sonido se hizo eco como desde un lugar distante, y tenía un vacío que me hizo pensar en alguien gritando desde el fondo de un pozo profundo. La oscuridad no solo bloqueaba la luz. También se tragaba los sonidos. Solté la barandilla cuando me volví para mirar a la otra persona en la oscuridad, y tuve un momento de pánico cuando me di cuenta de que ya no sabía dónde estaban las escaleras. La textura de la oscuridad era inconsistente, lo que dificultaba identificar el alcance total de mis movimientos. Me acordé de aquellos momentos en que había estado bajo el agua y perdí la pista de la dirección en que estaba la superficie. Podía decir en qué dirección era arriba, seguro, pero eso era todo.
Privación sensorial. Cuando esas dos palabras se me vinieron a la mente, me sentí un poco relajada. El poder de Brian estropeaba tus sentidos... Vista, oído, tacto. No estaba limitado a esos tres. Alcancé con mi poder, identifiqué dónde estaban todos los bichos en el loft y en la fábrica. Usándolos para orientarme como un marinero podría usar las constelaciones, descubrí dónde deberían estar las escaleras y encontré la barandilla. Las manos no me habían vuelto a agarrar, así que bajé corriendo las escaleras y salí de la opresiva oscuridad.
Estaba a solo unos pasos de la puerta cuando Brian me llamó, “¡Taylor!”
Cuando me volví para mirarlo, vi que estaba solo.
“¿Vas a usar tu poder sobre mí otra vez?” Pregunté, cautelosa, enojada.
“No. No al aire libre, no fuera de traje, y no en ti. Fue estúpido de mi parte hacerlo en primer lugar. No estaba pensando, solo quería evitar que salieras corriendo. Apenas puedo notar que está allí, así que olvido cómo puede afectar a otras personas.”
Empecé a alejarme, lista para caminar, pero Brian dio un rápido paso en mi dirección, y me detuve.
Brian lo intentó de nuevo, “Mira, lo siento. Sobre usar mi poder sobre ti, sobre Perra.”
Lo interrumpí antes de que pudiera llegar más lejos, “No tienes que preocuparte. No le diré a nadie lo que ustedes me mostraron esta noche, no los atacaré si me encuentro con ustedes en traje. Estoy enojada, pero no estoy tan enojada.” No estaba segura de cuánto de eso era una mentira, pero parecía que era lo que tenía que decir.
Cuando él no dijo nada en respuesta, agregué: “Ustedes me ofrecieron una elección. Podía tomar el dinero e irme, o podía unirme. Déjame cambiar de opinión. Después de lo que tu compañera de equipo acaba de hacer, me debes al menos eso.”
“Si fuera por mí, patearía fuera a Perra y me quedaría contigo”, dijo Brian.
Sus palabras fueron como un cubo de agua en mi cara, despertándome. Había estado enojada, furiosa, ¿y por qué? Porque me sentí traicionada y decepcionada. La ironía de eso, dado mi completo motivo para estar allí en primer lugar, no se me escapó. No habría estado tan decepcionada y traicionada como lo estaba si no disfrutara de su compañía en algún nivel. Aquí estaba Brian, expresando sentimientos similares desde el otro lado de las cosas.
Dejé escapar un largo suspiro. Supuse, “¿Pero no lo harás?”
“Es complicado. Por mucho que te quiera en el equipo, contamos con el jefe para nuestras mensualidades, información, equipamiento y para lavar todo lo que robamos. Contamos con ella para desplegar nuestros golpeadores pesados. Perderíamos todo eso si la echamos.”
“Me convertí en-” Casi dije superhéroe, “capa para alejarme de esa mierda, de pendejas como Perra”. También estaba el hecho de que Tattletale me asustaba, pero no podía decir eso en voz alta.
“Vuelve adentro, Taylor. Por favor. Te garantizo personalmente que no la dejaré hacer algo como eso otra vez o yo abandonaré el equipo. Estás herida, estás sangrando, tienes la ropa rota y dejaste tu bolsa con el dinero en el piso de arriba. Estoy entrenado en primeros auxilios. Al menos déjanos vendarte y ponerte ropa nueva.”
Miré hacia abajo a mi brazo. Tenía mi mano derecha apretada alrededor de mi otra muñeca, y había sangre en la manga de mi sudadera. ¿Y mi traje todavía estaba arriba? Mierda.
“Bien,” suspiré, “pero para que lo sepas, solo volveré porque ella no quiere que lo haga. Si renuncio, ella gana, y no voy a aceptar esa mierda.”
Brian sonrió y me abrió la puerta. “Tomaré lo que pueda”.
[1]A partir de ahora las “maldiciones” mas fuertes las voy a traducir en argentino por que son las “puteadas” que conozco, y al que no le gusta, que se joda.

Nota del Traductor:

para entrar en mas detalle, el texto pierde mucho si traduzco todo como “diablos” y “maldicion”, hay algunas puteadas que ni siquiera se como traducirlas o si tienen traduccion en neutro. Y no veo por que deberia traducirlo con modismos de mexico o españa, los traductores españoles usan sus expresiones sin verguenza.
Voy a tratar de mantener el texto lo mas neutro posible, pero cuando los personajes hablen, van a hablar lo mas aproximado al original posible, y esto significa con palabras fuertes que el neutro carece.
Aunque me contuve de llamar “forra” a Perra en lugar de “pendeja”, no prometo nada a futuro.
Para una guia de que significa cada puteada: Traducinando: Putear en Argento

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2017.10.11 23:11 Espartaco17 Explicaciones del discurso de Puigdemont

Los consejeros del gobierno catalán se basaron en los siguientes hechos para recomendar las suspensión de los efectos ejecutivos de una independencia a la que no se renuncia en absoluto.
A)Los serios riesgos de salida obligatoria del euro del nuevo Estado republicano.Los líderes procesistas simplemente han engañado a su gente , ocultándoles tales riesgos, reales y de considerable magnitud.Es evidente que la inmensa mayoría popular jamás emprendería la aventura secesionista si supiese tales inconvenientes.
hay dos escenarios posibles para el abandono del euro como moneda legal:una corrida bancaria que amenazase con el establecimiento de un corralito; o bien la imposibilidad de financiar el déficit fiscal del nuevo Estado y la negativa a acometer recortes brutales que destruirían la legitimidad del nuevo Gobierno.
los bancos centrales se introdujeron para garantizar la liquidez de los depósitos a la vista que se retiran en masa en los pánicos bancarios.En efecto, si el BCE garantiza liquidez de reserva a los bancos, estos podrán hacer frente a todos los reembolsos en efectivo del dinero crediticio o ficticio que está registrado como depósito a la vista en las cuentas corrientes y de ahorro.Es decir, que si te garantizan que siempre vas a poder recuperar tu dinero, pues ya no lo retiras porque te quedas tranquilo, la misma lógica del divorcio, ahora me puedo casar porque sé que si sale mal, puedo disolver el vínculo sin problemas, y no quedar condenado/a de por vida en una cárcel de odio y agravios mutuos.También es la lógica del derecho de autodeterminación que defendemos, es decir. el derecho pero no su ejercicio efectivo, que haya posibilidad de votación catalana en referéndum legal pero para defender el no contra los independentistas, neutralizar el nacionalismo de los polos enfrentados y restaurar la fraternidad de las clases explotadas contra el enemigo común austericida, y un proceso constituyente e toda España, por la República Federal multinacional y solidaria.Si hay mecanismos institucionales habilitados para irme, pues me quedo, porque eso me tranquiliza.pero implementar este programa exige oponerse enérgicamente también al separatismo, denunciar sin ambigüedades su ilegitimidad y no sólo criticar al PP, porque la Nación y el Estado no es el Gobierno., y no deben transferirse las críticas de este a los otros.
Volvamos al corralito, el nuevo Estado podría verse enfrentado a retiradas masivas de depósitos de los bancos, estos pronto no tendrían reservas para afrontar los reembolsos, en ese momento o se imponen restricciones para la retirada de fondos de los cajeros, parciales o totales, con el consiguiente derrumbe de la confianza de toda la población, y no sólo los "españoles", en las instituciones caóticas del nuevo Estado;o bien se autoriza a los bancos a redenominar todos sus pasivos en una nueva divisa fiduciaria que imprimiría a voluntad el Gobierno.Los depositantes recibirían sus ahorros en la nueva moneda, respetando las cifras nominales apuntadas, pero con un valor real menguado en la misma proporción que quedaría devaluada la moneda respecto al euro hoy vigente como circulante único en Cataluña.Ciertos cálculos apuntan a una devaluación, sólo inicial, de entre 38% y 50%.Por ejemplo si la nueva moneda la llamasen "maravedí", y tú tenías 100€ en la cuenta, pues ahora tendrás 100 maravedíes, pero con un valor real de 50€, si la devaluación fuese del 50%.
Sin embargo , hay que reconocer que la dirección separatista no está desprovista de astucia, porque a esta luz, la deslocalización hacia "España" de las sedes sociales de Caixabanc y Sabadell, no sería realmente una presión de la gran burguesía contra el procesismo, como se desgañita el demagogo simpático Tardá, el encargado de seducir a izquierdistas incautos, sino todo lo contrario, una jugada pactada con el Govern, para garantizar, desde la zona territorial euro de España que, en caso de secesión, y expulsión automática de la UE y la eurozona, estos bancos se podrían enchufar ala línea de liquidez del BCE y así prevenir las corridas bancarias y el corralito. Gracias a esto,se protegerían los depósitos frente a cualquier pánico.Medio problema resuelto, pero queda la otra mitad, la viabilidad financiera del nuevo Estado.
Para evitar confusiones,recuérdese que la expulsión inmediata, con la independencia(otra de las grandes ocultaciones de los líderes procesistas, un engaño en toda regla, la secesión unilateral viola de raíz los Tratados fundamentales de la UE, los antiguos y los renovados y provocarían la expulsión inmediata, porque la UE es una unión de Estados, no una comunidad ciudadana)no implica tener que adoptar otra moneda que el euro, no hay impedimento legal alguno en que una nación adopte como circulante monetario la moneda de otra, eso sí tiene que someterse a las limitaciones de no poder recurrir al derecho de señoreaje y poder emitir libremente cuanta moneda quisiera, lo mismo ocurre cunado se legislan paridades fijas entre monedas, como cuando Menem en Argentina fijó una paridad 1:1 entre peso y dólar, con lo cual no se podían emitir más pesos que los que garantizasen la convertibilidad paritaria en dólares según las reservas del Banco Central conseguidas mediante exportaciones.Así se consiguió un alto poder de consumo para la clase media, importando productos de lujo del exterior capitalista avanzado, pero al mismo tiempo se hundió la industria exportadora y colapsó el empleo.La clase media catalana que apoya el procesismo también quiere consumir como finlandeses, teniendo la misma moneda fuerte, pero sin asumir el lastre de 11.000 millones € para financiar escuelas y hospitales en Andalucía, Murcia, Asturias, Galicia,etc. Lo quieren todo, privilegio del euro y su fortaleza adquisitiva mundial, pero rehuyendo las obligaciones de la solidaridad interterritorial interna y europea, yal como se ha desarrollado con los fondos de cohesión.la solidaridad puede mejorarse y ampliarse, pero a partir de las estructuras ya constituidas, y no romperlas alegremente para confiar después la justicia obligatoria a las arbitrariedades de la caridad.
Así pues, la República catalana podría mantener el euro,legalmente, pero no tendría soberanía monetaria alguna y su derecho a decidir sobre cuánta moneda emitir para impulsar la economía sería inexistente, una birria, por mucha DUI real o diferida que se lanzase pomposamente en un Parlamento o en una charcutería, daría exactamente igual.
Es decir, que si hubiera un déficit público descontrolado en el nuevo Estado o se abordan recortes más salvajes aún que los ya hechos, y se destruye la legitimidad del Gobierno, o se recurre a financiación bancaria privada.Una separación pacífica y pactada podría implicar superavit presupuestario si los nuevos gastos incrementados por los servicios que prestaba antes el Estado español, y ahora tendrían que pagar los catalanes, fueran compensados con creces con el aumento de ingresos fiscales debidos a los tributos no cedidos a la autonomía y a la denegación de la solidaridad interterritorial, se calculan unos 10.000 u 11000 millones€, cerca de un 5% del PIB. Sinceramente en una negociación de Referéndum, eso sería uno de los mayores escollos,en justicia redistributiva no podríamos admitir tal pérdida de recursos fiscales, habría que equilibrar la ayuda para pagar sus pensiones deficitarias(ingresan 17.000 millones €, pero pagan 21.000 millones, un 27% de déficit)con su ayuda recíproca para financiar servicios públicos básicos en nuestras regiones más pobres;pero nada de eso cuenta para el procesismo que todo lo simplifica y niega ,a las bravas, por meros actos de fuerza y de coacción(vamos a arrancaros lo que queremos de buen o de mal grado).
Pues bien ese escenario optimista, en ruptura unilateral quedaría destrozado, con la hostilidad española contra el nuevo estado, la desobediencia masiva de la mitad catalana no separatista, y las deslocalizaciones empresariales y fuga continua de capitales e inversiones huyendo dela inestabilidad y la incertidumbre crecientes.Una cifra bastante verosímil sería una pérdida del 20% de los ingresos fiscales esperados en la separación pacífica, eso llevaría a un défIcit público entre el 3%y el 5% del PIB, que no podría financiarse en los mercados, porque la deuda pública catalana sería bono basura, pagando intereses altísimos, por la inconsistencia de las instituciones, con una sociedad dividida por la mitad, aislado internacionalmente, heredando la parte alícuota de la deuda española(200.000 millones €, y si la repudiara aún sería peor su calificación crediticia por el default).Podría pensarse, que si aguantasen tres o cuatro años, acabarían volviendo las inversiones, pero lo importante es la ejecución concreta de los asuntos día a día, ¿cómo diablos iban aguantar tres o cuatro años, si no podrían aguantar meses?
En ese contexto se plantearía pagar las nóminas y gastos corrientes del Estado o con una divisa fiduciaria nueva, que sustituya al euro, o combinar el euro, con monedas paralelas como los patacones , es decir, bonos estatales convertibles en impuestos futuros aún no devengados, que podrían circular como moneda no por estar respaldados por ningún valor intrínseco, sino por servir como circulante en tanto sería aceptables por todos como medios de pago, en tanto todos los podrían usar para pagar impuestos.Medidas similares fueron diseñadas por Varoufakis en la crisis griega, pero no sirvieron de nada,
Pero ambas vías llevarían al salida del euro, porque la introducción de divisas fiduciarias paralelas llevaría a que,por la ley de Gresham, la moneda mala sustituyese a la buena, es decir, los euros disponibles serían acaparados para guardarlos como depósito de valor y seguro frente al futuro, en cambio el circulante malo en patacones o en pasivos de Banco Central, moneda propiamente dicha, acabarian copando todo el sistema de circulación monetaria.
Y fuera del euro, las consabidas consecuencias de devaluación-hiperinflación, porque cuanto más devaluada la moneda, más caras las importaciones de insumos estratégicos que difunden la carestía por toda la economía,y cuanto mayores precios internos más se castigan las exportaciones, y hay que recurrir a más devaluaciones para abaratar el consumo extranjero de nuestros bienes y servicios y conseguir divisas para importar lo necesario;un círculo vicios imparable, en medio de crisis exportadora por los aranceles con Europa y España, y aumento consiguiente del déficit comercial que aumenta el deterioro de las bases fiscales y el problema del déficit público,teniendo que emitir cada vez más moneda y deprecar el dinero aún más , con unos ingresos reales delos trabajadores en caída libre por una moneda que nadie acabará queriendo, y con un mercado negro formidable que desmentiría siempre los tipos oficiales de cambio.Este panorama no hay catalán que lo quiera, y no se les ha contado lo más mínimo.
B)un segundo grupo de consideraciones que desaconsejaba la DUI inmediata se refiere a las condiciones de éxito de los actos de desobediencia civil, es decir transgresiones conscientes de leyes vigentes para asumir consecuencia penales que provoquen un shock en la conciencia pública sobre la injusticia de la ley, ya sí acabar provocando su cambio legal futuro, para mejorar la sociedad.pero el éxito de la desobediencia requiere que los actos sean, razonables, pacíficos, simbólicos, inocuos, y el castigo desproporcionado.El triunfo requiere empatía universal en la opinión pública internacional, la empatía la provoca la represión policial legal pero ilegítima por excesiva y cruel, pero esta desproporción implica que las votaciones hubieran sido sólo expresivas y simbólicas.Pero la DUI real revelaría retrospectivamente que las intenciones separatistas fueron siempre convertir el referéndum ilegal en una vía seria de secesión, con consecuencias reales, y eso lo cambia todo, porque el capital político de simpatía conseguido por las cargas policiales, se disiparía de súbito con un acto coactivo de fuerza, nada inocuo ni pacífico, por el que dos millones de personas pretenden torcer y suplantar la voluntad de 44 millones de Españoles y de más de cinco millones de catalanes para amputar el sustrato territorial del Estado y provocar consecuencias irreversibles y trascendentes para todos, que nos afectarán el resto de nuestra vida, convirtiendo a la mitad de los catalanes y al resto de población, de súbito, en extranjeros.Esto no ha sido reconocido como procedimiento válido en ninguna parte del mundo, sólo en casos extremos donde minorías estén amenazadas por mayorías en regímenes coloniales terroristas como el Congo propiedad personal del rey Leopoldo de Bélgica, que hizo asesinar a diez millones de personas, uno de los grandes genocidios históricos.Decir que Cataluña es como el Congo o la Palestina ocupada es una falta de proporción tan descomunal que causa vergüenza ajena que alguien se atreva a hacer tales comparaciones.
C)Para que las instituciones de un Estado nuevo puedan ser operativas han de gozar de autoridad y confianza por parte de una mayoría brumadora de la población.En efecto, para que cada cual se decida a prestar obediencia a las nuevas autoridades hacienda, tribunales, policía,etc. es preciso que todos y cada uno sepamos que todos los demás también van a obedecerlas, si todos pensamos eso, que los demás van a reconocerles autoridad, entonces las nuevas instituciones se asentarán como la Autoridad.pero con la población dividida por la mitad, y gran parte de catalanes en rebeldía contra esas instituciones, y protegidos además en su rebeldía por el Gobierno español y als instituciones europeas, pues entonces es imposible saber a qué atenerse respecto a lo que harán los demás, obedecer o no aparecerá como algo azaroso, sin poder razonarlo, determinado sólo por la opción ideológica de cada cual ejercitada en un vacío social,de modo exento y autista.Lo más probable es que así se derrumben, porque ante mucha incertidumbre, la mayoría buscaría la seguridad inercial de lo ya asentado.
Ante esta triple consideración, Mas Collel, ex-consejero del Govern, serio candidato al Nobel de Economía, con grandes contactos internacionales, vinculado a medios académicos de la vanguardia mundial, sobre todo en USA, la mente más preclara del procesismo, que diseño su estrategia descolocando y sobrepasando en varios momentos al entorno de asesores de Rajoy, ha recomendado la suspensión activa temporal de la DUI, al constatar que hoy la independencia es inviable porque quedan muchas cosas pendientes de solucionar, asegurar la viabilidad financiera del déficit público para garantizar el euro,con las medidas técnicas necesarias; la necesidad de fingir un talante dialogador y marear la perdiz en unas negociaciones ficticias que ganen tiempo para que el Govern, de tapadillo, vaya anudando alianzas extranjeras, fidelizando empresas, ganando el apoyo de indecisos, perfeccionado la hacienda catalana, reclutando jueces, fiscales , policías, dando garantías de clima favorable a los negocios e inversiones,etc. Y toda esta farsa apuntalada por el blanqueo y embellecimiento gratuito de formaciones que les hacen a los catalanistas el trabajo gratis de agentes de relaciones públicas.
La ruta Mas Collel, llamémosla así, postula un plazo de dos años, hasta las siguientes elecciones, en el calendario actual, para ir implementando todas las medidas prácticas necesarias para amarrar la viabilidad d elos primeros meses y años del nuevo Estado catalán, asta pasar un periodo crítico después del cual ya no estaría en peligro.En dos años, los secesionistas se presentarían otra vez coaligados con un programa secesionista plebiscitario, si sacasen, cuando menos , los mismos resultados de las últimas elecciones, y , sobre todo, si sacasen el 50% más uno de los votos,proclamarían de inmediato la República catalana, para ellos el único referéndum legal serían las elecciones autonómicas, no el referéndum pactado de Podemos en un marco constituyente español que abarque a todas las comunidades y no sólo a Cataluña, para darle una oportunidad a la República federal multinacional, contra los dos nacionalismos actuales enfrentados, igualmente perniciosos, que deboran toda la agenda social y de clase contra el austericidio, en un momento en que vuelve a dispararse el paro y las víctimas desasistidas de la dependencia suben a 200.000 mientras perdemos el tiempo en problemas imaginarios inflados por élites corruptas para salvarse de la cólera popular.
Una vez proclamada la DUI en serio, seguirían la vía eslovena, asumirían un escenario de lucha armada, una breve guerra de días, con algunas decenas de muertos, hasta que la UE interviniese para parar la sangría, y obligara al Estado a negociar ya sólo las condiciones de desconexión, sin más alternativa. Si se cumpliera esta ruta Mas Collel, llamémosla asi, los partidos españoles que la hubieran presentado como el culmen de la filantropía dialogante y negociadora, el paradigma mundial de espíritu democrático-pactista,dando así coartada y enmascaramiento para sus verdaderos objetivos, quedarían en absoluto ridículo, completamente desacreditados y abandonados po unos electores espantados de tanta ligereza y tanta insolvencia.
Desde luego, no puedo afirmar todo lo que digo, sin excepción, con una certeza absoluta , pero esta me parece, con las evidencias disponibles, la interpretación de lo que pasa, más verosímil y con alta probabilidad.Quien quiera leer más sobre la ruta Mas Collel, que consulte el blog de Juan Laborda. antiguo asesor externo de Podemos,y, a mi juicio, el mejor economista español, en el diario digital VOZPÓPULI.
Mis críticas ala ruta Mas Collel, aun reconociéndola como la más inteligente y realista para el separatismo son dos:que demuestran los líderes estratégicos del procesismo que su pueblo les trae sin cuidado, porque los ven como simple masa de ganado maniobrable para ir cumpliendo las etapas que ellos deciden;su urgencia por aniquilar el 15M y recobrar la hegemonía del nacionalismo de la sociedad catalana, sustituyendo su enemigo real, ellos mismos y sus privilegios de clase, por el enemigo ficticio de la España eterna maltratadora;así consiguieron evitar que las muchedumbres enfurecidas y empobrecidas les lincharan a ellos, como responsables verdaderos de la desgracia de sus vidas.Desde este punto de vista, de las cuatrocientas familias que han dominado Cataluña desde hace mucho tiempo, como as nombraba un hijo de magnate típico fundador de Omnium,que ha dirigido con mano de hierro todas las manifestaciones, sin improvisación ninguna, y desde luego, sin más autoorganización popular que la fantaseada en los ideólogos de pacotilla que vemos a menudo, cimentando nuestra sumisión a objetivos ajenos y espurios.El elemento populista real lo aportó la CUP, y su colorismo folklórico, pero los cuatrocientos próceres ven ala CUP como parias repulsivos a los que hay que tolerar como los grandes industriales y junkers alemanes, las dinastías del dinero y la alta burocracia de Estado, veían a los nazis, unos plebeyos insoportables, pero imprescindibles para embridar a la clase obrera revolucionaria.
Esto me hace recordar una interpretación alternativa , la ruta convergencia-clásica, a saber que los cuatrocientos jamás quisieron una independencia real, que montaron una pantomima con miles de ciudadanos de buena fe como comparsas, con la CUP haciendo el trabajo logístico del referéndum,y arriesgándose en el cuerpo a cuerpo con las fuerzas de seguridad, y todo para conseguir en la calle una baza negociadora de fuerza para volver al marco habitual del Estado, con el chalaneo opaco y autoritario, a espaldas de todos los ciudadanos catalanes o no, que eles permita ir arrancando más prebendas fiscales, quizás conformándose con 5.000 milloncetes €, la mitad d elaganacia de independencia, pero menos da una piebra, sabiendo que la independencia, de todos modos es inviable y siempre lo fue.
Queridos amigos y amigas de la CUP, tuvisteis que tragaros el candidato de los cuatrocientos próceres y amos de haciendas y vidas, el corrupto Puigdemont que vosotros mismos denunciásteis como Alcalde de Girona, creo recordar.El sacrificio y generosidad vuestros ha sido admirable, pero qué buen vasallo si hubiera buen señor.Habéis sacrificado el anticapitalismo, vuestra mejor y más noble parte, al nacionalismo, y ya véis el resultado, traición y desprecio absoluto de los patricios, porque ya sea verdad la ruta convergente o la ruta Mas Collel, todo son matices entre los patricios, que siempre defienden su interés común, y jamás heredaréis la tierra, su patrimonio que siempre protegen con ferocidad.Si llegara la fase eslovena, sin duda seréis vosotros la carne de cañón que sacrificarían os generales en la guerra para que vuestra sangre riegue sus predios, pero vosotros ni un metro cuadrado recibiréis, o mejor, dos metros de tierra catalana serán vuestra mortaja, un homenaje retórico y ellos a devorar el pollo y el bollo.Si os queda coherencia, volved a un frente fraternal de lucha contra el enemigo común capitalista de los humillados y ofendidos.Me parece bien vuestro ultimátum al Govern ,eso sabotea la ruta Mas Collel, el mejor escenario procesista, pero la independencia que persiguen no puede ser la vuestra ni la nuestra.Espero que cumpláis vuestra palabra.
Finalmente mi última crítica a la ruta Mas Collel, que ni en dos años ni en seis, se solventarían los problemas de sostenibilidad del nuevo estado catalán, es inviable a secas, y no lograría sobrevivir a menos que grandes potencias lo quisieran, y eso destruiría vuestra soberanía por otro lado, el de pagar con creces los favores recibidos de acreedores cínicos e implacables.Volved con nosotros y alumbremos una España federal republicana , con normas justas y comunes para todos, y si no es posible ya pactaremos entonces el método pacífico para plantear la separación.Hay objetivos vuestros de los que soy enemigo y no lo oculto, pero mi interés básico por evitar una guerra civil podría ser un punto de encuentro, reuniros con nosotros en el marco del intento de una España republicana y federal, con normas integradoras ,justas y comunes para todos, renunciad a la locura separatista que siembra odio simétrico al del PP. Y si el federalismo no os atrae ya pactaremos un método pacífico de separación.Salud.
submitted by Espartaco17 to podemos [link] [comments]


2017.08.15 07:49 Subversivos .........Y mato porque me toca.

El relato del crimen que transportó a este país hacia las regiones mentales más frías de los asesinos anglosajones en serie comienza cuatro años antes del 30 de abril de 1994, noche en la que un estudiante de tercero de Químicas, de 22 años, y otro de tercero de B.U.P., de 17, eliminan a un hombre con 20 puñaladas porque lo exigía el guion del juego que ellos mismos inventaron.
LOS SUCESOS DE EL PAÍS ... Y mato porque me toca Los reportajes y ensayos de esta veraniega serie han sido extraídos del libro Los sucesos de EL PAÍS, publicado en 1996 como parte de la conmemoración de los 20 años del diario, lanzado el 4 de mayo de 1976. Históricas firmas del periódico, como Rosa Montero, Juan José Millás o Jesús Duva desmenuzan algunos de los crímenes que han marcado la reciente Historia de España, de la matanza de Atocha al crimen de los Marqueses de Urquijo.
Cuatro años antes de aquella madrugada, en un campo de fútbol del barrio madrileño de Chamartín, Félix Martínez, un niño de oc­tavo de E.G.B., se embelesa con los gritos desde la grada de un chaval cinco años mayor, ojos azules detrás de gafas gruesas, metro noventa sobre el nivel del suelo, moreno y desgarbado en el andar. Félix se le acerca creyendo que declama nombres de personajes del juego del rol, el invento que surgió a finales de los sesenta en Estados Uni­dos y conquistó en forma de negocio las papelerías españolas en la década de los noventa. Varias fichas, un tablero, una historia inven­tada y unos roles, interpretaciones o arquetipos que se adjudica a ca­da participante. Inteligencia, fantasía y tiempo libre para probarlas. Ordena y manda la figura del rol master.
A Félix no le gustaba ningún deporte, ni siquiera le apasionaba el cine, ni las chicas –su primera relación amorosa la tendría dos años después–, ni las motos, ni la ropa, ni los estudios. Tan sólo leer, a ser posible historias paranormales, escribir poemas y jugar al rol.
Félix se iba a llevar una sorpresa. Allí tenía un posible compañe­ro de Rol gritando aparentemente nombres de personajes. ¿A qué es­peraba para conocerlo? El chico de E.G.B. aborda por fin al miope de ojos azules y le pregunta si también sabe jugar al rol. Dos trage­dias se dieron la mano.
MÁS INFORMACIÓN ... Y mato porque me toca Todo lo publicado en El País sobre el caso 2008: Javier Rosado, el asesino del rol obtiene el tercer grádo 1999: Félix Martínez se rehabilita en un piso de estudiantes La de Félix, fácil de resumir: nunca tuvo hermanos, su padre ge­nético murió drogadicto y enfermo de sida cuando el niño cumplía un año, la madre mexicana, también drogadicta, conoció a su padre adoptivo cuando el chaval cursaba segundo de E.G.B. y se separaría cuatro años más tarde. Félix conocería entonces el cariño incondi­cional del nuevo padre y el desbarajuste colegial de todos los maes­tros por los que iba pasando, ya fueran de Madrid, Ibiza o La Rio­ja, según adjudicaran su estancia al lado de la madre o del padre. «Nunca hubo paz, eso no era una familia», confesaría el chico. La madre muere también de sida dos años antes del crimen y dos años después del encuentro con Javier en el campo de fútbol.
Félix, un carácter inseguro, nunca líder ni siquiera de sí mismo, lector empedernido, conoce en aquel campo a otro lector más empe­dernido, un fulano con una seguridad en sí mismo extraordinaria, alguien con frases del tipo «las mejores drogas están en la cabeza de uno», solitario, bien educado, taciturno y didáctico: Javier Rosado Calvo, vecino de Félix en una calle de Chamartín donde los pisos de cien metros cuadrados cuestan hasta 30 millones de pesetas de los años noventa. El del padre adoptivo de Félix, empleado en una empresa de máquinas tra­gaperras, era tan sólo alquilado.
Javier gritaba en las gradas varios nombres pero, para sorpresa del chiquillo, aquel tipo encorvado no sabía jugar al Rol. El chasco duró sólo un segundo, porque las palabras del otro llevaban un significado aún más atractivo y profundo que el del simple juego: eran nombres, pasajes, del gran novelista de literatura fantástica H. P. Lovecraft, el genio de principios de siglo cuyos relatos de tumbas, castillos temblorosos, sueños, monstruos y nieblas llegan cargados de frases tipo: «Los hombres de más amplio intelecto saben que no existe una verdadera distinción entre lo real y lo irreal; que todas las cosas aparecen tal como son tan sólo en virtud de los frágiles senti­dos físicos [...]». H. P. Lovecraft, la pasión confesa de Javier.
«Desde que conocí a Javier y me metió en su mundo», reconoció Félix en sus exploraciones psiquiátricas y psicológicas a raíz del cri­men, «todo cambió para mí, encontré otro tipo de pensamientos le­jos de los vulgares de cada día, cambió mi interior, me entregué a es­te tipo de filosofía que era apasionante, aún me sigue pareciendo apasionante, Javier se convirtió para mí en un ser extraordinario muy superior al hermano mayor que nunca tuve, me dejé arrastrar por él [...]. Al cabo de un tiempo llegué a hablar como él y a hacer gestos como él. Él hablaba mucho mejor que yo, mis ideas me las re­batía con facilidad [...]. Todo el mundo era estúpido para él, pero yo creo que yo para él no era estúpido».
Y Javier, la otra cara de la tragedia, encontró en Félix el público de banderita y trompeta que necesitaba su egolatría, el hermano pe­queño que tampoco tuvo, porque su único hermano, un año mayor, más fuerte, vencedor en las disputas físicas, apenas se trataba con Javier. Félix sería el discípulo predilecto de una filosofía alimentada con cuatro obras de Friedrich Nietzsche, Edgar Allan Poe o Stephen King mal mezcladas y otras tantas decenas seudoliterarias, peor di­geridas.
Durante una convalecencia por lesión en una pierna, Félix le lle­va un juego del rol y Javier aprende a jugar. Al poco tiempo el en­fermo crea Razas, un juego basado en el rol. La humanidad se di­vide en 39 razas o arquetipos que él ha inventariado basándose en personajes y nombres novelescos prestados por Lovecraft. Las razas, diría Javier, son ideas humanas llevadas al extremo. La raza 37 corresponde a los psicólogos, la 25 a las mujeres, la 22 al hombre, la 1 al bien y la 7 al mal. Cuando los psiquiatras le preguntan si jugaba al Rol, hay veces en que Javier llega a enojarse y dice que su juego era mucho más importante que el rol; era Su Obra, una «filosofía total» a la que había dedicado más de mil páginas y de la que espe­raba escribir un libro.
Hasta la noche del crimen, Javier pasa por un tipo normal, sin traumas perceptibles ni siquiera por su familia. Su padre, ingeniero industrial, solía jugar al ajedrez con él, su madre, enfermera, le sa­naba las heridas, y su hermano, compañero repetidor en tercero de Químicas, aseguraba que a Javier le bastaba con asistir a clase para aprobar.
Javier no era un joven de inteligencia superdotada, en eso coinci­den profesores y psiquiatras, pero disponía de la justa para creerse con mucha, para ganar un concurso de ajedrez en la cárcel y no disimular el orgullo o para impresionar a cuatro chavales del barrio menores que él. En los dos primeros cursos de Químicas consiguió seis aprobados, dos notables y un sobresaliente. Un expediente bueno, sin más.
Personalidad, conocimientos y edad suficiente, en cualquier caso, para erigirse en Master, líder de la banda del rol, que entre bromas y veras planeó matar la madrugada del 30 de abril a la primera víctima de lo que iba a ser una serie de crímenes. Los otros dos chava­les, Javier Hugo E. S. y Jacobo P., de 17 y 18 años respectivamente, fueron encausados por conspiración para el asesinato. A Jacobo le preguntó la policía por las normas de Razas y contestó que no había normas concretas como en el fútbol: «Se trata de sobrevivir en un mundo imaginario». Unas veces había que impedir la llegada a puerto de un barco, otras, era preciso destruir una ciudad y en al­gunas ocasiones se trataba de asesinar a alguna mujer que traicionó a su raza. Todo sobre la mesa.
Jacobo declaró que cuando Javier y Félix le llevaron al descampado donde habían eliminado a un hombre y se lo confesaron, él lo tomó como una fantasmada. Javier y Félix se vanagloriaban de aquello y lo equipararon al crimen de las setenta puñaladas, perpe­trado cerca de su barrio.
Empieza el juego
Un mes antes de la noche del 30 de abril, El País publicaba el hallazgo del cadáver de un hombre con unas setenta puñaladas y los ojos sacados. La noticia no causó otro efecto en los presuntos asesi­nos que el de animarles. A partir de ahora el tablero iba a adquirir la forma de toda la ciudad, con sus cuestas, sus descampados tene­brosos, sus personajes hundiéndose en la noche; las fichas serían pu­ñales y para moverlas vendría mejor usar guantes de látex que Ja­vier tomaría de sus clases de prácticas en la facultad; las reglas, sin límite.
Félix contó a los psiquiatras: "Yo creo que todo empezó a pla­nearlo [Javier] con decisión a raíz de un libro concreto de Lovecraft: Ciclo de aventuras oníricas de Randolph Carter, y en especial el capí­tulo "A través de la llave de plata", pasaje en el que un hombre se cansó del mundo y empezó a dedicarse a sus sueños hasta que al fi­nal estos sueños invadieron su propia realidad».
Carlos Moreno, la víctima del asesino del rol Javier Rosado. Carlos Moreno, la víctima del asesino del rol Javier Rosado. La realidad invadida puede ser la de un hombre casado como Carlos Moreno, con tres hijos y amigo de una viuda también con tres hijos, con la que había pasado la noche. Carlos visitaba desde hacía cinco años la casa de su amiga Modesta L., de 51 años, desde las diez hasta la una de la madrugada. Nunca pensó en separarse, ni Mo­desta se lo pidió, ni su mujer ni sus hijos, conscientes de la relación, lo obligaron. Los viernes Carlos salía más tarde de aquella casa y aquel viernes de abril salió a las tres. Si cobraba su nómina de 60.000 pesetas, montaba en taxi hasta la otra punta de la ciudad. Y si no, el búho, que es como se conoce en Madrid a la línea de autobuses nocturnos. La noche del crimen Carlos llevaba las 60.000 pe­setas en el bolsillo, pero optó por el autobús. Y en la parada encon­tró a los admiradores de Lovecraft dispuestos a soñar sus pesadillas.
El crimen perfecto exigía, según Henry, el psicópata de la pelícu­la Retrato de un asesino, un desconocimiento total de la víctima, ningún móvil, nada. Ya lo habían avanzado la novelista Patricia Highsmith y el director Alfred Hitchcock en Extraños en un tren: si un desconocido mata a mi esposa y yo a su madre, nadie ha de sos­pechar nada; en principio.
Así que ahí llegan los dos, Javier y Félix, en busca de una vícti­ma a la que nunca han visto. El escenario no podía ser más propi­cio. Un descampado de risco y pastizal, una casa desvencijada en medio de un llano, de esas que parecen existir sólo en días de vien­to, una luna de miedo y una parada de autobús, como un oasis sin nadie.
Para acercarse a los hechos valga el diario de Javier Rosado, un texto sin precedentes en la historia criminal de España:
«Salimos a la 1.30. Habíamos estado afilando cuchillos, preparán­donos los guantes y cambiándonos. Elegimos el lugar con precisión.»
«Yo memoricé el nombre de varias calles por si teníamos que sa­lir corriendo y en la huida teníamos que separarnos. Quedamos en que yo me abalanzaría por detrás mientras él [por Félix] le debilita­ba con el cuchillo de grandes dimensiones. Se suponía que yo era quien debía cortarle el cuello. Yo sería quien matara a la primera víctima. Era preferible atrapar a una mujer, joven y bonita (aunque esto último no era imprescindible pero sí saludable), a un viejo o a un niño. Llegamos al parque en que se debía cometer el crimen, no había absolutamente nadie. Sólo pasaron tres chicos, me pareció de­masiado peligroso empezar por ellos [...]. En la parada de autobús vimos a un hombre sentado. Era una víctima casi perfecta. Tenía ca­ra de idiota, apariencia feliz y unas orejas tapadas por un walkman.»
«Pero era un tío. Nos sentamos junto a él. Aquí la historia se tornó ca­si irreal. El tío comenzó a hablar con nosotros alegremente. Nos con­tó su vida. Nosotros le respondimos con paridas de andar por casa. Mi compañero me miró interrogativamente, pero yo me negué a ma­tarle.»
Félix no supo explicar después por qué Javier le perdonó la vida. Y el otro nunca lo contó.
«Llegó un búho y el tío se fue en él [...].»
«Una viejecita que salió a sacar la basura se nos escapó por un minuto, y dos parejitas de novios (¡maldita manía de acompañar a las mujeres a sus casas!).»
«Serían las cuatro y cuarto, a esa hora se abría la veda de los hombres [...]. Vi a un tío andar hacia la parada de autobuses. Era gordito y mayor, con cara de tonto. Se sentó en la parada.»
« [...] La víctima llevaba zapatos cutres y unos calcetines ridícu­los. Era gordito, rechoncho, con una cara de alucinado que apetecía golpeada, y una papeleta imaginaria que decía: "Quiero morir". Si hubiese sido a la 1.30 no le habría pasado nada, pero ¡así es la vida!»
«Nos plantamos ante él, sacamos los cuchillos. Él se asustó mirando el impresionante cuchillo de mi compañero. Mi compañero le mira­ba y de vez en cuando le sonreía (je, je, je).»
Félix alegó dos meses después ante la policía que se encontraba algo bebido y que le daba miedo desobedecer a su amigo.
«Le dijimos que le íbamos a registrar. ¿Le importa poner las ma­nos en la espalda?, le dije yo. Él dudó, pero mi compañero le cogió las manos y se las puso atrás. Yo comencé a enfadarme porque no le podía ver bien el cuello.»
«Me agaché para cachearle en una pésima actuación de chorizo vulgar. Entonces le dije que levantara la cabeza, lo hizo y le clavé el cuchillo en el cuello. Emitió un sonido estrangulado. Nos llamó hi­jos de puta. Yo vi que sólo le había abierto una brecha. Mi compañero ya había empezado a debilitarle el abdomen a puñaladas, pero ninguna era realmente importante. Yo tampoco acertaba a darle una buena puñalada en el cuello. Empezó a decir "no, no" una y otra vez. Me apartó de un empujón y empezó a correr. Yo corrí tras él y pude agarrarle. Le cogí por detrás e intenté seguir degollándole. Oí el desgarro de uno de mis guantes. Seguimos forcejeando y rodamos. "Tíralo al terraplén, hacia el parque, detrás de la parada de auto­bús. Allí podríamos matarle a gusto", dijo mi compañero. Al oír es­to, la presa se debatió con mucha más fuerza. Yo caí por el terraplén, quedé medio atontado por el golpe, pero mi compañero ya había ba­jado al terraplén y le seguía dando puñaladas. Le cogí por detrás pa­ra inmovilizarle y así mi compañero podía darle más puñaladas. Así lo hice. La presa redobló sus esfuerzos. Chilló un poquito más: "Jo­putas, no, no, no me matéis".»
«Ya comenzaba a molestarme el hecho de que ni moría ni se de­bilitaba, lo que me cabreaba bastante [...]. Mi compañero ya se ha­bía cansado de apuñalarle al azar [...].»
«Se me ocurrió una idea espantosa que jamás volveré a hacer y que saqué de la película Hellraiser. Cuando los cenobitas de la pelí­cula deseaban que alguien no gritara le metían los dedos en la boca. Gloriosa idea para ellos, pero qué pena, porque me mordió el pulgar. Cuando me mordió (tengo la cicatriz) le metí el dedo en el ojo [...].»
«Seguía vivo, sangraba por todos los sitios. Aquello no me impor­tó lo más mínimo. Es espantoso lo que tarda en morir un idiota [...].»
Carlos Moreno Fernández fue un idiota que trabajó desde los ocho años como aprendiz de relojero, un obrero que con el oficio más que aprendido se quedó en paro desde hacía nueve años y padeció de nervios hasta que su esposa lo colocó en la empresa de limpieza El Impecable Ibérico, probablemente un nombre estúpido también; Carlos Moreno Fernández fue un idiota que no consintió jamás la entrada de un fontanero, un albañil o un electricista en casa porque él solo se bastaba para arreglarlo todo, un hombre idiota que a fuer­za de trabajo había conseguido dinero para educar a sus tres hijos, que sabía cocinar y le encantaba cuidar flores, un hombre que huía de los televisivos «Quién sabe dónde», «Su media naranja» y «Códi­go Uno», porque le parecían «programas para marujas». Un hom­bre. Con sus aspiraciones a corto y largo plazo, sus pequeños y gran­des recuerdos, reducidos a un charco y un bulto entre las piedras.
«Vi una porquería blanquecina saliendo del abdomen y me dije: “Cómo me paso” [...].»
«A la luz de la luna contemplamos a nuestra primera víctima. Sonreímos y nos dimos la mano [...]»
«No salió información en los noticiarios, pero sí en la prensa, El País, concretamente. Decía que le habían dado seis puñaladas entre el cuello y el estómago (je, je, je). Decía también que era el segundo cadáver que se encontraba en la zona y que [el otro] tenía 70 puña­ladas (¡qué bestia es la gente!) [...]»
«¡Pobre hombre!, no merecía lo que le pasó. Fue una desgracia, ya que buscábamos adolescentes y no pobres obreros trabajadores. En fin, la vida es muy ruin. Calculo que hay un 30% de posibilida­des de que la policía me atrape. Si no es así, la próxima vez le toca­rá a una chica y lo haremos mucho mejor.»
Como no había nada que lamentar, sino todo lo contrario, la ha­zaña corrió de boca en boca entre la banda del rol. Así hasta que se enteró un amigo de ellos que se lo contó en confesión a un cura, des­pués al padre, y el padre lo puso en conocimiento de la policía.
Batallones de periodistas y psiquiatras comenzaron sus investiga­ciones. Nunca hasta este entonces se había dado en España un caso semejante.
Pascual Duarte, el genuino personaje de Camilo José Cela, co­menzó sus fecharías porque pensó que la perra le miraba mal. De un tiro la mató.
El ejecutivo rico, vacío y psicópata que protagoniza la novela del estadounidense Bret Easton Ellis narra con algunos años de antela­ción a Javier y con parecida frialdad su asesinato del mendigo: «Luego le corto el globo ocular... y él empieza a gritar cuando le cor­to la nariz en dos, lo que hace que la sangre me salpique un poco». El ejecutivo producto de la ficción contaba con el móvil filosófico de que los perdedores no cuentan en esta vida. El existencialista de El extranjero que inmortalizó Albert Camus en 1942 mató porque le atormentaba el calor, el resplandor insoportable del mar. A Javier y a Félix sólo les movió el juego.
Siete meses después del crimen, Félix Martínez, el compañero del autor del diario, declaró al psiquiatra José Cabreira, del Instituto Na­cional de Toxicología: «Después de leer todos los artículos de prensa que han hablado de nosotros, todo me parece basura periodística exagerada para distraer a la opinión pública de otras cosas más im­portantes. En particular se ha exagerado con el diario de Javier, en el que yo sé que lo que escribió estaba muy exagerado y fantaseado, es­cribió lo que él cree que pasó y en él es donde me inculpa. Además lo escribió muy deprisa, en dos o tres días, enseñándoselo luego a ami­gos comunes».
Javier también culpa a la prensa de su situación. Ninguno de los dos amigos ha hablado con rencor del otro. «Le llegué a idealizar», confesó Félix, «ése fue mi error y otro error, dejarme llevar demasiado». Para después añadir sin reparos: «Me dejé engañar, era cons­ciente de que me dejaba llevar, pero siempre aprendía algo».
Un monstruo
Félix sigue teniendo la impresión de que su amigo era un su­perdotado: «Javier es casi un inútil, alérgico, miope, con diarreas... Tiene de todo, incluso un estómago que es un caso único... Sin embargo en la parte mental es un monstruo... ».
Con un monstruo así era imposible que la policía los descubriese.
La banda confiaba en el Master, aunque no sabían que habían deja­do intactas las 60.000 pesetas en la chaqueta del idiota, con lo cual, la policía empezó a descartar el móvil del robo.
Nada más asesinarlo, Javier dedicó una ficha a Carlos con el nombre de Benito, el mismo que un profesor de Químicas. Lo dibu­jó con su bigote, con la bolsa donde guardaba su mono de trabajo, y puntuó sus cualidades: Fuerza 8, Poder 6, Carisma 4, Inteligencia 6, Tamaño 15, Voluntad 16.
Había que proseguir rellenando fichas, más cadáveres sobre la tumba del tablero, homicidios en serie, con la perseverancia de Jack el Destripador o sus secuaces anglosajones. Cuando fueron detenidos se disponían a salir de nuevo de cacería con los guantes de látex. Pe­ro a sus espaldas olvidaron una cosecha de pruebas. Restos de guan­tes en la cara del idiota, el reloj de Félix perdido en la pelea, el diario, el famoso diario en casa. Cuando la policía detuvo a Javier aún lleva­ba el dedo vendado que aseguró en el diario haberse herido al meter­lo en la boca del idiota. Se encaminaba a la casa de Félix, a veinte me­tros de la suya, con un paquete de guantes en la mano. Félix se derrotó enseguida, lo que en lenguaje policial significa ni más ni me­nos que reconoció todo. Entre sollozos declaró que el plan consistía en matar esa noche tórrida del 5 de junio a una chica y para eso los guantes. Pero Javier no se arredró ni por los agentes de la brigada de la Policía Judicial de Madrid, ni por las pruebas que le colocaban de­lante de su considerable nariz, ni por la lectura en vivo del diario.
–¡Dios mío, no puedo creer que yo haya hecho eso! Tengo la du­da de que sea verdad o ficticio.
–Si a las cuatro de la mañana –le preguntaba el policía– no esta­bas dando 20 puñaladas a un hombre, ¿qué hacías?
–Creo que estaba jugando al ordenador, no recuerdo bien. Después de los agentes llegó el batallón de psiquiatras a la cárcel.
Cada uno con sus entrevistas, con parecidas preguntas y distintas conclusiones. Si estaban locos, ningún crimen podría imputárseles; y si no, la condena sería por homicidio. Psicóticos o psicópatas, ése era el dilema.
Los psicóticos no son responsables de sus actos, los psicópatas, sí.
Los primeros se libran de cualquier condena, los segundos no. En el psicótico no existe conciencia del yo, en el otro, sí.
Los padres de Javier Rosado contrataron los servicios del profe­sor de Psiquiatría Forense de la Universidad Complutense de Ma­drid José Antonio García Andrade. El doctor se quedó extrañado de que su cliente declarase un cariño enorme por su padre, al tiempo que desconocía su edad y profesión. De la madre decía que trabaja­ba de ATS porque de vez en cuando le sanaba alguna herida.
Le confesó a García Andrade que de entre las razas, la que más le ha influido, la que más se asemeja a su persona es Cal, a quien de­finió como «un niño frágil, a veces una mujer rubia, que emana tal sufrimiento que es difícil acercarse a ella, aunque es peor cuando sonríe o tiene la cara machacada». Y aseguró: «Sin Cal yo no sería lo que soy. Con él aprendí a aprender. Lo conocí en 1988; Cal es do­lor; el bendito sufrimiento; ama los cuchillos, los objetos punzantes o cualquier cosa que pueda producir dolor, aunque lo que más le fas­cina es el dolor del alma».
De Cal aprendió Javier su simple teoría sobre la vida: «Aprender a usar el dolor es disfrutado como el placer. El dolor de los puntos de sutura que me dieron en la rodilla cuando tuve un accidente es mayor que el orgasmo con una mujer. El dolor es mejor que el pla­cer y más barato. La gente confunde al cenobita con el masoquista, pero no son lo mismo; éste disfruta siendo humillado y al someter­se, pero el cenobita disfruta al sufrir, porque con el dolor saca conocimiento. Cal dice que cometió el crimen del que se me acusa. Lo ha­ce para dañarme, para enseñarme, para causarme pena, desespera­ción, pero Cal no mata, sólo tortura».
¿Loco o actor? El 8 de octubre de 1994 le reveló a García Andra­de que el primer golpe a la víctima fue con un cuchillo pequeño de conchas naranjas. Le dio en el mentón y en la cara anterior del cue­llo y señaló el movimiento de su víctima bajando la cabeza hacia el tórax. García Andrade le hizo ver que este dato no venía en los pe­riódicos. Javier sintió miedo por primera vez, al menos, eso es lo que el forense contratado por su familia reseñó. «Estoy al borde de la lo­cura, necesito ayuda», cuenta el psiquiatra que dijo Javier, «es ver­dad, esto no venía en la prensa. Hay veces en que yo no miro, no veo, no siento, no huelo, no me fijo, no es una mente, es una máquina, tienes que hacer una cosa y la haces. Eso ocurrió».
En ese momento de la entrevista solicitó que se le sometiese al Suero de la Verdad, y se sumergió, según Andrade, en una gran an­gustia.
¿Loco o actor? Para el psiquiatra contratado por su familia, Ja­vier está loco, por tanto no se le podría imputar delito alguno. García Andrade sostiene que este chico de «inteligencia de tipo medio, con buena capacidad de abstracción y de síntesis» padece una «es­quizofrenia paranoide, además de personalidad múltiple psicótica y amnesia disociativa». Psicótico pues, sin lugar a la condena, además de esquizofrénico y con problemas de memoria.
Para el doctor, el juego no fue la causa de sus enfermedades, si­no precisamente la máscara. Dos años después del crimen, Javier se­guía jugando a Razas en la cárcel.
Pero el dictamen de García Andrade no era más, ni menos, que un estudio de parte, es decir, algo que había que contrastar necesa­riamente con otros estudios.
La titular del juzgado de instrucción número cinco de Madrid encargó otro informe a las psicólogas adscritas a la clínica médico-forense de Madrid Blanca Vázquez y Susana Esteban.
Cuando Javier les empieza a hablar de su perro Atila dice: «El pe­rro es una magnífica persona, cuando lea la prensa ya sabrá él a lo que me refiero».
Javier se declara ratón de bibliotecas, con más de 3.000 volúme­nes en su casa, y las psicólogas corroboran que el preso cuenta con cierto bagaje de cultura fantástica, pero no sabe quién es Martin Luther King, por no hablar de temas corrientes como ecología o Ter­cer Mundo, de los cuales asegura desconocer todo.
El dilema
¿Loco o actor? El informe de las psicólogas lo califica de psicópata pero... «este diagnóstico implica un trastorno de personalidad que no afecta en absoluto a su capacidad de entender y obrar [...]. El sujeto sabe lo que quiere hacer y quiere hacerlo cuando lo hace». Por tanto, susceptible de condena.
El informe de las psicólogas es bastante más duro que el del psi­quiatra contratado por la familia. Para ellas, Javier Rosado jamás se ha creído ser una de sus razas, sino que las conoce y controla a su voluntad y siempre desde una perspectiva de observador. Y conclu­yen: «Se trata de un sujeto altamente peligroso [...]. Bajo circuns­tancias favorables podría cometer cualquier crimen violento y sádi­co. Odia a la sociedad y a las personas, con las que no se siente implicado más que de forma racional. Busca activamente reconoci­miento social».
Blanca Vázquez y Susana Esteban concluyen su estudio de 21 pá­ginas el 7 de octubre de 1994. Doce días después Juan José Carras­co Gómez y Ramón Núñez Parras, especialista en psiquiatría el pri­mero y médicos forenses ambos adscritos a los juzgados de la plaza de Castilla, presentan a petición de la juez otro estudio sobre Javier de 51 páginas. Ambos análisis, el de ellas y el de ellos, se habían efectuado de forma paralela a petición de la juez y de eso se queja­rían por escrito Carrasco y Núñez al entender que «los retests practi­cados en fechas cercanas pierden fiabilidad».
Unos y otras se encierran con el preso, visitan a sus familiares, analizan sus escritos y, al emitir sus dictámenes, se contradicen. Ca­rrasco y Núñez sostienen que cualquiera de las múltiples personali­dades de Javier «pueden tomar el control absoluto de la conducta». O sea, exento de penas.
Aunque también hacen reseñar los doctores que tanto su madre como su hermano mayor no habían observado antes del crimen nin­gún comportamiento en Javier sospechoso de tratamiento psiquiátrico. Ni alteraciones de memoria, ni manifestaciones de las distintas personalidades, ni soliloquios. Siempre fue muy estudioso, introver­tido y lector infatigable. Nunca pensaron que precisase de psicólogos, aunque una vez en la cárcel comenzaron a verle con trastornos serios en sus visitas.
En una de sus entrevistas los dos psiquiatras llegan a plantearse si Javier actúa en plan estratega, porque alguna vez les había ad­vertido que durante su estancia en prisión iba a resucitar a Wul, el estratega que estaba adormecido, para defenderse así de funciona­rios, médicos y otros presos.
Tras varias horas de entrevistas con el recluso y su familia, tras consultar las más de 1.000 páginas que Javier escribió sobre su jue­go, además de bibliografía y jurisprudencia sobre personalidad múltiple en Estados Unidos, Carrasco y Núñez concluyen que sus tras­tornos no están buscados conscientemente como coartada porque sería muy difícil de simular un cuadro clínico de tanta riqueza, ex­presividad y contenidos. Resumen: enajenación mental completa. En cuanto a las posibilidades de cura, «no existe ninguna cuya indica­ción sea garantía de una evolución favorable».
Sin embargo, Javier Saavedra, el abogado de la familia de la víc­tima, asesorado por psiquiatras especialistas en casos de múltiple personalidad, sostiene que Javier es un psicópata dueño de todos sus actos. «Si hubiera encontrado junto a la víctima a un guardia civil, un psicótico habría cometido el crimen igualmente, pero Javier Ro­sado, no: él discernía el peligro. El psicótico puede ver perturbados sus sentidos afectivos, pero no es frío como el psicópata.»
Carlos Fernández Junquito, médico psiquiatra del Hospital Ge­neral Penitenciario, vio a Javier como una persona con la afectivi­dad prácticamente abolida. «Cierto día, estando presente en la en­trevista la psicóloga de la Unidad, le dijo: "Puede usted quedarse, es como el teléfono".»
Pero el psiquiatra Fernández Junquito le diagnosticó el 18 de oc­tubre de 1994, en el informe más breve de los tres elaborados, es­quizofrenia paranoide, algo que desecharon otros doctores.
Para el letrado Saavedra, Javier Rosado no sólo está exento de cualquier tipo de esquizofrenia sino que se trata de un psicópata res­ponsable y consciente de todo lo que hizo: «El lenguaje del psicópa­ta es estructurado, racional y lógico, como el de Javier; los psicópatas_ son seres racionales, muy manipuladores, engañan mucho, ambicio­nan el poder y para ello se valen del lenguaje, mientras que el psi­cótico pasa del poder. En el momento en que lo cogieron no es un psicótico, aunque después haya desarrollado una psicosis».
Javier se consideró impotente ante los psiquiatras para saber si él había cometido el crimen. Aseguró que si intentara averiguarlo se podía declarar dentro de su cabeza una guerra civil entre las razas, como la que sufrió con 17 años: «Hubo una rebelión en COU que fue la guerra de los Maras... fue cuando tuve el desengaño amoroso, mi depresión, Mara contra Fasein». Para investigar sobre aquel cri­men dijo que tendría que atravesar pasillos de su cerebro muy peli­grosos, porque hay razas que no dejan pasar a nadie por allí.
El 22 de junio de 1994 Javier salió esposado de la cárcel de Val­demoro para que lo examinara en los calabozos de la plaza de Cas­tilla un forense. En el trayecto del furgón a la cárcel, un redactor de El País le preguntó:
–Javier, ¿te arrepientes de lo que has hecho?
–Yo no he hecho nada –contestó con la cabeza gacha para eludir las fotos–, yo no he hecho nada.
Uno de los guardias civiles que lo custodiaban le levantó la cabe­za agarrándolo por la nuca y le dijo:
– ¿Que no has hecho nada, cabrón?
En la cárcel, algunos presos mucho más fornidos que él le respe­tan y le temen por el halo de inteligencia que le ha otorgado la pren­sa y sus partidas de ajedrez.
Pero su compañero Félix fue a parar a un pabellón de adultos donde los otros presos, en un alarde de originalidad, lo han bautiza­do con el alias de Niño.
Los psiquiatras Carrasco Gómez y Núñez Parra señalan que a pe­sar de todo Félix seguía admirando a Javier y se mostraba interesa­do por lo nuevo que podía estar escribiendo su amigo en prisión sobre Razas. «Ahora seguro que utiliza la raza 17, Wul, y la 18, la serpiente de lengua bífida, que intenta convencer haciendo daño a otros, implicar a otros para salvarse él mismo ... y es posible que Fa­sein pueda cortarse los dedos, Fasein es el que se automutila, que aprende con el sufrimiento, que se va cortando los dedos y va apren­diendo ... »
Félix a veces también duda de su personalidad: «No estoy seguro de haberlo hecho... pero quizás no fuera yo en ese momento... esta­ba muy identificado con Javier... me he metido en un lío... [sollozos], de una broma de matar a alguien nunca pensé que fuera a suceder lo que sucedió».
Mientras esperaban la sentencia del juez, Javier seguía jugando a sus Razas, inventando alguna de ellas basada en la persona de un policía que le interrogó, y Félix se entretenía con poemas como este que escribió antes del crimen:
Quiero romper las cadenas de la muerte
y volar por estepas infinitas
con un caballo de alas marchitas
cantando con el grito de un demente.
Pasarán estaciones pequeñitas
en el ritmo incesante de mi mente
con mi amargo recuerdo tan caliente
soñarán las mujeres más bonitas.
Mas te recuerdo y en mi memoria gritas.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2016.12.21 20:36 felipustero LAS GUERRAS RECIENTES Y EL PAPEL DE LOS INTELECTUALES.

Por: JOSE R. CERVERA GRAU
La clave de la importancia de retomar el debate (o la ruptura) que se produjo dentro de las corrientes de “izquierda” por la posición de algunos intelectuales en el asunto de la guerra de Libia y de Siria, me la proporcionó el propio Carlos Taibo con su manifiesta incomodidad al tratar de este asunto en una de sus charlas sobre decrecentismo. Aunque Taibo en este tema siempre ha mantenido cierto perfil bajo en contraste con Alba Rico, veamos lo injustificado de su enfado en el “affaire” de la guerra de Libia y de Siria cuando se le intenta relacionar en su toma de posición con la del otro filósofo.
Hay un manifiesto sobre Libia que fue suscrito por Carlos Taibo y muchos otros intelectuales en Abril del 2011, en el que aunque es cierto que cuestiona la guerra humanitaria; resulta que por otra parte se piden cosas que dejan un tanto en evidencia las competencias académicas de los firmantes en materia del derecho internacional y de conocimiento en la metodología sobre cual es el “procedimiento habitual” para esa petición de “expulsar del poder” a Gadafi. La perla del texto es la que recomienda, como un modo de efectuar el recambio de gobierno en Libia, que se podría “reconocer a los rebeldes”:
http://blogs.publico.es/altermundista/424/manifiesto-sobre-la-intervencion-humanitaria-en-libia/
En efecto, han sido conocidos y reconocidos por sus hazañas estos “rebeldes”…..menos por los que abogaron por ellos que han quedado en silencio salvo para….volver a apoyarlos en Siria:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=138712
En ese otro manifiesto sobre Siria, redactado por Santiago Alba Rico y cuyo contenido comparten todos los firmantes entre los que se encuentra Carlos Taibo, el delirio mayúsculo está contenido en esta apreciación. : “…no hay indicio alguno que permita conjeturar sobre una inducción exterior de las protestas”. Afirmar justo lo contrario hubiese sido quedarse corto, cómo ahora constatamos y entonces ya sabíamos.
No se trata de empañar el prestigio intelectual y libertario de nadie, pero hay necesidad de dudar sobre los criterios de los que generan opiniones vistos los resultados: El problema de estas deducciones erróneas, mejor dicho, de las conjeturas transmutadas en dato objetivo por el prestigio del emisor, es que si provienen de personas con ascendencia sobre otras, generan criterio en los demás….y resultados tangibles en la dificultad de actuación en las personas concienciadas de manera habitual contra la guerra. Por esos mismos resultados físicos y morales de estas guerras sabemos de los peligros de las opiniones no contrastadas sobre hechos objetivos. Uno de estos peligros, es este silencio atronador en el campo que siempre fue antibelicista respecto de la claridad de ideas con la que se movilizó todo el mundo contra la guerra de Irak, mientras las analogías inevitables (pretextos) entre todos estos recientes asesinatos en masa de Irak, Libia y Siria, son mayores cada día que pasa.
Un artífice de la guerra de Irak cómo el señor Tony Blair pide ahora disculpas, no por los miles de muertos ocasionados por esta carnicería, sino por los “errores” de estrategia, de “inteligencia” y por la contribución de ésta al surgimiento del Estado Islámico. Sabemos en que consiste esa petición de perdón, ni hay arrepentimiento real por los asesinatos en masa ni hay propósito de enmienda. También sabemos que hay que ir con cuidado en estos temas devenidos siempre en intoxicación informativa, puesto que relegar la existencia del estado Islámico sólo al hecho de su supuesta creación a partir de exmilitares iraquies, sólo sirve para despistar, echar balones fuera ahora que se han visto al descubierto con la intervención de Rusia contra sus mercenarios en Siria; y sale a la luz quién los creó en realidad, quién los ha apoyado, quienes los conforman en su gran mayoría y de qué manera tan burda no han sido combatidos en absoluto, al contrario, son y han sido apoyados por Occidente y sus títeres contra el gobierno y el pueblo sirio desde hace cuatro años.
Sería bueno también que los intelectuales de la revolución pendiente por delegación, que vieron revolucionarios idealistas dónde era evidente que había otra cosa, y luego siguieron contribuyendo al deformado discurso mediático del poder en el caso sirio, pidiesen también disculpas por sus “errores” de “inteligencia”. Al igual que Tony Blair ve en el origen del Estado Islámico los “errores” cometidos en su carnicería de Irak, estos intelectuales deberían de comenzar a pedir disculpas por haber repetido los “errores” en su reconocimiento de “rebeldes”, en Libia y a continuación en Siria.
Por el hecho de estar inmersos en una sociedad más alienada que nunca, es todavía más destructivo que determinadas opiniones en base al criterio de una especie de aura intelectual infalible y que es indiscutible de por si; el que ésta se enseñoree desde el supuesto pensamiento crítico con ese pequeño pero indispensable grupo de jóvenes que se atreven a pensar y que quieren actuar. Estas apreciaciones erróneas de ciertos intelectuales tienen su reflejo práctico en la falta de respuesta en estas dos últimas guerras cruciales, decisivas en el tránsito hacia formas superiores de exterminio, dónde se subcontrata la guerra a través de mercenarios, guerras de cuarta generación en Libia con un control mediático modélico, puesto que se ve auspiciado por las propias ONG occidentales y las malversadas buenas intenciones de la parte de población que las apoyan. Todo esto mientras no sólo contamos con la manipulación externa por omisión y tergiversación, sino que a través de un mecanismo de censura interior protofascista, nos anticipamos a la propia represión externa que ya se va configurando.
Los “errores” tuvieron su correlato en la vida y en la muerte de muchos. Hay modulaciones de ello ahora que releemos aquellos artículos y manifiestos que colaboraron en crear un estado de opinión favorable o indiferente hacia una guerra igual de perversa que la de Irak. Ya dijimos que con la guerra de Irak, al menos se articuló una respuesta mundial, movilizaciones enormes, inéditas…que atemorizaron a los generadores de muerte. Todavía no estaba implementado del todo el control férreo del pensamiento a través de las nuevas tecnologías y todavía existían resquicios para otras versiones informativas de lo que acontecía sobre el terreno. En el caso de la guerra de Libia trabajaron con astucia los centros de control social, le dieron forma humana a la masacre, y hasta fomentaron un discurso de “izquierdas” que apoyaría a las “primaveras árabes” desde la ensoñación revolucionaria. La pulsión de conciencias desde el “buenismo” les dio resultados impensables, mejores de los previstos, ante una desmovilización vergonzosa. Venía inscrito en este éxito y en nuestro silencio que el “modus operandi” libio pedía a gritos su repetición en Siria.
Tenemos por delante esa lucha por la paz, contra la guerra neocolonial. Este es el único ecumenismo posible, que lejos de dividir, une….no es expectativa juvenil (casi todas las corrientes políticas en boga son en su gran mayoría de expectación y de espectadores), es una realidad que si el activismo contra la guerra de Irak unió a millones de seres humanos de todas las edades y condición en todo el mundo, ahora puede seguir haciéndolo. Tanto el decrecentismo distópico cómo la socialdemocracia mediática parecen diseñadas para los jóvenes. Incluso me atrevería a afirmar que ambas y en apariencia disonantes corrientes, son coincidentes en ser un modo de dilapidación de la energía transformadora de estos jóvenes que ahí queda empantanada y esterilizada; sin poder ser operativa allí dónde la demanda de este tiempo más lo requiere: El antibelicismo. La lucha contra la guerra sin embargo fue y será intergeneracional. No nos promete más tiempo para hacer el amor, ni trabajar menos, ni nos asegura un “estado de bienestar”; pero permite hacer moralmente lo único correcto en este tiempo: Asegurar la vida humana sobre la tierra. Esto no aparece por ninguna parte mediante una respuesta uniforme y colectiva desde las distintas corrientes ideológicas diseñadas para jóvenes inquietos.
Uno de los principales filósofos marxistas, Domenico Losurdo, apunta en la dirección correcta cuando nos habla de la izquierda ausente y del riesgo de guerra, en esta entrevista:
http://domenicolosurdo.blogspot.com.es/2015/10/le-guerre-prossime-venture-unintervista.html
Citamos estas palabras de Losurdo en la entrevista:
“Hoy asistimos a una guerra neocolonial que algunos países de Occidente han desencadenado, que ha devenido en la destrucción de países como Irak, Libia o Siria. Analistas, investigadores y periodistas hablan ya de que nos encontramos en el preludio de otra guerra de gran envergadura. Es decir, que nos hallamos en una situación próxima a la de una gran crisis histórica: de un lado, el desmantelamiento del Estado social liberal, la austeridad, la penuria y del otro, los conflictos bélicos en curso de los que puede surgir otra guerra a gran escala”.
Retomando a Gramsci en este asunto del activismo contra la guerra, Losurdo declara:
“Él (Gramsci) habla de la necesidad de construir un “bloque histórico” del que formara parte no solamente el proletariado sino también aquellas fuerzas populares interesadas en rebasar esta situación llena de peligros. Creo hoy en la necesidad de erigir un nuevo bloque histórico que una a las fuerzas populares, que en Occidente se hallan golpeadas por el paro, el endurecimiento de las condiciones de vida y la pobreza, así como los pueblos del Tercer Mundo que luchan por el desarrollo y contra las ambiciones neocoloniales del Occidente liberal. Deberá combatir contra la creciente polarización social y contra quienes acarician la ilusión de resolver los graves problemas mediante las guerras neocoloniales u otra de mucha mayor envergadura”.
Ese Tercer Mundo que de forma interesada apenas aparece en los discursos del decrecentismo distópico ni en la socialdemocracia mediática, tan pendientes de su ombligo; y menos todavía, en unión al primer mundo, en esta tarea histórica de conjurar en común los peligros principales y evidentes.
Restarle importancia a los riesgos de guerras generalizadas o de una guerra nuclear, entra en extraña contradicción con el núcleo milenarista de las ideas sobre el colapso maltusiano que mantiene Taibo con su teoría del decrecimiento. ¿Podemos desaparecer por sobrexplotación de los recursos y no por una guerra nuclear?. ¿Es más importante la profecía autocumplida del colapso por sobrexplotación de los recursos que el hecho del colapso en si mismo por motivos distintos?. Taibo no ignora los peligros de un neofascismo producto histórico habitual de situaciones cómo la presente, no desconoce que la guerra imperialista es la manifestación emergente, el verdadero colapso de la civilización, fruto de esos bienes “escasos”….para aquellos que los ambicionan todos. ¿Se traduce esta profecía del colapso en una denuncia de la guerra neocolonial concreta durante las charlas de Taibo por toda nuestra geografía en locales juveniles, centros libertarios, en debates, libros, artículos?….Es extraño: No. Si algo está fuera del pensamiento débil de la época, es precisamente la cuestión de la guerra de rapiña anglosajona y la del necesario frente común de la población occidental y de los países del Tercer mundo contra ésta. Un hecho que chirría por pura ausencia. Si sale a relucir, siempre es en equivalencia y equiparación respecto de la actitud defensiva de Rusia. Por mucho que busco no encuentro en Taibo esa inclusión en su noción de colapso del riesgo de guerras generalizadas o de guerra nuclear. De hecho, su parábola del padre de familia diligente que actúa siempre ante la mínima sospecha de riesgo y que ciñe al ámbito medioambiental y de sobrexplotación de los recursos; no es aplicable a si mismo en su condición paternal de promotor de la idea de colapso, cuando el riesgo a considerar es bélico.
Mantener que entre los bloques la similitud de sistemas capitalistas interconectados hace muy difícil una confrontación armada, es ignorar de manera deliberada la historia. ¿Qué fue la Segunda Guerra Mundial en su correlación y colusión con otros países capitalistas desde la Alemania de entonces, sino una carnicería inimaginable pero cierta?.
La omisión del papel belicista principal del bloque hegemónico en lo militar y de los riesgos que supone para el mundo esta agresiva conducta repetida hasta la saciedad, ampliamente documentada en millones de muertos desde la segunda guerra mundial; ¿qué garantías absolutas ofrece de que aquí no pasará nada puesto que hay “líneas rojas que no pueden de ser traspasadas”?. Taibo en sus reflexiones y juicios sobre Rusia, desde los clichés de su discurso en esta cuestión, equipara en el imaginario colectivo la voracidad belicista occidental con la actitud defensiva de este país, y que no va inscrita en su condición o no de estado socialista; sino que tiene que ver con la supervivencia, ante la amenaza latente de agresión de las potencias occidentales que quieren hacerse con sus vastos recursos. Y esto es ajeno a las condiciones de similitud o diferencia entre las clases dominantes presentes en los gobiernos de los distintos estados: La Alemania nazi compartía sistema económico y relaciones de explotación con muchos países también capitalistas y eso no fue un inconveniente para “traspasar la línea roja” de la guerra de invasión y el saqueo.
Lo que más me confunde es que estoy seguro que entre los intelectuales con predicamento entre jóvenes inquietos, lo que podemos saber el común de los mortales, para ellos es una evidencia todavía mayor. Sus libros y escritos forman y conforman la conciencia de miles de jóvenes en facultades y universidades, en las lecturas que recomiendan otros profesores dado el prestigio alcanzado. Saben quienes pusieron los muertos para derrotar al nazismo y saben de dónde son los muertos que provoca el imperialismo neocolonial, saben de los 50 millones de muertos desde la segunda guerra mundial ocasionados casi en exclusiva por el bando o banda anglosajona en sus aventuras imperiales . El criterio marxista elemental aquel de “¿a quién beneficia?”, para a partir de ahí tirar del ovillo hasta los responsables evidentes del mal, algo tan simple, les falla y nos falla cada vez más a menudo.
Sin embargo, en las cuestiones de la admisión del “error” reconozco estar de acuerdo con Taibo en su apreciación genérica de que las ciencias sociales no son ciencias. Si lo fueran, gozarían de la humildad habitual en los científicos, capaces de asumir sus equivocaciones si la testaruda realidad u otra teoría verificada echa por tierra su paradigma.
En la tierra de nadie de la doble negación (Ni OTAN, ni Gadafi), quedaron a salvo o eso creen los autores intelectuales de ese ninismo, los supuestos juicios puros y ecuánimes de sus teorías equiparativas entre bloques, dictaduras e imperialismos; pero la realidad es que los seres humanos de carne y hueso son los que quedaban atrapados entre el sofisma e indefensos ante la guerra de agresión, sin el apoyo habitual de la mayoría de organizaciones de izquierda occidentales y de los jóvenes antibelicistas. Sin embargo, en América Latina tuvieron las cosas muy claras desde el principio, ni más ni menos que del mismo modo que toda la población mundial respecto de la guerra de Irak en su día.
Y en esta parálisis antibélica estamos todavía: Lo más parecido a la verdadera solidaridad internacionalista del no a la guerra, es una caridad hacia los refugiados que desvirtúa esa solidaridad y retroalimenta las agresiones bélicas; puesto que siempre estarán los bienintencionados occidentales incapaces de parar la máquina de guerra occidental, pero siempre dispuestos a través de sus ONG a poner las vendas en las heridas que infligen sus gobiernos. Para ganar alguna revolución, primero tenemos que parar la guerra, evitarla. Y esta victoria sobre el belicismo será el primer acto revolucionario contemporáneo, la plasmación valiente de la única solidaridad real hacia todos los oprimidos de la Tierra.
Hasta Putin, ese denostado y supuesto hombre de paja de oligarcas rusos en los clichés de los medios de comunicación occidentales y también concebido de este modo en las teorías equiparativas y equidistantes entre bloques con independencia de su voracidad y beligerancia, ha optado por un mensaje alternativo al de la confrontación. Tiene propuestas este “Che Guevara del siglo XXI” , tal y cómo lo denomina Taibo de manera mordaz hacia quienes vemos, en realidad sin falsas expectativas revolucionarias (esas expectativas han sido el “error” de otros); un factor de equilibrio mundial en su actuación. “Aquí o nos salvamos todos o no se salva nadie”, afirma Taibo de manera formal y obviando la guerra. En el mensaje de Putin si que se implementa la condición de la supervivencia de todos, puesto que es el modo de asegurar la de Rusia. Si que reconoce los vientos de guerra y ve ese peligro de colapso concretado en ellos. Ha sido en la Conferencia de Sochi de hace unos días sobre “La guerra y la paz en el siglo XXI: El ser humano, el estado y la amenaza de un gran conflicto en el siglo XXI””, donde Putin ha planteado lo que muchos intelectuales no mencionan: Las armas nucleares no permiten un ganador en un conflicto global, la existencia de una guerra mediática de acoso a Rusia en la que tantos intelectuales participan, el trato de EE.UU. a sus socios cómo el de amo/vasallo, el apoyo a mercenarios para cambiar a través de una violencia bárbara los gobiernos que no son del agrado de Occidente, etc…También ha dicho eso que queda tan bien de que “o nos salvamos todos o no se salva nadie”, pero el resto de sus declaraciones, y hasta el título mismo de la conferencia, hace pensar que en este caso si se cree la sentencia. Ya sabemos que siguiendo la consigna de Serrano Suñer, una gran parte de la intelectualidad tiene la tarea asignada de repetir hasta la saciedad aquello de que “Rusia es culpable”. Pero ahora mismo la resistencia a esos planes hegemónicos que proviene de Rusia es la que hace albergar alguna esperanza en un mundo multipolar y por lo tanto no sometido al dictado de los ejemplares gobiernos democráticos occidentales, de altos valores sobre el papel untado en sangre.
En relación a esos valores ilustrados con pretensión de universales, alguien tendrá que explicar cómo y de qué manera los principios democráticos formales y de los derechos humanos, que en la práctica niegan los gobernantes dentro y sobre todo fuera de sus fronteras, tienen luego como principales valedores a cierta intelectualidad; esa que reniega dentro de su país de estos principios burgueses por tramposos e insuficientes y sin embargo luego se atreven a exigir como un salvoconducto, e incluso por encima del derecho a la vida, su estricto cumplimiento en otras latitudes. Por lo general, en aquellos países con gobiernos que no son del agrado del poder occidental.
Sería bueno que la izquierda ausente (Losurdo dixit) empezase a comparecer en este asunto que tanto le atañe, incluso aunque no haya intelectualidad que la respalde; por razones de su propia supervivencia y de la de los demás. La Internacional del siglo XXI es esta lucha final, la que debe reunir a todo el género humano, incluso sin vínculo ético: Sólo el biólogico de ese compartido instinto ciego de la mera supervivencia.
http://www.ojosparalapaz.com/las-guerras-recientes-y-el-papel-de-los-intelectuales/
submitted by felipustero to podemos [link] [comments]


2016.06.22 08:18 EDUARDOMOLINA Ignacio Escolar. Periodismo es pedir cuentas al poder. La prensa impresa en España hace años que está muy lejos de la sociedad española. Hay un tipo de periodismo que cree que su papel es mandar, en vez de fiscalizar a los que mandan.

http://www.eldiario.es/escolaPeriodismo-pedir-cuentas-poder_6_529207111.html
"Cuando me ofrecieron participar en este foro me dieron varias fechas a elegir: en junio, en julio o en septiembre. Escogí esta semana, en la recta final de la campaña electoral, siendo muy consciente de que era la peor para los políticos y que por tanto la asistencia a mi conferencia se iba resentir, que no podría presumir en la sala de muchos altos cargos del Gobierno o de la oposición, esos nombres que dan relumbrón a estos encuentros.
Agradezco a los políticos que, a pesar de la campaña, han querido venir. Espero que el rato os merezca la pena. Pero creo que uno de los problemas que ha tenido la prensa española en las últimas décadas ha sido precisamente este: la enorme cercanía al poder político y su distancia cada día mayor de los lectores; de la sociedad a la que nos debemos y a la que informamos.
Marty Baron, el actual director del Washington Post, y hoy uno de los directores de periódicos más de moda –es uno de los protagonistas de la película Spotlight– tiene una definición sobre mi oficio que a mí me gusta especialmente. “Periodismo es pedir cuentas al poder”. Es una buena definición porque es breve y porque es directa. Porque se entiende, y que te entiendan es parte vital de mi oficio.
En esta charla hoy yo también quiero ser breve y directo, para que se me entienda. No pienso callarme nada. Y quiero hablar de periodismo. Como decimos en eldiario.es, de periodismo a pesar de todo.
Mi oficio no ha tenido una edad de oro en España. No lo fueron los años 40, 50 y 60, las décadas en la que los grandes diarios europeos multiplicaron sus tiradas y se consolidaron. Aquí eso no pasó, porque en esos años el periodismo en España estaba sometido a la censura.
Fueron mucho mejores para la prensa española la década de los 70 y los 80, el periodismo de la transición. Es en esos años y después, en los 90, cuando el periodismo español sin duda florece y vive sus mejores años. Yo aprendí a leer con esos periódicos, con el diario El País, fundamentalmente, que ha sido con mucha diferencia el mejor periódico jamás publicado en España; la institución periodística española más sólida, veraz y creíble de todas las que ha creado mi oficio en este país. Un diario en el que hoy no me reconozco.
En la transición, nacen las mejores virtudes del periodismo en España, pero también sus principales defectos; unos vicios que entonces eran sobradamente compensados con las ventajas de aquella prensa pero que, con los años, se van haciendo más grandes. A todos nos pasa: la edad suele agravar nuestros defectos. A veces compensa la experiencia que ganas con los años. En otras ocasiones, se confunde la sabiduría con la soberbia.
El pecado original de ese periodismo de los años 70 y 80 –insisto, tan exitoso– está en su enorme cercanía con el poder político y económico. En ausencia de una sociedad civil organizada, durante la Transición, la prensa ocupó un lugar mayor del que le correspondía y se articuló como un poder más, no como un contrapoder.
Ahí nace ese periodismo que cree que su papel es mandar, en vez de fiscalizar a los que mandan. Que concibe el periodismo como otra manera de hacer política sin pasar por las urnas y sin asumir después las responsabilidades. Que piensa que nuestro trabajo consiste en quitar y poner presidentes, ministros o líderes de la oposición. Que presume de “responsabilidad de Estado”, mientras trata a los ciudadanos como si fueran menores de edad.
Yo no creo en esa prensa. La función del periodismo es informar, no mandar. Nuestros clientes son los lectores, no las élites políticas o económicas. Nuestros valores, por nobles que sean, no pueden estar por delante del valor fundamental para la prensa: el del respeto por la verdad.
Los debates profesionales sobre la objetividad, la honestidad, el rigor… están muy bien. Pero la norma más básica de mi oficio aparece ya en uno de los códigos éticos más antiguos que existen, en los diez mandamientos. El octavo: No mentirás.
Hace unos días, la Universidad de Oxford y el Instituto Reuters publicaron su último informe anual sobre el periodismo en el mundo. En la edición anterior, la prensa española aparecía como la menos creíble de los once países analizados en Europa. En esta edición, los resultados no son tan catastróficos y sitúan a la prensa española en la media europea: mejor que la griega, la turca o la italiana; peor que la alemana, la holandesa o la inglesa.
Sin embargo, cuando se bucea en los cuadros de este informe del Instituto Reuters aparecen algunos datos muy reveladores. El más llamativo: que existe en España una enorme brecha generacional también en la confianza de la prensa. Cuanto más mayores son los lectores, más se fían de la prensa. Cuanto más jóvenes, menos confianza nos otorgan. Y entre los españoles menores de 45 años, y especialmente entre los menores de 35, la credibilidad de la prensa se hunde. Casi el 70% de los jóvenes no confía en los medios de comunicación españoles. Y si los jóvenes no creen en la prensa, ¿qué futuro le espera a la prensa?
Este sesgo de edad coincide con otra brecha generacional hoy muy presente: la que existe entre los votantes españoles. La división entre nueva y vieja política está muy presente en el CIS y en todas las encuestas. Por debajo de 40 años, según las encuestas, es difícil encontrar a votantes del PP y del PSOE. Por encima de 50, apenas hay votantes de Podemos y Ciudadanos.
No creo que esto sea una coincidencia. A la prensa en papel española, a sus cabeceras históricas, les ha pasado algo muy similar a lo que le ha ocurrido a la política tradicional en España. No han querido darse cuenta de que la sociedad española estaba cambiando mucho más rápido que ellos. Se han creído que bastaba con ignorar esa realidad en sus portadas para que España no cambiase. Es un truco que tal vez funcionase antes, pero que ahora ya no cuela porque la prensa ha perdido el monopolio de la opinión pública. La realidad ya no es solo aquello que publican los periódicos.
La prensa impresa en España hace años que está muy lejos de la sociedad española. Un noruego que intentase analizar este país en función de lo que publican en papel los diarios no entendería absolutamente nada, porque la distancia entre lo que se publica y lo que pasa no puede ser mayor. ¿Cómo explicar que en este país, que en el CIS se declara sociológicamente de izquierdas tenga una prensa impresa que se mueve entre la derecha monárquica, la derecha liberal, la derecha clerical y el centro izquierda muy muy moderado? ¿Qué lee toda la gente que ha hecho de Manuela Carmena alcaldesa de Madrid –y me refiero no solo a los votantes de Ahora Madrid, también a los del PSOE, que apoya a Carmena en el Ayuntamiento?
La gran mayoría de la prensa española ha ignorado la noticia política más importante de la última década en España: la del fin del bipartidismo. Pasó por delante de sus narices y ni la olieron.
La prensa cerró sus ojos a la crisis del sistema político y económico español. No supo adelantarse a la aparición de nuevos actores políticos ni creía que el sistema necesitaba reformas profundas hasta que tuvo que rendirse a la evidencia.
En la interpretación más benevolente (para la prensa), se puede decir que no se dio cuenta de lo que estaba pasando por error, por incompetencia. En el peor, y más probable, lo que les pasó fue otra cosa. Que no quisieron hablar de estos temas porque a sus editores no les gustan.
Y la razón por la que a sus editores no les gustan estos temas es porque la crisis económica de la prensa de los últimos años se ha transformado en otra crisis mucho peor: En una pérdida vital de independencia que después ha provocado una crisis de credibilidad, especialmente entre los lectores del futuro.
Decía Jesús Polanco que la mejor garantía de la independencia de un medio de comunicación residía en su cuenta de resultados. En sus beneficios. Tenía toda la razón, y por eso cuando las pérdidas han entrado por la puerta de muchos periódicos, su independencia ha saltado por la ventana.
Cuando una empresa que pierde dinero cada año sigue abierta, hay que preguntarse quién paga esa fiesta y por qué. Más aún si es un sector que cae un 15% en ventas cada año y que todos los pronósticos dan por finiquitado: que no es una empresa que aguante porque confíe en que la situación vaya a mejorar con los años. Esto es lo que pasa con muchos periódicos en España, que siguen saliendo cada día a pesar de que pierden dinero cada día.
Si los periódicos fabricasen tornillos en vez de opinión pública, gran parte de ellos ya estarían cerrados. No lo están porque fabricar opinión pública tiene unos beneficios indirectos que van mucho más allá de la cuenta de resultados de los propios medios.
Cuando un diario está en pérdidas y sigue saliendo cada día, su beneficio hay que buscarlo otro lado. En la influencia política que consigue su dueño, y que rentabiliza por otra vía: con una recalificación, con una adjudicación pública, con una licencia de radio o de televisión, con otro tipo de favores de los poderes políticos. Cuando un diario está en pérdidas y sigue en el kiosco, sus lectores ya no son los clientes. Sus lectores son la mercancía y ese diario ya no es un negocio de periodismo. Es un negocio de propaganda o, en el mejor de los casos, un negocio de relaciones públicas.
No conozco un solo periódico en el mundo que no se califique a sí mismo como “independiente”. No hay nadie que confiese ser “el diario al servicio de la banca” o “el periódico a sueldo del Gobierno”. Pero hay varios indicadores para medir el grado de independencia de un medio de comunicación.
El primero ya lo he dicho: su rentabilidad. Sus beneficios. Cuando un diario entra en pérdidas, su capacidad para soportar las presiones se debilita enormemente.
El segundo está en su propiedad. En qué intereses empresariales ajenos a la información tengan sus dueños. Es difícil que un periódico editado por un constructor que está pendiente de una recalificación sea independiente. Es improbable también que ser independiente sea su objetivo.
Les pongo un ejemplo, que conozco bien. El de mi ciudad: Burgos. Hay dos periódicos en papel. Uno es de un constructor, condenado por corrupción urbanística y que está entre los promotores del famoso bulevar de Gamonal que levantó a todo el barrio en su contra. El otro es de otro constructor, un imputado en la Gürtel. Ambos son rivales en Burgos pero socios en la televisión autonómica de Castilla y León, que paga el Gobierno de la Junta, en manos del PP.
Esa es la independencia de los medios de mi ciudad natal y no se distingue mucho a lo que pasa en otras ciudades.
El tercer indicador de la indepedencia de un medio de comunicación está en su modelo de ingresos. En cómo se financia. Por ejemplo, es muy difícil que un periódico que obtiene más de la mitad de sus ingresos de instituciones públicas gobernadas por tal o cual partido sea independiente. Quien paga manda, o así lo entienden gran parte de los administradores del sector público, que consideran que la publicidad institucional es su cortijo.
La publicidad institucional en España, la forma en que se ha gestionado, se ha convertido en una de las mayores amenazas a la independencia de la prensa. Se reparte de forma opaca y arbitraria, como se demuestra cada vez que se publican datos concretos.
Hace poco se publicaron algunos, sobre el reparto de la publicidad institucional del Canal de Isabel II durante los gobiernos de Esperanza Aguirre e Ignacio González, esos supuestos “liberales” que gestionaron el dinero público con criterios completamente intervencionistas.
El Canal, una empresa pública, se gastó en la última década 55 millones de euros en publicidad, que se repartió a dedo entre los medios afines al aguirrismo. A ver si se creen que la buena prensa de Esperanza Aguirre salía gratis.
Por poner un ejemplo: el desconocido portal de información Nuevatelevisión.com se llevó medio millón de euros del Canal. En el mismo periodo, elconfidencial.com , el líder de la prensa digital en España, obtuvo 60.000 euros y eldiario.es apenas 7.000 euros en tres años.
Entenderán estas cifras mejor si les explico que el desconocido diario digital Nuevatelevisión.com fue fundado por el exsecretario de Comunicación de José María Aznar, Miguel Ángel Rodríguez. Mamandurrias.
Además, de la rentabilidad, de la propiedad y de los ingresos, Y el cuarto indicador que sirve para medir tu independencia está en las deudas. En cuánto dinero debes y a quién se lo debes.
La deuda es clave para explicar la situación de muchos de los grupos de medios españoles que, en los años buenos, como le pasó a muchas otras empresas españolas, se endeudaron hasta la camisa. Y cuando la burbuja del crédito barato estalló, han visto cómo su independencia estallaba con ella. Hoy la banca, a través de la deuda, es el principal editor de prensa en España. Y es difícil que un periódico en manos del sector financiero pueda pedir cuentas al poder, como decía Marty Baron. Por poner un ejemplo más concreto: que El País diese una cobertura tan superflua sobre la lista Falciani o que no publicase prácticamente nada de los SwissLeaks se entiende mejor cuando explicas que el banco suizo HSBC era uno de los principales acreedores del grupo Prisa, y que después, a través de la deuda, se ha convertido en uno de sus principales accionistas.
Cuatro indicadores: la rentabilidad, la propiedad, el modelo de ingresos y la deuda. La independencia se resume en cuatro preguntas. ¿Eres rentable? ¿Quién es tu dueño? ¿Quién te paga? ¿A quién le debes dinero?
En eldiario.es presumimos de independencia porque podemos contestar a estas cuatro preguntas con la cabeza bien alta.
Somos un medio rentable desde hace ya tres años, y aún no hemos cumplido cuatro años desde nuestra fundación, en septiembre de 2012. En este tiempo, nos hemos cambiado cuatro veces de oficina.
Empezamos en un ‘coworking’ en Gran Vía 16, en una mesa de 4 personas. De ahí saltamos a Gran Vía 55, a un pequeño piso de 70 metros cuadrados desde donde lanzamos eldiario.es en septiembre de 2012. Entonces éramos solo 12 personas.
En septiembre de 2013, nos mudamos a Gran Vía 60, a una oficina de algo más de 200 metros cuadrados en la que llegamos a ser 24 personas; nos mudamos cuando estábamos a punto de incumplir la legislación laboral porque ya no cabíamos.
Desde el verano pasado estamos en el Palacio de la Prensa de Madrid, en Gran Vía 46. En una redacción de más de 600 metros cuadrados frente a la plaza de Callao donde ya estamos a punto de llegar a los 60 trabajadores. Además, contamos con otros 40 periodistas repartidos entre 13 ediciones autonómicas que están asociadas con eldiario.es.
Seguimos contratando periodistas, programadores, diseñadores, realizadores... porque somos rentables. Porque nos hemos convertido en uno de los diez diarios escritos (que no impresos) de información general más leídos en España. Según el último informe de Reuters que antes citaba, somos la séptima web de información más seguida, por detrás de El País, El Mundo, Antena 3, 20 Minutos, El Confidencial y Marca. Es una posición similar a la que nos da Comscore, que en las últimas olas nos certifica entre 5 y 6 millones de lectores mensuales.
Somos un medio leído y también influyente. Logramos unos datos de audiencia tan altos a pesar de que no tenemos secciones dedicadas al “corazón” o a los vídeos de gatitos. Nuestro menú informativo no hace concesiones a la audiencia a cualquier precio. Esto también se nota en redes sociales, donde somos prescriptores. En las anteriores elecciones generales, un estudio nos situó como el medio de comunicación más tuiteado por los candidatos de los principales partidos.
¿Quién es nuestro dueño? En nuestro caso, la propia redacción. Yo no solo soy el director de eldiario.es. También soy su consejero delegado y principal accionista. Y cuando me siento cada mañana, a las 10:30, con mis subdirectores y redactores jefes, que muchos de ellos también son accionistas, en esa reunión no solo está representada la redacción, sino también la mayoría de las acciones de Diario de Prensa Digital SL. El resto de los accionistas –muchos de ellos están en esta sala– son nuestros compañeros en la gestión administrativa de eldiario.es –como el presidente José Sanclemente o el gerente, Juan Checa– y algunos amigos, como Enric Lloveras y Daniel Bilbao. O mi madre. Ni nosotros ni nuestra empresa editora tenemos más ambición que sacar adelante un diario con la máxima independencia posible. No tenemos otro interés que servir a nuestros lectores. Somos unos periodistas que creemos en nuestro oficio, que creemos en nuestra labor con la sociedad y que queremos cumplir con nuestro trabajo de la forma más profesional e independiente posible.
¿Quién nos paga? En gran medida, nuestros lectores. eldiario.es se financia por publicidad y con la ayuda de nuestros socios, suscriptores que pagan 60 euros al año para garantizar nuestra independencia. Hoy ya tenemos casi 19.000 socios y son todos suscriptores de verdad: no hay ventas en bloque a empresas. Son todo lectores que, uno a uno, se han sumado a nuestro proyecto porque saben que son cruciales para mantener nuestra independencia.
En total, nuestros socios nos aportan casi un 40% de nuestros ingresos. El resto viene de la publicidad. Sin embargo, nuestros lectores son nuestro primer cliente porque ninguno de nuestros anunciantes, ni siquiera los más grandes, nos aporta ni la mitad de la mitad que todos nuestros socios juntos. Mandan los lectores porque pagan los lectores.
¿Y a quien le debemos dinero? A nadie. Hemos conseguido lanzar eldiario.es y colocarlo entre los principales diarios españoles sin deber un solo euro. No tenemos ningún crédito y tampoco debemos favores inconfesables a ningún poder político ni a ningún partido. El porcentaje de nuestros ingresos que viene del sector público no llega al 5%. Probablemente porque no somos muy cómodos a quienes gestionan el sector público.
Pero nuestra independencia no solo se demuestra en la teoría. También en la práctica, con nuestras exclusivas. Porque en eldiario.es publicamos cada día noticias que hoy no se pueden leer en otros medios.
Eldiario.es fue el medio que destapó el escándalo de las tarjetas black. No es que fuésemos los primeros en publicarlo. Es que sin nosotros hoy no estarían imputados Miguel Blesa, Rodrigo Rato y todos los demás consejeros black en la Audiencia Nacional.
En diciembre de 2013, publicamos un correo del secretario del consejo de Caja Madrid donde detallaba los sueldos de los consejeros y explicaba que, además de las dietas, existían unas tarjetas “black a efectos fiscales”. Casi ningún medio se hizo eco de nuestra exclusiva, pero en la actual Bankia sí prestaron mucha atención a esa noticia. Como ellos mismos han explicado, a partir de la noticia de eldiario.es iniciaron una auditoría interna, encontraron las tarjetas black y enviaron toda la información a la Fiscalía Anticorrupción. Por eso llegó a la Audiencia Nacional y sin eldiario.es, y si nuestros socios, hoy Rodrigo Rato, Miguel Blesa y otros tantos no se enfrentarían a acusaciones de cárcel por apropiación indebida.
Estoy convencido de que el efecto de esta investigación periodística va mucho más allá de Caja Madrid o su consejo. Creo que cada vez que la prensa publica un asunto, así, en algún sitio hay un corrupto en potencia que se lo piensa dos veces antes de abusar del dinero público, pagando un masaje con final feliz a costa de los contribuyentes. Nuestro lema es “periodismo a pesar de todo” pero también podría ser “periodismo para cambiar las cosas”. Porque de verdad creo que la función social del periodismo es ésta: fiscalizar a los poderes y combatir sus abusos. Sin prensa independiente, es imposible que los malos comportamientos tengan consecuencias y que la democracia funcione.
Cuando publicamos las Black, casi nadie nos hizo caso. Nos pasa mucho. En las últimas semanas estamos publicando varias informaciones sobre fraude fiscal en España, los papeles de la Castellana. Es una filtración de documentos que recibimos a través del buzón seguro Fíltrala.org y que llevamos meses investigando
Con los Papeles de la Castellana, estamos contando a diario muchos datos concretos del fraude fiscal en España. A diferencia de los papeles de Panamá, aquí damos números y porcentajes: las ridículos cifras que pagaron ante Hacienda muchas de las grandes fortunas por legalizar sus fortunas ocultas en paraísos fiscales. No habrán leído casi nada de estas noticias en ningún diario impreso. Para ellos no es noticia.
Hace unas semanas, sí logramos tomar el kiosco casi al completo. Contamos en primicia que varios importantes futbolistas estaban implicados en el caso Torbe, acusados por dos testigos protegidas a las que la policía da una gran veracidad. Al día siguiente, el Marca, el AS, el Mundo Deportivo, el Sport, el ABC y La Razón abrieron su portada con nuestra noticia. Es la primera vez que nos pasa y es un poco frustrante. Con las black, o con los papeles de la Castellana, no nos citaron tanto.
El éxito de eldiario.es no solo se basa en la independencia y la información propia. También estamos experimentando con nuevas narrativas, nuevos soportes o nuevos formatos. Con un canal de Telegram. Con periodismo de datos.
eldiario.es nació como un pequeño medio minoritario independiente, valiente y combativo. Vamos a seguir siendo independientes, valientes y combativos. Vamos a seguir siendo incómodos, pero no vamos a ser minoritarios. Ya no lo somos.
En los últimos meses, nos hemos aliado con el mejor diario del mundo, The Guardian, para poner en marcha una sección de internacional, que era uno de nuestras tareas pendientes. También somos ejemplo de innovación para Google. El modelo de eldiario.es ha sido seleccionado entre cientos de proyectos europeos y financiarán parte de la tecnología que desarrollaremos para conectar mejor con nuestra audiencia, con esos cómplices que creen en el mismo periodismo que nosotros.
Queremos que eldiario.es sea aún más leído, aún más potente, aún más influyente. Que sea un periódico que sobreviva a sus fundadores.
Estamos lejos de los presupuestos de los grandes medios pero vamos a ser uno de ellos manteniendo los mismos valores, los mismos principios con los que nacimos.
En eldiario.es cada día somos más pero somos los mismos, y nuestro compromiso con los lectores sigue siendo idéntico al del primer día. Buscando en la hemeroteca, he encontrado esta primera declaración editorial que hicimos hace casi cuatro años, en septiembre de 2012.
“Somos un grupo de periodistas con ganas de seguir intentándolo”, decía aquel texto. “Nos mueve la ambición de comprar nuestra libertad, reivindicar nuestro oficio, ser dueños de la redacción en la que trabajamos y garantizar así que la línea editorial sea independiente y no responda a intereses ocultos”.
“Creemos en un periodismo riguroso, independiente y también honesto. Estamos con la libertad, con la justicia, con la solidaridad, con el progreso sostenible de la sociedad y con el interés general de los ciudadanos. Defendemos los derechos humanos, la igualdad y una democracia mejor, más transparente y más abierta”.
Sigue siendo así. Defendemos unos valores pero no a ninguna sigla, a ningún partido. Somos unos locos convencidos de que nuestro trabajo sirve para algo, que sirve para cambiar las cosas, para mejorar la sociedad, para pedir cuentas al poder. Creemos en el periodismo, en el periodismo a pesar de todo."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.05.28 12:09 ShaunaDorothy Contra la ofensiva oscurantista de la iglesia y el PAN: ¡Aborto libre y gratuito! (Verano de 2007)

https://archive.is/zWVHG
Espartaco No. 28 Verano de 2007
¡Ninguna ilusión en AMLO y el PRD burgués! ¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
El 24 de abril, la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, dominada por el PRD, aprobó cambiar los códigos legales de la ciudad para permitir el aborto a quien lo solicite, un derecho democrático elemental, durante las primeras doce semanas del embarazo. Esto da al Distrito Federal no sólo las leyes sobre el aborto más liberales de América Latina fuera de Cuba y Puerto Rico, sino que, al proporcionarlo gratuitamente a los residentes de la ciudad en los hospitales públicos, hace al aborto mucho más accesible que en EE.UU. y la mayor parte de Europa. Algunos investigadores estiman que las complicaciones en abortos ilegales, que han matado a unas mil 500 mexicanas cada año, representan la principal causa de muerte para mujeres entre 15 y 39 años de edad en América Latina y el Caribe. La reforma del aborto es una conquista importante para todas las mujeres, pero tendrá un impacto particular en la vida de las obreras, las pobres y las jóvenes que no tenían los medios para obtener abortos seguros viajando a otros países o pagando un elevado precio para obtener uno ilegalmente en instalaciones decentes. Sin embargo, la ley incluye penas de tres a seis meses de prisión para las mujeres que reciban un aborto después de las primeras doce semanas, y de uno a tres años de prisión a quienes lo practiquen. Nosotros decimos: ¡Abajo todas las penas! ¡Aborto libre y gratuito en todo México! ¡Abajo el límite de doce semanas!
Como comunistas revolucionarios, el Grupo Espartaquista de México, sección de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista), apoya esta reforma y toda conquista obtenida para las mujeres, sin importar cuán parcial sea. El 19 de abril, la Juventud Espartaquista llevó a cabo un mitin en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM llamando por “¡Aborto libre y gratuito! ¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!”, uno de los muy pocos eventos izquierdistas en favor de los derechos de aborto llevados a cabo en la universidad esta primavera. Nuestros camaradas explicaron la perspectiva marxista para acabar con la opresión de la mujer, llamaron a los estudiantes y obreros a movilizarse en apoyo de la reforma del aborto y advirtieron contra las ilusiones en el PRD.
La destrucción de la URSS, el primero y más poderoso estado obrero del mundo, ha traído una ofensiva global contra los estándares de vida y los derechos democráticos elementales de la clase obrera y los oprimidos, así como un clima ideológico dominado por la creencia generalizada en la “muerte del comunismo” y un resurgimiento del fanatismo religioso. Donde existen los derechos de aborto, como en EE.UU. —gobernado por la pandilla de fanáticos religiosos de Bush—, han estado bajo ataque constante tanto por parte de los republicanos como de los demócratas; cada vez es más difícil obtener un aborto, especialmente para las mujeres pobres.
México no ha sido, por supuesto, una excepción a esta ofensiva burguesa, con dos décadas de políticas antiobreras neoliberales que han devastado el nivel de vida de la clase obrera. Además, durante los últimos siete años, el gobierno del PAN ha combinado sus políticas privatizadoras y abiertamente a favor de los imperialistas estadounidenses con la ideología derechista religiosa. Recientemente, el país ha sido sacudido por huelgas poderosas y combativas, así como por movilizaciones masivas de la clase obrera, los pobres y los oprimidos por la satisfacción de sus necesidades más apremiantes y en defensa de conquistas ganadas a través de fuertes luchas. La burguesía misma está altamente polarizada, y la diferenciación se da respecto a cuestiones sociales tanto como económicas. El PRD nacionalista burgués de López Obrador trata de cooptar y desactivar el descontento obrero mediante concesiones. Es en este contexto que se ha dado la reforma del aborto, originalmente redactada por el PRI y aprobada gracias al apoyo del PRD.
El aborto, que da a las mujeres cierto control sobre la decisión de tener hijos o no, es una cuestión política explosiva. En México, con la segunda población católica más grande del mundo después de Brasil, la medieval Iglesia Católica ha desempeñado un papel político cada vez mayor, especialmente desde que Vicente Fox del PAN asumió la presidencia en el año 2000. Desde el momento en que fue propuesta, la reforma ha ocasionado un indignado tumulto entre las fuerzas oscurantistas y derechistas que alientan a las capas más violentamente atrasadas de la población y representan una amenaza mortal a las mujeres, los izquierdistas, los obreros, los homosexuales y los indígenas. El gobierno del PAN y la Iglesia Católica unieron fuerzas en una campaña reaccionaria y antimujer contra la propuesta. Despotricaron desde los púlpitos de la televisión nacional, curas y monjas se manifestaron por las calles de la Ciudad de México y el mismísimo Vaticano lanzó risibles amenazas de excomunión. Después de que la Asamblea Legislativa aprobó la reforma, hubo un ataque renovado, ahora con la grotescamente mal llamada Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la Procuraduría General de la República (PGR) como punta de lanza para desafiar la nueva ley como anticonstitucional, ¡con la PGR argumentando que un embrión es sujeto de derecho! Nosotros decimos: ¡Por la separación de la iglesia y el estado!
Al apoyar esta reforma, no otorgamos ninguna confianza en absoluto al PRD ni al PRI, partidos del capital tanto como el PAN. Las reformas bajo el capitalismo no sólo son parciales sino también reversibles. La opresión de la mujer es un componente necesario del capitalismo, y no puede ser desenraizado mediante reformas sino sólo a través del derrocamiento revolucionario del sistema de explotación basado en la propiedad privada. Luchamos por construir un partido proletario leninista-trotskista para dirigir la lucha por una revolución socialista que comenzaría a sentar la base para la genuina emancipación de la mujer junto con la emancipación de la clase obrera y de todos los oprimidos.
La base material de la opresión de la mujer
Los marxistas consideramos que la institución de la familia, un componente necesario del régimen de la propiedad privada, es la principal fuente de la opresión especial de la mujer. La familia no es una institución inmutable y sempiterna, sino una relación social sujeta al cambio histórico. En la antigua sociedad de cazadores-recolectores existía la igualdad entre hombres y mujeres, donde la necesaria división del trabajo, basada en el papel de la mujer de procrear hijos, no involucraba subordinación alguna con base en el sexo, y el linaje se trazaba por la línea materna. En su obra clásica El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado (1884), Friedrich Engels (usando información disponible en aquel entonces) trazó el origen de la institución de la familia y del estado a la división de la sociedad en clases. El desarrollo de la tecnología —la agricultura, la metalurgia, la domesticación de los animales y otros avances revolucionarios— permitieron la existencia de un excedente allende lo necesario para la subsistencia mínima que caracterizaba a las sociedades de cazadores-recolectores, haciendo posible la existencia de una clase dominante ociosa. El estado surgió para asegurar el dominio de esa clase por la fuerza. La centralidad de la familia fluyó de su papel en la herencia de la propiedad sobre la línea paterna, que requirió la monogamia sexual de la mujer y su subordinación social. Engels describe la victoria de la propiedad privada sobre la propiedad comunal natural primitiva como “la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo”.
La sociedad capitalista está dividida en dos clases principales: la burguesía, que posee los medios de producción, y el proletariado, que vende su fuerza de trabajo para crear la riqueza y mantener a la sociedad funcionando. Para las masas obreras y los pobres, que no tienen riqueza alguna que legar a las nuevas generaciones, la familia sirve para alimentar y vestir a los obreros y criar a la siguiente generación. Engels señala: “La familia individual moderna se funda en la esclavitud doméstica franca o más o menos disimulada de la mujer, y la sociedad moderna es una masa cuyas moléculas son las familias individuales.” Aún hoy la institución de la familia desempeña un papel económico y social, y ésa es la base de la opresión de la mujer. Así, la lucha por la liberación de la mujer es una parte estratégica de la lucha por el socialismo y sólo puede llevarse a cabo mediante la revolución socialista.
Nuestra perspectiva no es la redivisión de las tareas domésticas dentro de la familia, sino la transferencia del trabajo doméstico entero a la esfera pública. Para liberar a la mujer, la institución de la familia como unidad económica de la sociedad no puede ser abolida, sino que ha de ser remplazada, con cocinas, guarderías y lavanderías comunales. La dictadura del proletariado, en la medida en que tenga suficientes recursos a su disposición, inmediatamente cambiará la condición concreta de la mujer en particular, más allá de los efectos liberadores generales de la revolución, y mucho más allá de hacer a la mujer y el hombre iguales ante la ley.
La opresión de la mujer no se reduce a una cuestión de ideología atrasada y la negación de derechos democráticos. La ideología machista es propagada para justificar la opresión económica y la subyugación concretas de la mujer. El aborto es restringido para afianzar la institución de la familia, cuyo papel social, junto con otras instituciones como la iglesia, es enseñar el respeto a la autoridad, actuar como una fuerza conservadora, controlar a la población (especialmente a la juventud) e imponer una moralidad que proscribe cualquier cosa que se desvíe del ideal de la familia —desde las relaciones sexuales premaritales hasta las homosexuales—. La sexualidad juvenil, aunque algunos no quieran admitirlo, es un hecho biológico. Las adolescentes se embarazarán y necesitarán abortos. ¡Por anticonceptivos y aborto libres y gratuitos! ¡Abajo los requisitos de consentimiento paterno! ¡Plenos derechos democráticos para los homosexuales! Nos oponemos a las leyes sobre la edad de consentimiento a través de las cuales el estado capitalista dicta a qué edad uno (típicamente la mujer) puede o no decidir tener relaciones sexuales. Estamos contra las leyes contra “crímenes sin víctimas”, como las relaciones sexuales consensuales, la pornografía y el uso de drogas.
En México, donde la mitad de la población vive en la pobreza incluso según cifras oficiales, la influencia embrutecedora de la familia adquiere una importancia aun mayor como un medio de supervivencia económica, especialmente para jóvenes adultos que no pueden conseguir un empleo decente, para los ancianos que tratan de sobrevivir con una pensión miserable —si es que la tienen— y para las mujeres que se ven forzadas a permanecer en matrimonios pese a su voluntad por la simple razón de que no podrían sobrevivir por sí solas, especialmente si tienen hijos. ¡Por guarderías gratuitas las 24 horas!
La mujer y la revolución permanente en México
En toda sociedad, el grado de la emancipación de la mujer es un indicador preciso de la emancipación general. Muchos aspectos de la naturaleza antimujer de la sociedad mexicana son conocidos en todo el mundo. Ciudad Juárez es tristemente célebre por los cientos de asesinatos de obreras; las víctimas son generalmente jóvenes y a menudo mutiladas sexualmente. En marzo, Ernestina Ascencio, una indígena de 73 años de edad, fue violada y matada por elementos del Ejército Mexicano en Veracruz, ¡y Calderón tuvo el descaro de declarar que había muerto de gastritis! La policía abusó sexualmente y violó a mujeres arrestadas durante la brutal ocupación del pueblo de Atenco en mayo de 2006.
Pero gran parte de las espantosas condiciones de la mujer en México no llegan a los encabezados porque son simplemente cosa de todos los días. La violencia contra la mujer ocurre en el 60 por ciento de los hogares. La discriminación abierta en las contrataciones es la norma. Las mujeres usualmente son relegadas a los trabajos más repetitivos y peligrosos de la industria, especialmente en las maquiladoras, son sometidas a procedimientos degradantes como pruebas de embarazo regulares y ganan menos que los hombres por el mismo trabajo. Al mismo tiempo, al integrarse a la industria, las mujeres obtienen cierta independencia económica y se han convertido en un componente poderoso y vibrante del proletariado. Nosotros decimos: ¡Salario igual por trabajo igual! ¡Sindicalizar a los no sindicalizados!
Las condiciones de la mujer indígena son particularmente brutales y degradantes, con la intersección de mayor pobreza y tradiciones atrasadas. En algunas regiones, ¡todavía se vende a las jóvenes en matrimonio! En algunos casos las mujeres no hablan a hombres que no pertenecen a la familia. Las mujeres indígenas típicamente viven en hogares campesinos pobres o en asentamientos urbanos miserables. El 34.5 por ciento de los hogares en municipios indígenas no tiene agua entubada y el 21.1 por ciento no tiene electricidad. La tasa de analfabetismo para las mujeres a partir de los quince años de edad que viven en hogares indígenas es un asombroso 32.2 por ciento, mientras que para los hombres es el 19.4 por ciento, y en hogares no indígenas es de 6.7 por ciento, con una mínima diferenciación entre sexos.
Especialmente en el Distrito Federal y otros grandes centros urbanos, un sector importante de la población, que viene principalmente de la pequeña burguesía, no hace suya la ideología fundamentalista católica del PAN. Encuestas recientes muestran que, a diferencia de lo que sucede a nivel nacional, son más los que apoyan la reforma que los que se oponen (aunque por un margen pequeño). En manifestaciones sindicales y del PRD, si bien algunos rechazan nuestro periódico cuando señalamos nuestra posición sobre el aborto, otros —especialmente estudiantes y jóvenes obreras— lo adquieren precisamente por esa posición. Encontramos una receptividad particularmente buena entre las enfermeras, probablemente bien enteradas de las consecuencias de los abortos ilegales, quienes se movilizaron contra el desmantelamiento del seguro social. En mayo, en una refrescante muestra de irreverencia, una gran parte de las 20 mil personas desnudas que posaban para la fotografía de Spencer Tunick en el Zócalo —justo enfrente de la Catedral Metropolitana en una mañana de domingo— corearon “¡Norberto Rivera, el pueblo se te encuera!”
Este sector socialmente más liberal representa una base importante de apoyo al PRD, y es a él que este partido apela a través de la reforma del aborto, las sociedades de convivencia (generalmente entendidas como matrimonios homosexuales) y las propuestas de legalizar la prostitución. Pero las ilusiones en el PRD como amigo de los trabajadores y de los oprimidos son suicidas. La clase capitalista en su conjunto, independientemente de sus posturas coyunturales, se opone al acceso gratuito y libre al aborto sin restricciones porque les da a las mujeres cierta libertad respecto a la subordinación total a la estructura familiar. Está en el interés de la clase obrera retomar la lucha contra la opresión de la mujer en contraposición a la burguesía.
El México neocolonial es un país de desarrollo desigual y combinado, donde los métodos más modernos de producción capitalista coexisten con los métodos agrícolas más arcaicos y la ausencia casi total de infraestructura, particular pero no exclusivamente en el campo. Un obstáculo fundamental para hacer realidad el aborto libre y gratuito, no sólo en la Ciudad de México sino a lo largo y ancho del país, es la escasez de instalaciones de atención médica de calidad y personal capacitado, ahora agravada por los ataques del gobierno federal del PAN al seguro social. Nosotros decimos: ¡Abajo la “reforma” al seguro social! ¡Atención médica gratuita y de calidad para todos!
Los recursos materiales para la plena integración de la mujer en el proceso productivo, para empezar a sentar la base de la emancipación de la mujer, para liberar a los campesinos y los indígenas de sus ancestrales miseria, aislamiento e ignorancia, simplemente no existen y no pueden obtenerse sino a través de una revolución socialista que se extienda internacionalmente. En nuestra lucha por la revolución socialista, nos guiamos por la perspectiva de la revolución permanente formulada por León Trotsky. En la época imperialista, las tareas asociadas con las revoluciones democrático-burguesas (como la Revolución Francesa de 1789), tales como la emancipación nacional, la revolución agraria y la democracia política, sólo pueden ser llevadas a cabo mediante la dictadura del proletariado apoyada por el campesinado y los pobres urbanos. Así, las aspiraciones democráticas de las masas —desde el derecho al voto (que fue pisoteado por el intento de desafuero contra López Obrador y el fraude electoral) hasta la igualdad legal de la mujer— son fuerzas motrices de la revolución socialista. Para México, el derrocamiento de la brutal burguesía imperialista estadounidense por parte de la poderosa clase obrera multirracial al norte del Río Bravo será una cuestión urgente de vida o muerte. ¡Por lucha de clases conjunta en EE.UU. y México!
El PRD procura conducir estas justas aspiraciones al callejón sin salida de la política capitalista, apenas velada con los harapos de la democracia burguesa. A través de la ideología nacionalista burguesa, también procura borrar la división de la sociedad en clases, impulsando la mentira de que todos los mexicanos deben “mantenerse unidos” por el bien del país. Esto es un vil engaño. No sólo son los intereses del proletariado y de la burguesía irreconciliables, sino que, además, las débiles burguesías tercermundistas están inextricablemente atadas a sus amos imperialistas y son totalmente incapaces de romper con ellos para desempeñar cualquier papel revolucionario. En el mejor de los casos, procuran renegociar los términos de su propia subordinación a los imperialistas y, en el proceso, desactivar las luchas del poderoso proletariado. Cuando la ideología nacionalista no basta, el PRD no duda en desatar la fuerza represiva entera del estado capitalista, como lo ha hecho tantas veces en el pasado.
La Revolución Rusa señaló el camino a la liberación de la mujer
La revolución permanente de Trotsky fue vindicada en la práctica por la Revolución Rusa. En octubre de 1917, los bolcheviques de Lenin y Trotsky dirigieron a la clase obrera al poder mediante una revolución socialista en el atrasado y abrumadoramente campesino imperio zarista, derrocando el capitalismo y estableciendo la dictadura del proletariado sobre la base de la propiedad colectiva. La economía —ya no centrada en la producción de ganancias— se administraba bajo la democracia obrera a través de los soviets, o consejos, de diputados obreros, soldados y campesinos. La Revolución Rusa dio pasos importantes hacia los objetivos liberadores del comunismo. Representó enormes conquistas para todos los oprimidos y especialmente para la mujer. La Rusia soviética legalizó el aborto y decretó leyes que hacían del matrimonio y el divorcio simples procedimientos civiles, aboliendo la categoría de “ilegitimidad” de los hijos y toda discriminación contra los homosexuales.
El estado dio pasos hacia el remplazo de la esclavitud doméstica de la mujer mediante el establecimiento de comedores, lavanderías y guarderías para permitir a todas las mujeres ingresar al empleo productivo. Estas medidas minaron la institución de la familia y señalaron el camino hacia la liberación de la mujer. Tras la revolución, la ya de por sí atrasada economía fue aún más devastada brutalmente por la Guerra Civil —incluyendo la invasión por parte de catorce potencias capitalistas—. La joven república soviética simplemente carecía de los recursos materiales para remplazar el papel económico de la familia y alcanzar la liberación de la mujer.
Las condiciones de pobreza extrema y aislamiento de la Rusia soviética, debidas a la derrota de oportunidades revolucionarias para extender el poder obrero a Europa Occidental, especialmente a Alemania en 1918 y de nuevo en 1923, dieron pie al ascenso de la casta burocrática dirigida por Stalin, que usurpó el poder político de la clase obrera en 1923-24 y traicionó el propósito revolucionario del Partido Bolchevique y la Internacional Comunista de Lenin y Trotsky. La burocracia estalinista convirtió el aislamiento de la Unión Soviética de una profunda derrota a una “victoria” retórica con la doctrina nacionalista y antimarxista del “socialismo en un solo país”. Similarmente, la nueva casta gobernante, en lugar de reconocer la incapacidad material del país de establecer relaciones socialistas, recogió los pedazos de la familia burguesa y la declaró el fundamento sagrado del “socialismo triunfante”, justificando así el revocamiento de muchas conquistas para las mujeres.
La usurpación estalinista del poder constituyó una contrarrevolución política y no social, y transformó a la URSS en un estado obrero burocráticamente degenerado. Mediante su economía colectivizada y planificada, la URSS mantuvo las conquistas fundamentales de la Revolución de Octubre que, a pesar de la mala administración burocrática, condujeron a la transformación de la Unión Soviética en una potencia económica y militar capaz de hacer un contrapeso al imperialismo estadounidense. Hace dos décadas, la URSS tenía guarderías financiadas por el estado, las mujeres tenían plenos derechos de aborto, acceso a una amplia gama de oficios y profesiones y un alto grado de igualdad económica con sus compañeros hombres. En suma, la mujer tenía un estatus que en muchos aspectos era mucho más avanzado que en las sociedades capitalistas actuales. Luchamos hasta en las últimas barricadas por la defensa militar incondicional de la Unión Soviética y los estados obreros burocráticamente deformados de Europa Oriental contra el ataque imperialista y la contrarrevolución interna, y llamábamos por revoluciones políticas proletarias para echar a las burocracias estalinistas y regresar al camino de Lenin y Trotsky.
La Unión Soviética, rodeada y golpeada por los imperialistas durante siete décadas, minada y finalmente vendida por los herederos de Stalin, fue destruida por la contrarrevolución capitalista en 1991-92, devastando la economía, lanzando a grandes masas a la calle en busca de medios de subsistencia —con las mujeres y los niños como las primeras víctimas de la contrarrevolución— y estimulando sangrientas guerras fratricidas entre los antiguos pueblos soviéticos. La destrucción final de la Unión Soviética condicionó un profundo retroceso en la conciencia del proletariado. El nuestro es el primer periodo desde la Comuna de París de 1871 en el que el grueso de los obreros en lucha no identifica sus sentidas necesidades inmediatas con los ideales y el programa de la revolución socialista.
¡Por un partido de vanguardia leninista-trotskista, el tribuno del pueblo!
Al carecer el proletariado de interés alguno en la preservación del orden burgués, su misión histórica es la emancipación universal. Sin embargo, en toda sociedad la ideología dominante es la ideología de la clase dominante. En los países de desarrollo capitalista atrasado, la aguda degradación de la mujer está profundamente enraizada en la “tradición” precapitalista y el oscurantismo religioso. El grueso del proletariado mexicano hoy día está imbuido en la ideología machista, el racismo antiindígena y antinegro y el antisemitismo, que los capitalistas usan para mantener a la clase obrera dividida e inconsciente de su poder social e intereses históricos.
Un partido leninista-trotskista de vanguardia —el instrumento fundamental para dirigir a la clase obrera en una revolución socialista— sólo puede forjarse en la lucha contra la influencia de la ideología burguesa. Luchamos por que la clase obrera retome la lucha por los derechos de la mujer y se erija como el caudillo de todos los oprimidos como una parte esencial de la batalla contra el capitalismo. No tenemos ilusiones en que esta tarea será fácil, pero es la única manera de liberar a la humanidad de las cadenas de la explotación y la opresión. La victoria del proletariado a escala mundial pondría una abundancia material inimaginable al servicio de las necesidades humanas, sentaría la base para la eliminación de las clases sociales y la erradicación de la desigualdad social basada en el sexo, la abolición del significado social de raza, nacionalidad o etnia. Por primera vez, la humanidad tomará las riendas de la historia y controlará su propia creación, la sociedad, liberando el potencial humano a un nivel nunca antes imaginado e impulsando una ola monumental de avance de la civilización.
Como los bolcheviques antes que nosotros, rechazamos el concepto degradante, abrazado por gran parte de la seudoizquierda mexicana, de que la liberación de la mujer es “trabajo de mujeres”; es una parte integral de nuestro programa, por la que lucha nuestra organización internacional entera. En tajante contraste, la izquierda se adapta a la sociedad machista y a menudo se regodea en repugnantes muestras de ideología burguesa atrasada. En nuestro mitin del 19 de abril polemizamos en contra de la práctica común de activistas de usar epítetos misóginos y homófobos como insultos contra funcionarios de gobierno o reaccionarios derechistas. Nuestra denuncia pública de esta práctica por parte del colectivo estudiantil de la UNAM, Rebeldía, entre otros, le puso furioso. En una reacción más violenta, un miembro de la seudotrotskista Liga de Trabajadores por el Socialismo-Contracorriente (LTS-CC) atacó físicamente a uno de nuestros camaradas que denunció su uso de un vil epíteto homófobo en la manifestación en Tlatelolco conmemorando el 2 de Octubre en 2001 (ver volante de la Juventud Espartaquista “La LTS conmemora la masacre de Tlatelolco con epítetos antihomosexuales y puñetazos para los comunistas”, octubre de 2001).
El populismo radical del EZLN: Ninguna respuesta para los oprimidos
Muchos jóvenes que sienten indignación ante la horrible opresión de los indígenas miran hacia los zapatistas en busca de dirección, pero no obtendrán de ellos la liberación de la mujer ni cualquier cosa que se parezca a una revolución. Cuando surgió el EZ en 1994, explícitamente rechazó la lucha por la revolución proletaria y Marcos regularmente rechaza el legado de Lenin. Su “Ley Revolucionaria de Mujeres” de 1993 afirma una serie de derechos democráticos elementales para las mujeres, pero según la propia opinión de los zapatistas durante su encuentro en Oventik en diciembre de 2006, publicada en su sitio de internet oficial, “no hay una política sobre el aborto en el territorio zapatista”. No es pues de sorprender que Marcos haya mantenido un conspicuo silencio en el calor de la presente polarización. El programa del EZLN está enteramente circunscrito en los marcos del capitalismo y la democracia burguesa; está por reformas, como una nueva constitución, sin tocar el régimen de la propiedad privada, que es la base de la opresión de la mujer. Los zapatistas son simplemente otra manifestación del nacionalismo populista tradicional latinoamericano con una cierta base entre el campesinado; necesariamente y a pesar de sus críticas coyunturales al PRD, se mantiene en la órbita de este partido.
La idealización de la cultura y la economía campesinas tradicionales, como en el caso de los “Caracoles” zapatistas, significa idealizar la miseria y el atraso y retener la estructura familiar. Para el campesinado, la familia es la unidad económica de la agricultura a pequeña escala. Los intereses de clase de los campesinos se basan en la propiedad privada de la tierra y el campesinado es incapaz de reorganizar la economía sobre una base colectivista. Su influencia conservadora sólo puede ser vencida mediante la dirección de los obreros que participan en la producción socializada en la industria.
Lo que se necesita para poner fin a la miseria de los indígenas y el campesinado en general es la introducción de tecnología moderna en el campo: tractores, fertilizantes e irrigación junto con escuelas, hospitales, caminos y transportes. Este objetivo sólo puede alcanzarse mediante la revolución socialista y la implementación de una economía colectivizada y planificada internacionalmente.
El feminismo y el seudomarxismo: Obstáculos para la liberación de la mujer
Cualquier lucha que no presente un reto a la base material de la opresión de la mujer no liberará a las mujeres. El feminismo es una ideología burguesa que plantea que la fuente de la opresión de la mujer está en las ideas, igualando la lucha por su liberación con la lucha por sus derechos democráticos, es decir, por la igualdad con los hombres bajo el capitalismo. Así, el feminismo se opone a la posibilidad de liberar a las masas de obreras en la realidad mediante el derrocamiento del sistema económico que es la base de su opresión, y en cambio presenta la división entre hombres y mujeres como la principal división en la sociedad. El objetivo del feminismo burgués es permitir a las mujeres burguesas y pequeñoburguesas ingresar al club masculino del poder y el privilegio, como un enemigo del proletariado.
Rechazando el aborto como un derecho democrático elemental, la popular feminista burguesa Marta Lamas escribe que “Todas las personas estamos a favor de que se acaben los abortos, el problema es que para que eso suceda hay quienes piensan que se tienen que penalizar y otras personas pensamos que se tiene [sic] que despenalizar” (citado en La Jornada, 12 de abril). Ante la ofensiva reaccionaria antiaborto, el PRD y los feministas burgueses abrazan moralista y defensivamente la idea diseñada para inducir miedo y sentimientos de culpa de que el aborto es peligroso y traumático. Llevado a cabo bajo condiciones sanitarias apropiadas y por personal capacitado, el aborto es, de hecho, un procedimiento médico muy sencillo y seguro. Gran parte de la susceptibilidad respecto al aborto viene de la idea, inventada por la Iglesia Católica, de que el feto es un ser humano dotado de alma, y por lo tanto el aborto está mal. Como materialistas, rechazamos la idea del alma.
La LTS-CC escribió un artículo significativamente titulado “Anticonceptivos para no abortar y aborto libre, seguro y gratuito para no morir” (Estrategia Obrera No. 59, 25 de abril de 2007). Escribe, de manera similar a Marta Lamas, que “el fondo del debate no es abortar por abortar, decisión a la que ninguna mujer quiere llegar...” La posición de la LTS-CC comparte la perspectiva política liberal entera del feminismo. Su artículo ni siquiera menciona la revolución socialista, implicando que la opresión de la mujer puede ser combatida exitosamente dentro de los marcos del capitalismo. Tampoco dice una sola palabra de crítica al PRD burgués. Su posición es fundamentalmente sectoralista, negando la posibilidad de que la conciencia trascienda la experiencia personal de la opresión, y renunciando a la lucha leninista-trotskista de unir a todas las capas oprimidas de la sociedad tras el poder de la clase obrera. Así, sus argumentos están dirigidos sólo a las mujeres, denunciando a la iglesia por impedir que “la mujer [sin mención alguna de los hombres] rompa con la ideología machista y opresora” y termina con un llamado por un Encuentro Nacional de Mujeres para discutir demandas de género y clase. Si bien sería absurdo pensar que las mujeres son inmunes a los efectos de la ideología burguesa en cualquiera de sus formas, incluyendo la ideología misógina, la tarea de una dirección revolucionaria es combatir la ideología racista, sexista, homófoba y antiinmigrante entre la clase obrera y la sociedad en general.
Ahora que los derechos de aborto se han convertido en una causa popular entre los intelectuales pro-PRD, el Grupo Internacionalista (GI), otra organización supuestamente trotskista, finalmente ha publicado un artículo sobre el tema en El Internacionalista, tras más de una década de existencia en México (“¡Por el aborto libre y gratuito!”, El Internacionalista No. 6, mayo de 2007). A través de su artículo —que pretende ser una exposición ortodoxa del marxismo sobre la cuestión de la mujer— ¡no hay una sola mención ni mucho menos una advertencia contra las ilusiones masivas en el PRD, ahora fortalecidas por el hecho de que este partido ha sido el principal responsable de la reforma del aborto en la Ciudad de México!
El GI se acomoda al populismo radical pequeñoburgués y, lógicamente, sus pretensiones de guiarse por la revolución permanente se reducen a una oración abstracta y carente de significado en el último párrafo de su escrito, totalmente divorciada del resto del artículo. En la práctica rechaza la aplicación concreta de esta teoría. La contradicción entre su adherencia formal al trotskismo y su práctica de ir a la cola del populismo lo lleva a zigzaguear. Así, durante el “tortillazo” de enero pasado rechazó la lucha por subsidios para poner las tortillas al alcance de todos, renunciando a la lucha por reformas parciales bajo el capitalismo y dando la espalda a las necesidades más elementales de las masas obreras y pobres. Ahora que sí apoya la reforma perredista del aborto, ¡virtualmente omite cualquier crítica de los populistas burgueses que están detrás de ella!
¡Por nuevas revoluciones de Octubre!
Lenin forjó el Partido Bolchevique con el entendimiento de que “El ideal del socialdemócrata no debe ser el secretario de trade-union [sindicato], sino el tribuno popular, que sabe reaccionar contra toda manifestación de arbitrariedad y de opresión, dondequiera que se produzca y cualquiera que sea la capa o la clase social a que afecte.” Los espartaquistas estamos comprometidos con el forjamiento de tales partidos internacionalmente, las palancas fundamentales para hacer realidad un futuro comunista mediante revoluciones socialistas alrededor del mundo. En la lucha por nuevas revoluciones de Octubre, las palabras de Trotsky de 1924, dirigidas a las mujeres de Oriente, son perfectamente aplicables a México y todo el mundo semicolonial: “No habrá mejor comunista en el Oriente, ni mejor luchador por las ideas de la revolución y por las ideas del comunismo, que una mujer obrera despertada.”
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/28/aborto.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.09.19 14:37 Santi59 Encuentros y desencuentros

Supongo que con este nombre, Santi 59y miembro electo del CCM de Valladolid, me identificareis. Siempre puse la cara y nunca me oculté con seudónimos a los que reconozco, tienen pros y contras, pero en mi caso, dar la cara me hace sentir bien. Bueno, en honor a la verdad diría que ahora son 60, sería Santi60. Sobre las referencias a personas me voy a limitar a dar mi opinión y a decir lo que siento: Daniel García es un líder nato, con quien mantengo más acuerdos que desacuerdos y es un honor formar parte de su equipo. Gracias Dani por invitarme a formar parte de esta aventura. Nadie dijo que fuera fácil. A lo largo de la historia siempre se han producido procesos, encuentros y desencuentros, cuyos tribunales, en muchos casos antes del juicio, ya dictan sentencias. Sin pretender decir que estos hechos, del CCMV y SSPVA, pasen a la historia, más allá de la doméstica, de la nuestra, en este caso también ha ocurrido. Ha habido quienes han dictado sentencia. Allá cada uno. No voy a entrar a justificar errores, los hemos cometidos y muchos y también creo que son muchos los que también han cometido muchos errores. El problema para mí no es cometer errores sino no darte cuenta de que los has cometido. En este asunto asumo mis carencias, seguro que se me escapan muchos. Pero desde que nos nombró la asamblea, el CCMV puede presentar a su evaluación lo que hemos hecho y estamos haciendo. Los errores y los aciertos y ni unos ni otros a gusto de todos. En este proceso (CCMV y SSPV) hay una secuencia de hechos (están en los medios), una conclusión (pérdida de confianza) y convocatoria de asamblea (de la que puedo sospechar que hay intentos para entorpecerlo). Todo al alcance de quienes quieran formarse una opinión. Los cargos del Consejo Ciudadano y los Cargos Electos, igual que se les pone, se les quita. A todos. Y no pasa nada. Y si pasara, estaríamos haciendo las cosas mal. El CCMV ha sido muy generoso con las compañeras y el compañero de SSPVA en muchos asuntos que de momento no voy a relatar pues hay información suficiente. Pero ha habido una línea roja, una línea roja, repito, que se nos hubiera clavado en la conciencia, y en esto me atrevo hablar en nombre de mis compañeras y compañeros: si hubiéramos permitido que se traspasara esa línea nos habíamos traicionado a nosotros mismos y a toda la gente que se ha ilusionado con un proceso, que, no lo olvidemos, por favor, por muy mal que nos salga, por muy mal que lo estemos haciendo, por mucho que no se parezca a nuestros sueños, está mereciendo la pena. Gracias a todas y todos, que de buena fe, manifiestan sus acuerdos y desacuerdos. Juntos Podemos
submitted by Santi59 to PlazaValladolid [link] [comments]


2015.07.26 17:02 MasajeYFisio CAMBIANDO LAS INSTITUCIONES. Boletines enviados a círculos, CCm y SG durante las últimas semanas

I
La COSAI es la Comisión de Seguimiento del Acuerdo del Investidura. A la Comisión central le acompañarán otras cuatro subcomisiones: Rescate Ciudadano, Transparencia y Regeneración Democrática, Reforma del Estatuto de Autonomía de CLM y Seguimiento para los Asuntos Parlamentarios. Cada una de las cuatro primeras contará con representantes de Podemos CLM, del PSCM-PSOE y del Gobierno de Castilla La-Mancha. La última con representantes de ambos Grupos Parlamentarios.
Se trata de un dispositivo destinado a garantizar el cumplimiento, en los plazos y los términos acordados, de lo establecido en el Acuerdo de Investidura firmado ante notario el pasado lunes 29 de junio.
Resultaría no obstante ingenuo presuponer que dicho dispositivo en sí y por sí mismo se bastará para alcanzar ese objetivo. Será necesario, en paralelo al desarrollo de los trabajos de la COSAI, establecer simposios, mesas redondas y asambleas abiertas con asociaciones profesionales, de afectados y usuarios, mareas y movimientos sociales en torno a las tres primeras temáticas, asegurando el impacto mediático de dichos encuentros. Solo la presión ciudadana y el riesgo de conversión de muchas esperanzas frustradas en desapego electoral con la marca PSOE en CLM, cara a las generales, podrá coadyuvar a que la voluntad política se acabe imponiendo frente a los grupos de presión (internos y externos al PSCM-PSOE) y los discursos acerca de presuntas “imposibilidades” financieras y/o técnicas.
Este es sin duda el mayor reto al que Podemos CLM nos enfrentamos, POLITICAMENTE hablando, en los próximos meses. Y lo es, precisamente, en razón a la transcendencia, para la mejora de las condiciones de vida de cientos de miles de castellano manchegos, del contenido mismo de lo acordado.
Los Procedimientos de Emergencia Ciudadana, el Rescate habitacional, la Auditoría Ciudadana de la Deuda, la Ley de Dependencia, la Reforma Tributaria Autonómica, el Plan de Rescate de Servicios Externalizados y el de Lucha Contra la Desigualdad Social (a presupuestar para el año que viene en, al menos, 500 millones de euros), constituyen bases muy sólidas sobre las que cimentar la política de Podemos CLM en materia social y económica a lo largo de esta legislatura. También económica pues nuestra apuesta por el empleo público de calidad como motor de la recuperación del consumo en la región pende, indirectamente, de buena parte de dichas medidas.
Hay que recordar al respecto que, contra las asunciones del PSCM-PSOE en sus medios afines acerca de autoría programática de las mismas, más del 75% del contenido total del acuerdo remite, de hecho, LITERALMENTE tanto al Programa Marco Autonómico de Podemos como, sobre todo, al Programa de Podemos CLM [tal y como muestra el documento adjunto donde dicha literalidad aparece en color morado]. Efectivamente: estas medidas recogen la totalidad del Plan de Rescate Ciudadano para CLM contenido en nuestro programa electoral.
Por otra parte, la particular solución aceptada en materia de Lay de Sobreendeudamiento supone un importantísimo paso adelante: al reconocerse explícitamente en ella que los actuales límites competenciales no pueden enarbolarse como impedimentos para el desarrollo de iniciativas autonómicas que respondan a problemas sociales acuciantes de la ciudadanía castellano manchega. Al contrario: el desarrollo de la reforma del Estatuto del Consumidor y del Proyecto de Ley de Sobreendeudamiento se reconocen ahí como herramientas POLITICAS para impulsar una modificación estatal de las Leyes Concursales que hagan jurídicamente viable la posterior implementación, a escala autonómica, de dicha Ley tras su aprobación en Cortes. Este reconocimiento para un partido que reclama como patrimonio propio el “orden”, la “legalidad” y la “estabilidad institucional” supone la asunción por escrito de compromisos políticamente muy arriesgados (y cuyo coste, Podemos CLM, deberíamos predisponernos a cobrar).
II
La construcción de la red de apoyo social y ciudadano a las labores de la COSAI (Comisión de Seguimiento del Acuerdo de Investidura) es sin duda el mayor reto al que Podemos CLM nos enfrentamos, POLITICAMENTE hablando, en los próximos meses. Y lo es, precisamente, en razón a la transcendencia, para la mejora de las condiciones de vida de cientos de miles de castellano manchegos, del contenido mismo de lo acordado.
La Ley de Transparencia y Buen Gobierno, la Reforma de los Modos de Contratación Pública, la Ley de Participación Ciudadana, la Creación del Escaño Ciudadano y la Modificación del Estatuto de Castilla-La Mancha (mediante un proceso instituyente, culminado por una consulta popular para 2016), constituyen bases muy sólidas sobre las que cimentar la política de Podemos CLM en materia de anticorrupción, transparencia, regeneración democrática y participación ciudadana durante la legislatura.
El Programa del PSCM-PSOE ha servido al respecto para establecer algún que otro contenedor; el Programa de Podemos CLM ha puesto prácticamente todo el contenido [tal y como muestra el documento adjunto donde dicha literalidad aparece en color morado y las elaboraciones sui géneris producto de las conversaciones, al hilo de obstáculos técnicos u otros planteados por la contraparte, en naranja]. (Consultar documento en la web www.castillalamancha.podemos.info)
Los mecanismos destinados a blindar la autonomía de lo político frente a los loobies y presiones de agentes económicos u otros desembocan, en el Acuerdo, en un tupido entramado legal e institucional que funciona a múltiples niveles: obligación de información en tiempo real de contrataciones, gastos y publicidad institucional contratada, declaraciones anuales y mensuales de bienes y publicación de agendas de todos los cargos públicos, endurecimiento del régimen de incompatibilidades tras la salida del cargo, restricción de sueldos e imposibilidad de acumularlos por cargos diversos para los diputados, control ciudadano permanente de la actividad institucional, etc.
La limitación drástica del número de altos cargos y personal de libre designación [8.5] se refuerza, además, en el Acuerdo Institucional con un compromiso de profesionalización progresiva de toda la administración [13.3.1.], esto es, de incorporación de empleados públicos de contrastada profesionalidad y experiencia en dichas funciones; así como de incorporación de agentes de la sociedad civil [13.3.3], con el consenso de las organizaciones profesionales y colectivos ciudadanos organizados implicados, en los puestos de gestión de todas las entidades dependientes de la JCCM.
Todos estos mecanismos, en la medida en que limitan los márgenes de discrecionalidad del Ejecutivo, atando permanentemente su actividad al control de la ciudadanía, no van a resultar de fácil implementación. Aun cuando el gasto financiero implicado en muchos de ellos resulte marginal, únicamente un presión organizada constante, que vaya más allá de los límites de Podemos CLM, de nuestros militantes, puede ayudarnos frente a los seguros intentos de dilación y desdibujado de las propuestas comprometidas.
El Acuerdo, en definitiva, en materia de anticorrupción, transparencia, regeneración democrática y participación ciudadana HA APUNTADO A LA MAYOR. Nada obligaba a Podemos CLM a mostrar y descubrir en dicho acuerdo TODAS sus bazas en la materia. Bazas a distribuir a lo largo de cuatro años mediante múltiples iniciativas legislativas a desarrollar por el Grupo Parlamentario. Las prebendas adscritas institucionalmente al pasado desempeño de cargos de responsabilidad muy concretos, algunos de ellos de fuerte impacto mediático y simbólico, forman parte de esas bazas que nuestro Grupo Parlamentario debe jugar en el futuro, atendiendo a los tiempos y las circunstancias POLITICAS. Precisamente en el sentido de denunciar ante la opinión pública las dilaciones y filibusterismos posibles del PSCM-PSOE respecto de los compromisos adquiridos y subrayar, a la inversa, la apuesta incondicional de Podemos en relación con los mismos.
III
El Acuerdo de Investidura firmado por Podemos CLM, que la COSAI (Comisión de Seguimiento del Acuerdo de Investidura) y la red de apoyo social y ciudadano a sus trabajos debe tratar de convertir en acciones políticas concretas, se ha convertido en un referente para Podemos a nivel Estatal. Varias comunidades autónomas (Baleares, Extremadura, Aragón) han solicitado, además, el asesoramiento del equipo negociador de Podemos CLM en relación con sus procesos análogos.
Por otra parte, varios profesionales de medios de comunicación regionales han felicitado a Podemos CLM tanto por las facilidades dadas y la información constante respecto de las conversaciones (incluidas conversaciones telefónicas por parte del Secretario General) como por el contenido final de acuerdo (impensable para ellos, a priori). De hecho una de las condiciones que ha hecho posible dicho resultado ha sido la negativa de la contraparte, y nuestra aceptación de la misma, de realizar ningún tipo de transmisión on-line de las conversaciones. Paradójicamente, una espectacularización tal del proceso hubiera convenido a aquellos que buscaran un acuerdo de mínimos en torno a grandes principios genéricos, lo más abierto posible en términos de procedimientos, plazos y cantidades (obviamente no, precisamente, a Podemos CLM). La webcam llama al “debate” en los términos en que los actuales formatos televisivos nos tienen acostumbrados, dificultando la realización en común de las tareas casi administrativas (cotejo sistemático de programas, de partidas de los últimos presupuestos aprobados, de correcciones línea a línea in situ de los borradores del documento, de consultas telefónicas a expertos jurídicos de ambas partes, etc.) necesarias para un resultado como el generado. Como la experiencia, por ejemplo, extremeña ha puesto de manifiesto, en circunstancias televisadas, la mayor parte del tiempo de discusión se pierde en alegatos que reclaman otros alegatos como respuesta, de cara a no perder la cara frente a los hipotéticos espectadores, condenando a las partes a doblar jornadas (esta vez no televisadas) para la conclusión de los trabajos necesariamente implicados en un acuerdo tal.
No obstante, la renuncia a la webcam en nada ha condicionado la disponibilidad de información, en tiempo real, respecto de los avances y resultados de las conversaciones: información que Podemos CLM ha brindado por todos los medios disponibles a su alcance.
Estas últimas reflexiones enlazan con las críticas (exclusivamente) internas al proceso en Podemos CLM. El mismo medio centenar de personas (haciendo un cálculo generoso) que se autoproclama portavoz de las “bases” y que trata de monopolizar el significante “democracia” como marca identitaria y estética, se ha prodigado en la red con críticas de orden procedimental (¡cómo no!) que se han ido sustituyendo unas a otras conforme avanzaba el proceso.
Empezando, precisamente, por: “que no se hayan transmitido en streaming las conversaciones”; que cedió enseguida paso a “que no se haya informado de presuntos acuerdos no escritos, supuestamente adoptados en materia de ocupación de cargos institucionales por miembros de Podemos CLM”; que pronto se encontró acompañada de “que no se hayan incluido medidas relativas al medio ambiente en el articulado del acuerdo”; que terminaron sustituidas por “que no se vaya a someter al refrendo de las bases el resultado a través de una consulta telemática”; cuya realización dio paso a “que la pregunta de la consulta resulta capciosa”; para finalmente concluir a toro pasado en “que no se hayan abierto mecanismos de participación a la militancia en relación con los borradores trabajados durante el curso de las conversaciones”, entre otros.
Efectivamente, la práctica totalidad de esas críticas resultan de carácter procedimental (con la única salvedad de los aspectos relativos al medio ambiente: básicamente fracking y cementerio nuclear, asuntos ya comprometidos en campaña por el PSCM-PSOE con la firma de sendos acuerdos con las plataformas respectivas). Respecto de ellas resulta, cuanto menos, curiosa la temprana asunción de que un acuerdo tal necesariamente habría de contener clausulas no escritas, máxime dada la calidad y extensión de los compromisos finalmente arrancados a la contraparte: por lógica sería más bien un acuerdo pobre, vago e incompleto el que debería hacer saltar dichas alarmas. Obviamente NO hay NINGUNA clausula no-escrita.
Por otra parte, resulta también sorprendente la amnesia respecto de los mecanismos de participación ya aplicados en Podemos CLM: el Programa de Podemos CLM que compone, en su literalidad misma, el grueso de lo acordado, ha sido el producto de las demandas de los inscritos -hasta un 77,8% de las mismas se han integrado en el Programa final- y las propuestas de los militantes (Círculos y CCM’s) recogidas mediante las Redes de Coordinación Provincial (así como de Movimientos Sociales y Asociaciones Profesionales).
Todo ha funcionado aquí como si, una vez predispuestos, desde un inicio, a jugar a la contra de un presunto “oficialismo”, nos pusiéramos después a fabricar los argumentos que justifiquen esa posición, sean los que sean los resultados parciales, tanto a efectos comunicativos como de participación y de contenido, del proceso de conversaciones. Las apelaciones genéricas a la “transparencia” (ya puestos, ¿por qué no un GPS para cada miembro del equipo negociador o unas Google Glass?), la “participación” y la “democracia” (ya puestos, ¿por qué no una consulta virtual para cada párrafo de cada uno de los borradores manejados?) se movilizan de espaldas y con absoluta indiferencia respecto de los objetivos políticos en juego, de los contenidos del acuerdo. La situación resulta, a este respecto, obscena cuando son las condiciones de vida de cientos de miles de castellano-manchegos las que están implicadas en el proceso. Circunstancia que, sin embargo, hasta en un 96,31% de los inscritos que han participado en la consulta han entendido.
Secretaría Política
Secretaria de Programa
Secretaría de Participación
submitted by MasajeYFisio to PzaCastillaLaMancha [link] [comments]